Desde la sede de Vox: Irrumpir o morir en la orilla