Un cántabro, investigado por participar en el expolio de 92 piezas celtibéricas en Burgos

Imagen de las piezas recuperadas./EFE
Imagen de las piezas recuperadas. / EFE

La 'Operación Muserola', que se ha saldado con tres detenidos, se inició tras percatarse la Guardia Civil de un anuncio en internet donde se vendían los objetos recuperados

EFE

Un ciudadano cántabro está siendo investigado como resultado de la 'Operación Muserola' que ha desarrollado la Guardia Civil para acabar con el expolio y venta de piezas celtibéricas. Un anuncio de venta de puntas de lanza en internet, del que el instituto armado tuvo conocimiento en noviembre de 2017, desencadenó la operación en la que se han recuperado 92 piezas, vendidas por 1.700 euros. Además del cántabro investigado, la Guardia Civil ha detenido a cuatro personas en Burgos y Toledo.

Entre las piezas recuperadas, fundamentalmente realizadas en hierro, se hay puntas de lanza, una espada de hierro, hojas de puñales, bocados de caballo, muserolas (correas de caballo) y regatones (casquillo que se pone en el extremo inferior de las lanzas).

La delegada el Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, ha detallado hoy en rueda de prensa que se ha detenido a tres personas en Burgos, a otra en Toledo y que se investiga a una quinta en Cantabria por la supuesta receptación de estos objetos, cuya venta está prohibida. El teniente del Seprona, Pedro Martínez, ha explicado que gracias a la pista del anuncio en internet se ubicó el domicilio del anunciante, donde localizaron cincuenta piezas metálicas, aparentemente de gran antigüedad.

El Museo de Burgos y el profesor de Arqueología y Prehistoria de la UNED, Ignacio Ruiz Vélez, ayudaron a la Guardia Civil a identificar las piezas, concretar su procedencia y señalar su «elevado valor patrimonial e histórico». Al parecer, el hallazgo de las piezas fue casual, cuando el expoliador, que trabajaba en una explotación de áridos en Alfoz de Lara (Burgos), que está ubicada junto a un yacimiento celtibérico, estaba removiendo tierras con una excavadora.

El teniente ha sostenido que en este momento no hay más piezas visibles en la zona, aunque creen que puede haber otras enterradas, por lo que ha evitado precisar la ubicación exacta. Algunas de las piezas localizadas se habían restaurado con cierto rigor por alguno de los compradores para facilitar su reventa o simplemente para que lucieran bien para los coleccionistas. Destacan una espada tipo 'La Tène', de la que no existe ninguna conocida en la provincia de Burgos y sólo dos en Castilla y León (Soria y Ávila), y una vaina de puñal tipo 'Monte Bernorio-Miraveche'.

El teniente Martínez ha calificado de «irrisoria» la cantidad de 1.700 euros por la que se vendió el lote completo, probablemente para la reventa o para una colección privada. La responsable del museo de Burgos, Marta Negro, ha explicado que barajan la hipótesis de que las piezas se encontraran agrupadas en un depósito votivo que se encontraba en una zona catalogada en la que había varios asentamientos celtibéricos.

Por su parte, el teniente coronel de la Guardia Civil de Burgos, Alfonso Martín, ha detallado que este tipo de infracciones pueden conllevar multas elevadas o penas de prisión de seis meses a tres años, aunque sus autores pueden también ser condenados a pagar la restauración por los daños que hayan sufrido las piezas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos