El Congreso respalda la supresión de los aforamientos en Cantabria sin el voto del PP

Pedro Hernando (PRC), Francisco Rodríguez (PP) y Víctor Casal (PSOE), hoy en el Congreso/PP
Pedro Hernando (PRC), Francisco Rodríguez (PP) y Víctor Casal (PSOE), hoy en el Congreso / PP

La medida, que afecta a los diputados regionales, el presidente y los consejeros sí obtuvo en el Parlamento cántabro el respaldo de los conservadores

DM .
DM .Santander

Todos los grupos parlamentarios se han mostrado hoy de acuerdo en apoyar la reforma del Estatuto de Autonomía de Cantabria para suprimir los aforamientos de los diputados regionales, del presidente y de los consejeros del Gobierno autonómico. De esta manera el texto supera hoy su primer trámite en el Congreso, con el debate de totalidad en el pleno, en el que los tres diputados del Parlamento cántabro que han defendido la reforma han coincidido en destacar el consenso conseguido. No obstante, y a pesar de ese consenso, la propuesta no ha tenido el voto expreso del PP en la Cámara baja -aunque sí lo tuvo en el Parlamento regional- ya que, si bien apoyan la medida, creen que debe arbitrarse de una forma general y única para toda España y no por comunidades. De hecho, el diputado cántabro Diego Movellán ha reclamado un pacto nacional porque los pasos que van dando algunas comunidades pueden crear desigualdades entre políticos de unas autonomías a otras.

En este sentido, todos han instado a aplicar esta reforma en todo el territorio nacional porque es necesario eliminar «aquello que pueda suscitar la más mínima duda», según Francisco Rodríguez (PP), sobre las prerrogativas de los diputados, aunque ha rechazado que el aforamiento suponga un «privilegio».

Para el socialista Víctor Casal tampoco se trata de un privilegio, pero sí de un «vestigio del pasado» que debe ser eliminado. Mientras que el portavoz del PRC, Pedro Hernando, ha destacado que los cántabros ejercen hoy su facultad de autogobierno para decidir que en la Comunidad «nadie sea más que nadie».

La propuesta, aprobada por unanimidad en la Cámara cántabra el pasado 4 de diciembre, supone suprimir el artículo 20 del texto actual, que atribuía al Tribunal Superior de Justicia de Cantabria las decisiones sobre estos altos cargos, así como una modificación del artículo 11.1 en el mismo sentido.

La presidenta del parlamento cántabro ha seguido el debate
La presidenta del parlamento cántabro ha seguido el debate / EFE

Tras el trámite de hoy, al que ha asistido la presidenta del Parlamento cántabro, Lola Gorostiaga, la reforma del Estatuto cántabro será debatida en la Comisión Constitucional, donde se elaborará un dictamen antes de su vuelta al pleno del Congreso, y posteriormente tendrá que pasar por el Senado antes de su aprobación definitiva.

Los representantes de todos los grupos en el Congreso han mostrado su apoyo a esta reforma, aunque el PP se abstendrá en la votación, según fuentes del partido. Tal y como ha argumentado el diputado Diego Movellán no están en contra y no van a oponerse, pero consideran que hay que hacerla de «forma unitaria» en todo el Estado. «No puede ser que la reforma del sistema de aforamientos se convierta en 17 reformas, que cada comunidad autónoma tenga un régimen diferente», ha asegurado.

El diputado Félix Álvarez, de Ciudadanos, el partido que impulsó la proposición no de ley aprobada en el Parlamento cántabro sobre esta reforma, ha reclamado también que esta supresión de los aforamientos se extienda al resto de parlamentos autonómicos, así como al Congreso y el Senado. Ha considerado que servirá para que los parlamentarios y otros cargos públicos «cumplan ante la ley exactamente igual que el resto de los ciudadanos» y corregir una situación «totalmente anacrónica».

El diputado socialista Ricardo Cortés ha indicado que la reforma está basada en una «demanda social de regeneración democrática» y ha apuntado que esta iniciativa consensuada por todos los grupos del Parlamento cántabro, PP, PRC, PSOE, Podemos y mixto, solo puede tener como respuesta «el respeto y el apoyo» porque otro voto diferente sería «una contradicción difícilmente explicable».

La diputada de Unidos Podemos Rosana Alonso ha reclamado una reforma del Estatuto autonómico porque considera que el de hoy debe de ser «solo el primer paso» hacia las transformaciones profundas que reclaman los cántabros. Por su parte, el diputado del PDeCAT Jordi Xuclá ha manifestado su apoyo a la reforma porque es la voluntad del Parlamento cántabro, pero ha advertido de que los aforamientos son una «garantía» para los parlamentarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos