Cantabria desconoce cuántos inmigrantes del 'Aquarius' recibirá

Cantabria desconoce cuántos inmigrantes del 'Aquarius' recibirá
Reuters

Los protocolos de acogida son definidos por el Gobieron central, que aún no ha dado indicaciones a las organizaciones encargadas de las gestiones en la región

Pilar González Ruiz
PILAR GONZÁLEZ RUIZSantander

La llegada de los migrantes procedentes del buque Aquarius ha generado una llamativa ola de solidaridad entre diferentes organismos. Ayuntamientos, diputaciones y gobiernos autonómicos se han ofrecido para recibir en sus términos territoriales a parte de las 629 personas que desembarcaron en Valencia el pasado domingo.

Cantabria también forma parte de esa lista. El Ayuntamiento de Santander, en primer lugar y el ejecutivo autonómico a continuación, mostraron su disposición a ser puntos de acogida. Las preguntas de cuándo y cuántas personas llegarán se suceden desde entonces, pero las respuestas no se conocerán de forma inmediata.

Las tres organizaciones que gestionan la acogida de personas migrantes en Cantabria, en diversos regímenes administrativos, están desde la pasada semana en comunicación con el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, organismo encargado de la asignación de plazas disponibles, no solo relativas al Aquarius, sino a cualquier persona que llegue a España. Dos días después de su llegada, no hay confirmación de que a Cantabria vaya a llegar ninguna de las personas ubicadas en Valencia, ni las fechas en que lo harían si finalmente se les adjudica la comunidad como destino.

En este momento, Cruz Roja contaría con seis de sus 95 plazas libres en el Centro de Inmigrantes de Torrelavega, sujetas a las indicaciones del gobierno central, esto es; podrían ocuparse hoy mismo. Las otras dos asociaciones, Nueva Vida y Movimiento por la Paz, con 23 y 42 plazas respectivamente, no cuentan con disponibilidad. En cualquier caso, todos los pasos a seguir dependen, exclusivamente, del Gobierno de España.

Antes de la llegada de la flota a territorio español, el ejecutivo central informó de que concederá el estatus de refugiado y de personas en acogida a los migrantes, por su situación «de emergencia y excepcionalidad», al margen de la condición de cada uno de ellos. Contarán con 45 días de «permiso de entrada extraordinaria. Así manifestó en el Puerto el inspector jefe de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, Bernardo Alonso, responsable del dispositivo de identificación y documentación de los náufragos.

Esto marca una diferencia respecto al procedimiento habitual para otorgar el estatuto de refugiado o de protección subsidiaria, las dos figuras que contempla la protección internacional en la Unión Europea (antes llamada asilo) y cuyos trámites incluyen el análisis de las condiciones individuales de los solicitantes por parte de una comisión interministerial. El proceso supone la asignación de una tarjeta blanca inicial, con una duración de un mes, y una segunda tarjeta roja, con una prevalencia de seis meses. En caso de ser aprobada la solicitud, las personas cuenta con el estatuto de refugiado durante cinco años. Si se deniega, en quince días debe abandonar el país por sus propios medios.

«No es caridad, sino justicia»

El presidente de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, Carlos Berzosa, felicitó este lunes al Gobierno de España por su decisión de acoger al Aquarius, «un acto importante que puede modificar la política de la UE sobre migraciones por su repercusión internacional». Una felicitación extensiva a Valencia «por ser los que tomaron la iniciativa».

Berzosa hizo estas declaraciones durante la presentación del Informe Anual que elabora la entidad. Una acogida, señaló, «no es caridad, sino justicia». Además, respondió a la alarma creada «por algunos medios», indicando que «esto no es una avalancha ni una invasión» y que «debemos alejarnos de las posiciones que tratan de demonizar a las víctimas como responsables de los problemas migratorios».

«Ahora nos toca el trabajo a las ONGg´s -dijo- que estamos acostumbrados a trabajar sin ser el foco porque esa es nuestra responsabilidad».

El Gobierno de Cantabria, ha confirmado también que no sabe todavía cuántos inmigrantes va a acoger la región, aunque tiene «capacidad» para atender, al menos de urgencia, a «un número elevado», según el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Francisco Fernández Mañanes, responsable del área de Cooperación. Mañanes ha recordado que corresponde al Gobierno español hacer «el reparto que considere conveniente».

Cantabria cuenta con un Plan Integral de Atención a los Refugiados, activado en 2015 y abanderado desde su germen inicial por la vicepresidenta regional, Eva Díaz Tezanos. El documento, que según Jorge Gutiérrez, director general de Juventud y Cooperación, no tiene un equivalente a nivel nacional, contempla las mismas tres fases de adaptación que estipula el Gobierno central y que rigen a las ong´s regionales. Matiza Gutiérrez que este plan se activó «tanto para acoger a las personas sirias, como a todas aquellas que están llegando a nuestra región». Lo que no llegó a realizarse, aunque se anunció también en 2015, fue la reforma y adaptación del edificio de La Pereda para sumarlo a la lista de espacios disponibles.

Preguntado por el total de plazas que podría ofrecer y dónde se ubican, Jorge Gutiérrez, director general de Juventud y Cooperación, no establece un número concreto, pero expone, en sintonía con Fernández Mañanez, que «hay una variedad de espacios que van desde pisos a albergues» y que «Cantabria tiene la capacidad suficiente para cubrir la parte alícuota que nos marque el Gobierno de España, en el caso de que se produzca el reparto de personas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos