Las cámaras de Tráfico de Barreda y Boo de Piélagos (A-67) y Allendelagua (A-8) vigilarán el uso del cinturón

Las cámaras de Tráfico de Barreda y Boo de Piélagos (A-67) y Allendelagua (A-8) vigilarán el uso del cinturón
DM .

La Guardia Civil de Tráfico y las diferentes policías locales de la región han puesto en marcha, hasta el 7 de octubre, una campaña para vigilar la utilización del cinturón de seguridad y de los sistemas de retención infantil

DM .
DM .Santander

La Guardia Civil de Tráfico en Cantabria ha puesto en marcha hasta el 7 de octubre, en coordinación con las policías locales de los municipios de la región, una campaña para vigilar el uso del cinturón de seguridad y de los sistemas de retención infantil en vías urbanas e interurbanas.

Las cámaras de vigilancia para este campaña que pone en marcha la DGT estarán instaladas en la región en los pórticos de las autovías A-67 y A-8. En la autovía de la Meseta hay cámaras en Barreda (punto kilométrico 185,050, sentido Torrelavega) y en Boo de Piélagos (km 195,680, hacia Santander); y en la A-8, la vigilancia se hará desde la cámara que hay en el panel informativo situado en Allendelagua (punto kilométrico 152,450, sentido Vizcaya.

Según señala la Delegación del Gobierno en nota de prensa, esta campaña, que se realiza en toda España, se une a la que la policía europea de seguridad vial (TispolL) está llevando a cabo en todos los países comunitarios para destacar la importancia de los sistemas de retención ante accidentes de tráfico.

El objetivo es que todos los ocupantes de un vehículo, viajen donde viajen, hagan uso del cinturón de seguridad o del adecuado sistema de retención para su edad, con independencia también de la carretera por la que vayan.

«La idea clave es inculcar la enorme eficacia que tienen estos sistemas de retención, tanto en adultos como en menores. Además de que su uso es obligatorio, hay numerosos estudios científicos que han demostrado su efectividad«, afirma la Delegación del Gobierno en Cantabria, que pide que se lleve a cabo ese gesto «tan simple» para no correr riesgos.

En 2017, según la Delegación, todos los fallecidos en accidente de circulación en Cantabria llevaban cinturón de seguridad, aunque en el conjunto de España, el número de fallecidos que no utilizó este sistema de retención llegó a 229, cuando en 2016 fueron 190.