Arranca la limpieza de los restos de las inundaciones en arroyos de Entrambasaguas y Cabuérniga

Labores de limpieza en un tramo del Saja./DM .
Labores de limpieza en un tramo del Saja. / DM .

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico ha aprobado un plan general de mantenimiento y saneamiento de cauces en toda la región hasta diciembre de este año

DM .
DM .Santander

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) ha iniciado los trabajos de limpieza de los cauces de varios arroyos situados en los municipios de Entrambasaguas y Cabuérniga.Después de las inundaciones sufridas hace un mes en Cantabria, muchas fueron las voces que acusaron tanto a la Confederación Hidrográfica como a la Delegación del Gobierno en Cantabria de «mirar para otro lado» y de no haberse ocupado de mantener limpios los cauces de ríos y arroyos, lo que había agravado el desbordamiento de los ríos. Desde el Presidente del Gobierno de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, pasando por varios algunos alcaldes de municipios cántabro, manifestaron que la mejor manera de evitar las riadas en prevenir y mantener limpios los cauces.

Pues Confederación ha autorizado ya varias limpiezas de cauces. En el caso de Entrambasaguas, según ha informado este miércoles la CHC, se retoma la limpieza del arroyo Bucarrón y afluentes, que son La Maza y La Fuente, en el entorno de Navajeda y antes de su confluencia con el río Aguanaz, a lo largo de unos 3,8 kilómetros. Estos trabajos persiguen recuperar y mejorar la capacidad de desagüe de tramos de cauce en los que la acumulación de arbolado, acarreos o el deterioro de las obras de paso ha provocado una reducción drástica de la sección de desagüe y, por tanto, la aparición de un riesgo inminente de desbordamiento.

Trabajos para limpiar los cauces en Entrambasaguas y Cabuérniga. / DM .

Por su parte, en Cabuérniga se ha iniciado la limpieza y desbroce de los arroyos Caborzal, Moscadoiro y un tercero, sin nombre, situado en el entorno de la localidad Renedo, unos trabajos que afectan a un tramo de unos 2 kilómetros hasta su desembocadura en el río Saja, uno de los ríos que más inundaciones ocasionó con su desbordamiento.

Estos trabajos forman parte de un plan general de mantenimiento y saneamiento de cauces aprobado por la CHC, que cuenta con un presupuesto de casi 320.000 euros, que se desarrollará hasta diciembre de 2019 y que abarca la práctica totalidad del territorio de Cantabria. Esta planificación se centra fundamentalmente fuera de las zonas urbanas en las que las labores de conservación y mantenimiento de cauces son competencia de los ayuntamientos.