Buruaga estima en «8.000 empleos menos» el coste de la política fiscal del Gobierno

La presidenta del Partido Popular, María José Sáenz de Buruaga./Javier Cotera
La presidenta del Partido Popular, María José Sáenz de Buruaga. / Javier Cotera

La presidenta del PP señala que la subida de impuestos es un «grave error» del bipartito que no ha servido «para nada»

J. M. G.Santander

La presidenta del Partido Popular de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, aseguró ayer que el «coste» de la «política fiscal y presupuestaria demagógica» del Gobierno regional ha sido «un menor crecimiento de la economía, cifrado en 400 millones, y 8.000 empleos menos».

Defiende Buruaga que, en una comunidad «rezagada» como Cantabria, «en clara desventaja» respecto a otros territorios, es «urgente poner en marcha medidas de estímulo del tejido productivo, fundamentalmente a través de rebajas de impuestos». Sin embargo -añade-, el Gobierno «se empeña en hacer todo lo contrario: utiliza la política fiscal como una herramienta meramente recaudatoria y sube los impuestos cada vez que tiene oportunidad», provocando que Cantabria escale posiciones entre las autonomías en las que más impuestos se pagan.

La presidenta del PP recuerda cómo en este año el bipartito PRC-PSOE ha consumado «un sablazo a las clases medias» con el que espera recaudar 25 millones de euros «sin adoptar una sola medida que favorezca a los que menos tienen, porque lo que recaude de más solo servirá para financiar el gasto corriente de la Administración. Estamos hablando de cobrar más para hacer lo mismo».

Afirma que el precio del «despropósito político» de esta legislatura se traduce en 400 millones dejados de producir

Buruaga advierte de que subir los impuestos es un «grave error» que no ha servido «para nada», porque no se ha adoptado «ni una sola medida» que dinamice la economía y el empleo. Según sus datos, si Cantabria hubiera crecido como España entre 2014 y 2016, el PIB de la comunidad tendría que haber sido de 311 millones más, a lo que se suma «la desventaja» de 2017, año en el que la economía regional creció seis décimas por debajo de la media nacional, lo que equivale a dejar de producir unos 70 millones. Este es, según la presidenta del PP, «el precio de un despropósito político, presupuestario y fiscal que se está prolongando durante toda la legislatura: 400 millones dejados de producir y 8.000 personas menos trabajando».

Respuesta

Como respuesta a las declaraciones de Buruaga, el Gobierno de Cantabria acusó a la presidenta del PP de «falsear» los datos fiscales e «inventar una situación económica irreal» para tratar de «empañar» la gestión con la que el actual Ejecutivo está consiguiendo que la comunidad autónoma «esté cada día mejor, a pesar de la terrible realidad recibida del mandato anterior».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos