La cántabra detenida por Israel junto a la Flotilla de la Libertad ya está de vuelta en Madrid

La enfermera cántabra Lucía Mazarrasa (centro), hoy, en el aeropuerto de Barajas./Interpueblos
La enfermera cántabra Lucía Mazarrasa (centro), hoy, en el aeropuerto de Barajas. / Interpueblos

La enfermera ha llegado al aeropuerto de Barajas tras su arresto junto a otros 22 activistas en el barco Al Adwa

Pilar Chato
PILAR CHATOSantander

La enfermera cántabra Lucía Mazarrasa, detenida junto a otros 22 activistas de la Flotilla de la Libertad que trataba de llevar suministros médicos a Gaza, ya ha vuelto a España tras haber sido puesta ayer en libertad. La cooperante ha llegado esta mañana al aeropuerto Adolfo Suarez-Barajas. Según ha explicado Sandra Barrilaro, integrante de Rumbo a Gaza, Mazarrasa ha llegado bien pero casnada. En Israel aun permanecen varios activistas de la flotilla que están siendo deportados con cuentagotas. Mañana podría llegar a Madrid la otra española en el barco la también enfermera española Emilia Nacher.

«Las autoridades israelíes comunicaron hoy a la embajada de España que han decretado la orden de expulsión» de Nacher, confirmaron a Efe fuentes de Exteriores españolas, que no pudieron indicar cuando se procederá exactamente a su deportación.

La legislación local le da derecho a ser presentada ante un juez antes de ser expulsada del país, para poder alegar contra la decisión en ese sentido del Ministerio de Interior, que habitualmente las cortes ratifican.

Mazarrasa, de 69 años, enfermera jubilada y educadora de Salud Pública, fue deportada esta madrugada en un vuelo de la aerolínea israelí El Al, tras firmar un documento en el que aceptaba hacerlo voluntariamente.

«Lucía ha llegado lógicamente cansada, aunque con ánimo. Nos ha contado que les han tratado con bastante violencia. Han sido golpeados, zarandeados e incluso a alguno le han tirado por la escalera. El trato ha sido muy violento«, declaró a Efe Sandra Barrilaro, portavoz del grupo Rumbo a Gaza, que acudió a recibir a Mazarrasa en el aeropuerto madrileño de Barajas.

«Les han dado descargas eléctricas con las táser (pistola de descargas) y la sensación que tienen es que el asalto ha sido muy, muy violento«, añadió. Una de las abogadas que atiende a los detenidos en Israel Gaby Lasky señaló que varios »denunciaron que se utilizaron contra ellos las táser y que algunos fueron golpeados«, pero aseguró que »todos están bien ahora«. No se han aportado, por el momento documentos médicos.

El Ejército israelí niega toda acusación de maltrato y asegura que el asalto a la embarcación y la detención de sus ocupantes se llevó a cabo siguiendo las reglas internacionales y sin hacer un uso excesivo de la fuerza.

«Cuando accedieron al barco, que navegaba en una provocación para violar el bloqueo marítimo legal a la Franja de Gaza, las tropas de las Fuerzas de Defensa de Israel usaron fuerza proporcional para reducir a los provocadores a bordo de la embarcación», aseguró una portavoz preguntada por Efe.

El 'Al Awda' (El Retorno, en árabe), forma parte de una flotilla de tres barcos, este y los 'Freedom' (Libertad, en inglés) y 'Falestine' (Palestina, en árabe), que partió de Escandinavia a mediados de mayo e inició una ruta hacia Gaza durante la cual se ha detenido y hecho campaña contra el bloqueo en 28 puertos.

El 'Freedom' que continúa navegando hacia la Franja, actualmente por las aguas cercanas a Alejandría (Egipto), lleva a bordo a otro ciudadano español, Francisco Canales, concejal de Alajar (Huelva), y podría también ser abordado y detenido por la Marina israelí en los próximos días.

El 'Falestine', sin embargo, es un velero de navegación lenta que se encuentra más alejado de la zona y hay posibilidades de que abandone la ruta, explicó la organización Rumbo a Gaza.

Noruega ha exigido a Israel que explique la base legal para la captura del barco, que tiene bandera del país, y está dando asistencia consular a cinco de sus nacionales que fueron detenidos a bordo, informó hoy el digital israelí Ynet.

El martes, Rumbo a Gaza volvió a desmentir la versión del Gobierno de Israel sobre el asalto al barco Al Adwa y ha insistido en que de acuerdo con el testimonio directo de los presentes en el barco «las Fuerzas de Ocupación israelíes (IOF) atacaron violentamente a nuestro barco con bandera noruega que se encontraba en aguas internacionales».

Aseguran que tres personas fueron heridas por los soldados israelíes: el capitán Herman Reksten, Mike Treen y la doctora Swee Ang. «Todos estos ataques, incluido el golpear a una cirujana desarmada de 69 años, cruzan una línea que debe ser investigada y los criminales deben rendir cuentas», advierten.

Mazarrasa, a su llegada al aeropuerto.
Mazarrasa, a su llegada al aeropuerto. / Interpueblos

Tras casi tres meses de navegación, los barcos Al Awda (El Retorno), Freedom y Falestine tenían previsto arribar en los próximos días a 100 millas de distancia de la costa palestina de Gaza, pero el primero de ellos fue interceptado por fuerzas israelíes. En los barcos se transporta básicamente suministros médicos de urgente necesidad para los desabastecidos y desbordados hospitales de Gaza. Ayuda que los médicos que allí trabajan han venido solicitando repetidamente.

En la flotilla viajan activistas que pertenecen a dieciocho nacionalidades, incluidos tres españoles y una israelí residente en España. El Freedom continua la navegación para romper el bloqueo a Gaza.