«Con los derechos de las mujeres no se negocia»