La biomasa del bocarte se estima en 225.000 toneladas, la mejor cifra de la serie histórica

Uno de los investigadores de la campaña Bioman realiza un muestreo sobre la cubierta. :: azti/
Uno de los investigadores de la campaña Bioman realiza un muestreo sobre la cubierta. :: azti

La campaña Bioman 2018, que realiza el instituto vasco AZTI, arroja unos resultados únicos para esta especie en los últimos treinta años

TEODORO SAN JOSÉ

La población de bocarte del Cantábrico goza de una excelente salud. La afirmación no es gratuita. Se sustenta en los resultados que ha arrojado la campaña Bioman 2018 sobre la biomasa de esta especie, cuyos datos hablan de los mejores resultados de la serie histórica desde que en 1987 comenzaron a hacerse estos estudios. Como primera conclusión puede colegirse que el total admisible de capturas (TAC) que la Comisión Europea fije el próximo año para la flota del Cantábrico estará, como mínimo, en las 33.000 toneladas que se asignaron para la costera de este año.

Desde que vienen haciéndose muestreos y análisis sobre la biomasa del bocarte en estos treinta años nunca se habían alcanzado los datos que ha arrojado la actual campaña Bioman, destinada a medir la abundancia de anchoa en el Golfo de Vizcaya en función de las huevas depositadas en el agua. Los investigadores de AZTI -el centro tecnológico vasco especializado es investigación marina- recorren cada primavera el área de reproducción del bocarte para evaluar y calcular su población en base a determinados parámetros, que también incluyen muestras de plancton y la recogida de ejemplares adultos para calcular su promedio de fecundidad.

Provisionalmente, los especialistas han estimado que la biomasa se sitúa en el rango de 170.000 a 260.000 toneladas lo que, según afirman los expertos de AZTI, «supondrá el mejor resultado de la serie histórica». Todo ello a expensas de la confirmación en otoño cuando esos datos se crucen con los las campañas Juvena y Pelgas, en la que se concretará la cantidad de juveniles de bocarte que previsiblemente llegarán a convertirse en adultos en la costera de 2019.

En una nota de AZTI hecha pública hace algunas fechas, al regreso de la campaña Bioman, se habla de que «el stock de la especie está en su mejor momento» desde hace varias décadas, lo que prueba que el trabajo e implicación de todos los agentes comprometidos en la sostenibilidad -flota, científicos y Administraciones- «funciona».

En franca progresión

La estimación de esas 225.000 toneladas de bocarte, resultado que es el mejor de la serie histórica de mediciones que arrancó en 1987, supone un espaldarazo y alivio para la flota cántabra pues la costera de esta especie no sólo es uno de los pilares de su actividad anual sino que, en muchos casos, se trata de su principal sustento económico.

La recuperación de la biomasa de este recurso pesquero ha ido en clara progresión y, aunque ha sufrido altibajos, año tras año ha dado muestras de que la gestión y los cupos que se han ido aplicando iban por el camino acertado desde que en 2010 se reabrió la pesquería y se aplicaron nuevos métodos de gestión para asegurar la pervivencia de la especie. Y si, por ejemplo, en la primavera de 2011 se estimaba en 138.000 toneladas, en la campaña de 2015 la evaluación de la población alcanzaba las 142.000 toneladas, hasta entonces las mejores cifras alcanzadas desde que comenzó el control en 1987. Unos guarismos que ahora han quedado ampliamente superados.

En la realización e investigación de estas campañas, financiadas por el Gobierno vasco y la Comisión Europea, también cuenta con la colaboración de la Secretaría de Pesca del Ministerio de Agricultura, que aporta el barco 'Emma Bardán'.

Temas

Pesca

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos