La AMPA del Juan de Herrera pide a los profesores del colegio que «rectifiquen» su actitud

La AMPA del Juan de Herrera pide a los profesores del colegio que «rectifiquen» su actitud

«Han permitido que sus decisiones afecten y perjudiquen directamente a la parte más débil de la comunidad educativa», les recriminan los padres

N. G. UCELAY

La Asociación de Madres y Padres de Alumnos del colegio Juan de Herrera de Maliaño -cuyos profesores han acordado suprimir las actividades complementarias y extraescolares de sus alumnos en respuesta a la decisión de la Consejería de Educación de no considerar como lectivas o pedagógicas todas esas horas que los docentes pasan cada curso con los escolares- acusó ayer al claustro de maestros de «permitir que sus decisiones afecten y perjudiquen directamente a la parte más débil de la comunidad educativa». Y le exige, por esa razón, «una rectificación».

En un comunicado remitido ayer a este periódico, la AMPA del colegio, que, «estando o no de acuerdo», respeta las reivindicaciones laborales de los profesores, no puede aceptar «que en horas lectivas de obligado cumplimiento, y sin hablar de horas extraescolares ni complementarias, se suspendan actividades, salidas y tradiciones dirigidas a enriquecer a los alumnos».

De igual modo, los padres no entienden «que un profesor no quiera compartir momentos especiales con sus alumnos tan importantes para los niños como las famosas graduaciones o despedidas de curso, en especial el último». Y tampoco entienden, aseguran, «que los centros educativos públicos tomen medidas tan duras para sus alumnos y que todos los profesores estén de acuerdo».

El AMPA, que piensa que los profesores del colegio «deben recapacitar y no ser rehenes de unas reivindicaciones sindicales que les están separando de la buena realización de su trabajo», exige a todas las partes implicadas en el conflicto «que sus acciones no perjudiquen a los niños» y les pide que consideren que «los docentes, como los médicos, los bomberos o los policías, que tienen todo el derecho a defender sus condiciones laborales, deben pensar en las consecuencias de sus paros o acciones».

Asegurando que las familias de los alumnos «no podemos permanecer impasibles ante este tipo de acciones tan duras», el AMPA concluye su comunicado pidiendo «una rectificación».

Reunión

Al hilo del calendario escolar, el eje de esta polémica, el consejero de Educación, Francisco Fernández Mañanes, anunció ayer viernes que su departamento y la Junta de Personal Docente mantendrán la próxima semana su primera reunión sobre el curso escolar 2018-2019 que discurrirá, afirmó, «en un clima de diálogo».

Según recordó el consejero, ambas partes ya mantuvieron la pasada semana un encuentro en el que la Consejería puso encima de la mesa «distintos aspectos a negociar» a lo largo del curso actual de cara al próximo ejercicio, entre ellos, el nuevo calendario escolar.

«Por lo tanto, ya habíamos incorporado nosotros ese elemento de negociación», dijo Fernández Mañanes, que precisó que las partes «nos habíamos dado diez días para que ellos (los sindicatos) enriquecieran la hoja de ruta negociadora y aportaran sus propuestas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos