La campaña de vacunación de la gripe se retrasa hasta el próximo lunes

Imagen de la campaña del año anterior en un centro de salud de El Astillero./DM
Imagen de la campaña del año anterior en un centro de salud de El Astillero. / DM

Salud Pública señala que la fecha del 25 de octubre era «solo una previsión», aunque en los centros se había dado por buena y ya tenían las primeras citas para esta semana

Ana Rosa García
ANA ROSA GARCÍASantander

La campaña de vacunación de la gripe no empezará oficialmente hasta el próximo lunes, 30 de octubre, según informó la Dirección General de Salud Pública en nota de prensa, aunque no especifica los motivos del retraso respecto a lo que asegura «era solo una previsión». Y es que, hasta ayer mismo, los centros de salud daban por buena la primera fecha, la del 25 de octubre, puesto que era la única que se había comunicado en la reunión mantenida con los coordinadores de enfermería el pasado día 4 en El Sardinero. Tal es así que los primeros pacientes para inmunizarse frente al virus por excelencia del invierno ya tenían cita concertada para esta semana.

Pero ayer, a las 14.30 horas, la red de Atención Primaria recibía una instrucción de su gerente, Alejandro Rojo, que advertía de que las vacunas se pondrán a partir del lunes.

Un cambio que los profesionales recibieron con «cierta sorpresa», como confirmaron desde diferentes centros a este periódico, puesto que justo ayer habían empezado a recibir las dosis. Hoy y mañana se acabará de hacer el reparto, como reconoció Manuel Galán, jefe de servicio de Salud Pública, quien defiende que «es mejor iniciar la campaña en lunes, en lugar de a mitad de semana», porque «no hay prisa» y «es preferible hacerlo de forma serena, ya que la distribución es complicada y hay que garantizar la disponibilidad en los 43 centros de salud y los hospitales. Se había hecho una estimación, en la que se apuntó la semana del 25 de octubre, pero sin confirmar», insiste.

LOS DATOS

Sanidad ha preferido esperar a tener el suministro en las neveras antes de arrancar el periodo de inmunización, que se prolongará hasta el 22 de diciembre, siendo una de las últimas comunidades en comenzar a administrar el antídoto.

Unos plazos que han venido marcados por el contrato de compra, que no se firmó hasta la semana pasada, a expensas de la adjudicación del Ministerio, también resuelta con demora.

«Un tsunami imprevisible»

Sea como fuere, como cada otoño, Salud Pública invita a los cántabros a protegerse de la gripe, «un tsunami imprevisible», apunta Galán. «No tenemos ningún elemento para estimar con certeza qué virus va a prevalecer en la epidemia de este año, a veces nos llevamos sorpresas, como la que desencadenó la pandemia», añade. Por eso, aunque la incidencia de los últimos tres años ha sido «baja-media», recalca que «de la gripe no te puedes fiar, porque nunca sabemos como puede mutar. Nada impide que haya una explosión, si el virus prevalente es benévolo no hay problema, pero si lo es el más agresivo la cosa se complica».

Eso es lo que ocurrió en 2009, «cuando podía haber habido consecuencias dramáticas, aunque al final no fue a mayores, pero la gripe llevó a la UCI a gente sana». En principio, se espera el comienzo de la epidemia coincidiendo con las fechas navideñas, «cuando se da el ambiente más propicio para el contagio, porque hay mucho movimiento de población».

La composición de la vacuna, de la que se han adquirido 119.200 dosis, es similar a la de la temporada pasada: virus A H1N1 (se ha actualizado la cepa) y H3N2, y el B.

Desde la Consejería recuerdan que la vacunación sigue siendo la única medida preventiva de eficacia científicamente contrastada frente a la gripe, indicada sobre todo para los mayores de 60 años y los grupos de riesgo, entre los que se incluyen aquellos pacientes con enfermedades crónicas cardiovasculares (excluida hipertensión arterial aislada) o respiratorias. También se recomienda para niños mayores de 6 meses y adultos con enfermedades metabólicas (incluida diabetes), insuficiencia renal, enfermedades neurológicas y neuromusculares graves, inmunosupresión, cáncer..., así como para embarazadas y personal que por su actividad pueda transmitir el virus a pacientes de riesgo, entre los que figuran los profesionales sanitarios y de atención a la dependencia.

Galán aporta una medida que «contribuye a reducir un 50%la transmisión del virus: lavarse las manos tres veces al día». Durante toda la onda epidémica del invierno pasado se registraron 13.025 casos. 110 de ellos fueron graves, hasta el punto de que 14 fallecieron y casi dos tercios de ellos estaba sin vacunar.

 

Fotos

Vídeos