Este contenido es exclusivo para suscriptores

Accede a todo el contenido de EL DIARIO MONTAÑES y sin publicidad intrusiva

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoApp para smartphone y tabletContenido extraNewsletters exclusivasClub del suscriptor

Agosto turístico

Jesús Herrán
JESÚS HERRÁN

El turismo ha crecido en la cornisa cantábrica más del 30% en el último lustro. Eso indica que hay gentes que buscan destinos en los que la playa no es la única posibilidad, por lo que quizá no sea necesario que Revilla continúe su encendida defensa de «nuestro microclima». Llueva o no, agosto trae buenos augurios turísticos, y eso que el visitante tiene algunas carencias culturales en Santander, porque el MAS está cerrado y el Museo de Arqueología y Prehistoria muestra una mínima parte de su fondo en espera de la construcción de otro más amplio, vaya usted a saber cuándo y dónde. Mientras, aunque sea con red, nos queda el Centro Botín. Los vacíos los paliamos con fiestas en los pueblos y atracciones en las calles. El Día de Cantabria ha juntado, que no unido, a las autoridades en torno al discurso del presidente, que ve medio lleno el vaso de sus logros; el mismo que la oposición ve medio vacío. Lo probable es que esté por la mitad, al menos hasta que la previsible sequía del paro en otoño rebaje el nivel.

La feria del libro viejo convoca otro año más a quienes buscan fetiches entre el papel oxidado. Con tanta oferta no es raro encontrar alguno (¡Ay, Manolo Arce, cuánto desvelo en vida y tu biblioteca está ahora dispersa entre los libros de lance!). Hubo quien se encontró en plena calle, entre el alboroto de niños y sin micrófono, malabarista de la palabra en silla de plástico, con Saiz Viadero hablando sobre Pérez Galdós. Una falta de consideración hacia ambos, porque no todo vale cuando se trata de entretener al respetable, que en verano y en pantalón corto suele serlo mucho menos. Por eso la policía montada patrulla las calles tratando de imponer respeto desde la altura de sus caballos. Lástima que en ocasiones algunas bostas inoportunas nos hagan dudar de su conveniencia. Por cierto, no está confirmado que recientemente multaran a un ciudadano por reclamar a los jinetes que quitaran la caca, como él retiraba la de su perro. Multar desde tan arriba es ardua tarea.

Contenido Patrocinado

Fotos