Cinco peleas y agresiones en la madrugada del sábado en Santander

Cinco peleas y agresiones en la madrugada del sábado en Santander

Se han producido en diferentes puntos de la ciudad, que celebra desde el viernes su Seman Grande

DM .Santander

La Policía Nacional ha intervenido durante la madrugada de este sábado en cinco peleas o agresiones que se han producido en diferentes puntos de Santander, que celebra desde el viernes su Semana Grande.

La primera se produjo a las 22.50 horas a la altura del ascensor de la calle Alta, donde dos varones en estado de embriaguez se habían agredido mutuamente y presentaban lesiones en la cara.

La segunda fue a las 4.26 horas en el Paseo de Pereda, cuando, presuntamente, un joven desconocido pegó un puñetazo a otro mientras éste se encontraba en una parada de taxi.

Solo 20 minutos después, a las 4.43 horas, en la calle San Simón, se produjo una agresión de dos mujeres a una tercera, a la que causaron diversas lesiones y, aparentemente, le dislocaron el hombro, informa el CNP.

A las 5.42 horas los efectivos policiales se trasladaron a la calle Daoíz y Velarde, donde un hombre se encontraba tirado en el suelo. Al parecer, había sido agredido y presentaba diversos golpes y lesiones. Una ambulancia lo trasladó al Hospital Universitario Marqués de Valdecilla.

La última intervención se produjo a las 6.00 horas en la calle López Dóriga, con motivo de una pelea entre dos varones. Ambos presentaban golpes en la cara y uno tuvo que ser trasladado por el 061 al hospital.

Agresión y robo

La Policía Nacional ha detenido a un joven por robar el teléfono a una chica tras agredir a su hermano, menor de edad.

Según ha informado hoy el CNP en un comunicado, una joven avisó a la Policía a las 6.23 de la madrugada del pasado sábado porque un varón de unos 22 años de aspecto magrebí, con barba y sin camiseta, le ha sustraído el teléfono móvil.

La joven, que se encontraba en compañía de su hermano menor de edad, relató a los agentes que el hombre le propinó a su hermano un puñetazo para intentar quitarle el bolso y cuando ella intentó mediar para que las lesiones no fueran a más, el agresor aprovechó para sustraerle su teléfono móvil.

Justo en ese momento, los policías vieron a un joven que se ajustaba a la descripción subiendo apresuradamente por la calle San Caledonio. A pesar de que le dieron el alto, ignoró la orden y emprendió la huida hacia cuesta de la Atalaya. Mientras los agentes perseguían al individuo fueron recuperando tres teléfonos móviles y una tarjeta de crédito a nombre de otra persona.

Cuando el hombre vio que los policías estaban cerca, abrió violentamente la puerta de madera de un portal de la calle San Celedonio. Los agentes lo localizaron en el descansillo de la primera planta y el sujeto arremetió violentamente contra ellos. En el forcejeo, se precipitaron por las escaleras.

Finalmente consiguieron reducirlo y detenerlo, si bien seguía manteniendo una actitud violenta, incluso en el trayecto hasta el vehículo policial. El hombre fue puesto a disposición judicial.