Los alumnos del colegio Miguel Bravo, en Meteoescuela