El acusado de abusar sexualmente de su mujer mientras dormía dice que «jamás» lo hizo «sin su consentimiento»

El acusado de abusar sexualmente de su mujer mientras dormía dice que «jamás» lo hizo «sin su consentimiento»

La Fiscalía le pide nueve años de prisión, ocho de libertad vigiliada y una indemnización de 10.000 euros | La mujer ha declarado a puerta cerrada

DM | EFE

El hombre acusado de abusar sexualmente de su pareja en repetidas ocasiones ha afirmado este miércoles durante el juicio que «jamás» mantuvo relaciones con ella sin su consentimiento y que «nunca» mientras estaba dormida. La vista se ha celebrado en la Audiencia de Cantabria, donde el acusado ha negado los hechos por los que la Fiscalía le pide una pena de nueve años de prisión, ocho años de libertad vigilada y una indemnización de 10.000 euros.

El Ministerio Público le acusa en su escrito provisional de abusar de su ahora exmujer en distintas ocasiones, entre 2013 y 2016, sin su consentimiento, mientras ella estaba dormida. Ella ha declarado a puerta cerrada y el acusado solo ha respondido a su abogado, al que el presidente de tribunal ha pedido en varias ocasiones que ciñera su interrogatorio a los hechos que se juzgaban, además de rechazar algunas de sus preguntas por improcedentes.

La acusación particular y la fiscal han formulado, no obstante, sus preguntas y esta última parte ha aludido a mensajes enviados por el encausado en los que le dice que lo que ha hecho es «horrible» y «está muy mal», que no ocurrirá de nuevo y que lo que le «gusta realmente» es cuando está despierta.

Preguntado por la razón de estas comunicaciones, ha explicado que su relación de pareja era «tóxica» y que ella le echó de casa,aunque él quería volver, porque estaba «muy enamorado» y tenía muy buena relación con el hijo menor de ella. Y ha añadido que siguió pidiéndole perdón «para evitar conflictos e insultos».

Según su relato, fue en 2015, después de mantener relaciones tras acudir a una celebración en la que ambos habían bebido, cuando la mujer le preguntó por primera vez qué había pasado entre ellos porque no se acordaba y también le habló de situaciones anteriores de las que no guardaba recuerdo. El hombre ha señalado que después de ese incidente mantuvieron «relaciones normales de pareja» y que era habitual que uno despertarse al otro para mantenerlas.

También ha dicho que era una situación de «bastante incertidumbre», que ha calificado de «horrible», porque él no sabía si ella se iba acordar al día siguiente de haber mantenido relaciones. Durante su declaración, ha relatado que la relación duró ocho años y que en los primeros meses «fue muy bien» pero que después ella empezó a insultarle cuando él se quedó sin trabajo y que le echó de casa por primera vez en 2010. Según el acusado, él solía callarse y pedía perdón para «evitar confrontaciones», porque su mujer era «la parte dominante de la relación».

En la vista han declarado tres testigos, a quienes la mujer había hablado de los supuestos abusos. Los tres han coincidido en que ella consumía alcohol de forma habitual y que nunca habían visto que no controlase sus actos después de beber. Dos de estos testigos eran pareja por entonces y mantenían una relación de amistad con el acusado y la presunta víctima, con los que quedaban para tomar el aperitivo. Ambos han explicado como ella les contó los presuntos abusos un día en la que se la encontraron en la calle, a la puerta de un bar, aunque no recordaban exactamente cuántos años han pasado desde entonces.

El tercer testigo, una amiga de ella, también ha dicho que no se acordaba bien de cuándo fue, pero que cree que hace menos de dos años y que le pareció que la mujer estaba «afligida y preocupada».

Está previsto que el juicio finalice mañana, jueves, con las declaraciones de los testigos de la defensa, las pruebas periciales y las conclusiones de las partes.