Cantabria prohíbe el marisqueo en las zonas de sembrado de almeja de la bahía de Santander

Mariscadores en la bahía de Santander./Celedonio Martínez
Mariscadores en la bahía de Santander. / Celedonio Martínez

Los profesionales del sector denuncian una situación de «ahogo» porque la veda se suma al cierre de estuarios afectados por la 'marea roja' | El Gobierno defiende que es la única manera de asegurar la recuperación de la especie

José Carlos Rojo
JOSÉ CARLOS ROJOSantander

El sector marisquero cántabro se ha desayunado hoy con un nuevo varapalo a su actividad porque la Dirección General de Pesca del Gobierno de Cantabria ha prohibido la pesca y el marisqueo en zonas de la bahía de Santander destinadas a la repoblación de la almeja. En la orden, publicada hoy en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC), se detalla el propósito: «Es una medida necesaria para lograr el éxito de la siembra de estos ejemplares en el programa de repoblación de esta especie».

«No levantamos cabeza», ha lamentado esta mañana José Luis Álvarez, presidente de la Asociación Campanuca, que aúna a la mayoría de las voces de los mariscadores de Santander. Precisamente porque esta veda se suma a la prohibición que ya se activó el pasado lunes para la pesca en la mayor parte de los estuarios habituales debido a la llamada 'marea roja'. Ese fenómeno producido por la presencia de altos niveles de biotoxinas lipofílicas en los ecosistemas marinos.

El Gobierno regional resta importancia a la prohibición, «que en lo que corresponde a la almeja tiene su sentido porque lo que buscamos todos es la recuperación de la especie, y en lo que se refiere a la presencia de la toxina es una medida temporal que debemos tomar por un fenómeno cíclico y que se produce de forma natural», ha explicado la directora general de pesca, Marta Ana López.

Queda prohibido, según el BOC, la extracción de marisco y cebo, tanto con carácter profesional como recreativo, en los parques de guardería de la almeja ubicados en las áreas de la Junquera, la Vara y Pontejos, donde tampoco está permitido remover el sustrato.

«No nos dejan cuidar las siembras de almeja y el Gobierno no se ocupa de ello. Se está echando a perder» José Luis Álvarez | presidente de la asociación Campanuca

«Es algo lógico, que se debería haber hecho hace tiempo, cuando se pusieron en marcha esas guarderías», ha concretado Álvarez. «Lo que no tiene sentido es que nos prohiban la pesca y por otro lado no nos permitan trabajar para cuidar esos viveros, que se están echando a perder porque el Gobierno tampoco hace nada por mantenerlos», ha criticado el representante de los mariscadores.

4.000 metros cuadrados de plantación de almeja

En total, existen unos 4.000 metros cuadrados plantados de almejas en la bahía de la capital cántabra. «Son parques de dos por diez metros. Se siembra la semilla, que es como lenteja, se cubre con una malla para prevenir el ataque de depredadores y que lo levante el temporal; y luego hay que cuidarlo muy bien. A estas alturas del año estará todo perdido porque aún no han adjudicado a ninguna empresa los trabajos de mantenimiento, que es lo que pensaban hacer», ha especificado Álvarez.

«Los trabajos de la empresa pública Tragsa no están parados. Los técnicos están evaluando la salud de los parques y estamos preparando la siembra de 2018» Marta Ana López | Directora general de pesca

Desde el Gobierno se defiende otra versión: «Nosotros trabajamos en parques guardería desde 2015 y desde el primer día lo hemos contratado con la empresa pública Tragsa», ha asegurado Marta Ana López. «No se ha dejado de trabajar en ningún momento en esas plantaciones. Sencillamente ahora estamos buscando la semilla para sembrar lo que corresponde a 2018, pero los técnicos continúan evaluando cuál es la salud de cada parcela. Qué zonas conviene restaurar, etc. Se sigue trabajando en todo caso», ha asegurado López.

Los profesionales denuncian que su situación empeora por meses. «Apenas queda marisco en el mar y por otro lado cada vez tenemos más complicaciones para hacer nuestro trabajo», ha lamentado Pedro Bedia, de la cooperativa pedreñera de Ambojo. «Podemos pescar algo muergo en Santander, y algo de almeja y muergo en Santoña, pero no nos quedan muchas más posibilidades y estamos ahogados. Porque luego está la ostra, que se manda para Galicia, y el pulpo y el cachón, pero apenas hay ejemplares porque ya no pueden desovar en la bahía porque el ecosistema ya no existe», ha remarcado.

Lo peor es que estos profesionales aún temen que el cierre de la pesca debido a la 'Marea Roja' paralice en los próximos días la pesca de todo tipo de moluscos en todos los estuarios cántabros.