Aurora Egido, Medalla de Honor de la UIMP, critica que se ponga a las Humanidades como «hermanas tontas» de las Ciencias

Entrega del XXXII Premio Internacional Menéndez Pelayo y la Medalla de Honor de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) al mérito académico a Aurora Egido./María Gil
Entrega del XXXII Premio Internacional Menéndez Pelayo y la Medalla de Honor de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) al mérito académico a Aurora Egido. / María Gil

Insta a una reforma educativa sin una «pretensión partidista» que «dignifique» las humanidades

europa press .
EUROPA PRESS .Santander

La académica y secretaria de la Real Academia Española (RAE), Aurora Egido, ha criticado que se considere a las Humanidades como las «hermanas tontas» de las ciencias y ha abogado por una reforma educativa que «deje de lado cualquier pretensión partidista» y lleve a una «dignificación de las humanidades».

«La cultura general las ha propuesto como hermanas tontas de las ciencias en los planes de estudio lo que has ha devaluado y deteriorado. Cualquier reforma deberá dejar de lado cualquier pretensión partidista y llegar a una dignificación de las humanidades», ha aseverado.

Egido, que ha recibido este jueves el XXXII Premio Internacional Menéndez Pelayo y la Medalla de Honor de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) al mérito académico, ha lamentado que se haya «potenciado» las nuevas tecnologías «en detrimento de las ciencias puras».

Así, la académica ha afeado la «separación actual» entre las «buenas letras» y los «saberes científicos, como si el proceso del conocimiento no alcanzara por igual con la poesía y a la medicina». «El humanismo renacentista no se oponía a las ciencias sino que contribuyó a su desarrollo», ha ensalzado.

A su juicio, las humanidades se enfrentan en la actual era de la globalización a cuestiones que, según ha explicado, «ya fueron formuladas en la Ilustración» como la «eliminación del conocimiento de las lenguas clásicas en los planes de estudio« lo que conlleva, tal y como ha señalado, »unos daños colaterales en la educación que son evidentes«.

De este modo, Egido ha criticado que se haya «roto el diálogo» entre las letras y las ciencias y se haya llegado a una «atomización de saberes» debido a la «especialización» de estas disciplinas que las ha «ubicado en casillas donde pierden su significado y relación con el resto».

Así como el «deterioro» y «devaluación» de las humanidades son «evidentes», según Egido, también estas disciplinas se han utilizado con «fines exclusivos» en «discursos nacionalistas que sustituyen la verdad por la fábula», tal y como ha criticado la académica.

Además, ha lamentado que se haya «deteriorado» el concepto de «excelencia», lo que, en su opinión, «es un mal difícilmente salvable».

Laudatio

La laudatio del acto ha corrido a cargo del también académico de la RAE, filólogo y catedrático de Lengua Española, José Manuel Blecua, quien ha destacado el «excelente logro» y «responsabilidad» de la premiada por «aceptar cargos» en los que, a su juicio, «ha podido demostrar su visión moderna en la administración».

Un ejemplo de ello, según Blecua, es la posición actual que ocupa Egido como secretaría de la RAE, cargo que, tal y como ha recordado no es «una canongía precisamente».

De igual manera, ha enfatizado la «generosidad constante» de la premiada por «poner su tiempo y conocimiento al servicio de la sociedad» y ha aludido a su trabajo en la creación de la Biblioteca Digital Europea y la digitalización de la Biblioteca Nacional Española (BNE).

Además, el filólogo ha citado a la propia Egido al desear que las lecciones inaugurales universitarias «sirvan de modelo, elogios y vejámenes» para hacer de la Universidad «un espejo de la dignidad en la que puedan mirarse los hombres y las mujeres del futuro«.

Por su parte, el subsecretario de Ciencia, Innovación y Universidades de la UIMP, Pablo Martín, ha enfatizado la labor de la premiada en los tiempos «cambiantes» y «exigentes» de la actualidad.

La rectora de la UIMP, Mari Luz Morán Calvo-Sotelo, que ha conducido el acto, ha destacado la «dedicación y pasión» de Egido con la «universidad española». Un ejemplo que, según ha asegurado, «seguiremos en la UIMP».

Por último, el vicesecretario de la UIMP, José Manuel Sánchez, ha procedido a la lectura de la resolución de concesión del premio que reconoce a Egido por los «servicios académicos prestados a la comunidad universitaria» y por su vinculación concreta a la UIMP como vicerrectora entre 1985 y 1991.