Detenidos por tener en casa una pistola, varios fusiles, una katana, una ballesta y numerosa munición

Detenidos por tener en casa una pistola, varios fusiles, una katana, una ballesta y numerosa munición

Los tres varones de 39, 33 y 31 años están detenidos por tenencia ilítica de armas

DM .Santander

Agentes de la Policía Nacional han detenido a tres hombres de 39, 33 y 31 años como presuntos autores de un delito de tenencia ilícita de armas y munición. Tenían en casa todo un arsenal: una pistola, dos armas largas, dos subfusiles; una katana, un machete, una ballesta, dos chalecos antibalas y numerosa munición.

Los hechos ocurrieron el pasado 5 de junio a las seis y media de la tarde cuando el Grupo de Delincuencia Económica y Técnica accedió a una vivienda de la calle Foramontanos de Santander, donde se encontraban dos de los ahora detenidos. Los agentes, al encontrarse la puerta cerrada, procedieron a llamar a los timbres de los primeros pisos, lo que alertó a los tres varones que, portando dos armas largas de fuego, una de ellas con mira telescópica, intentaron escapar por una ventana trasera de la vivienda.

Al percatarse los agentes les dieron el 'alto Policía', lo que provocó que se metieran nuevamente en la vivienda, arrojando una de las armas al patio trasero, pero no la otra, la de mira telescópica.

Con tal situación, los agentes adoptan medida de autoprotección y aseguran el perímetro para evitar riesgos propios y de terceros, al tiempo que recuperan el arma arrojada al patio trasero.

«La investigación no ha hecho más que empezar»

El delegado del Gobierno en Cantabria, Eduardo Echevarría, y el jefe superior de la Policía Nacional en la región, Héctor Moreno, han dado a conocer en una rueda de prensa el resultado de la Operación Arsenal, desarrollada el pasado 5 de junio en la calle Foramontanos de la capital cántabra, en la que también decomisaron dos chalecos antibala. Moreno ha destacado la importancia de retirar estas armas de fuego de la calle -una pistola, dos armas largas y dos subfusiles- y armas blancas -una katana y un machete-, y ha subrayado que la investigación «no ha hecho más que empezar», porque los detenidos forman parte de una «estructura» dedicada a la delincuencia.

De hecho, ha revelado que la investigación ha dado como fruto hoy mismo el descubrimiento de que la pistola, que tenía el número de serie borrado, está relacionada con un robo de más de un centena de armas de una galería de tiro, ocurrido en Madrid en 2015.

El jefe superior de Policía también ha llamado la atención acerca de que uno de los chalecos incautados tiene un número de fabricación consecutivo con otro chaleco que portaba un hombre que se vio recientemente involucrado en una reyerta en un discoteca de Santander.

Además, ha apuntado que parte de la munición encontrada no se corresponde con el calibre de las armas incautadas, lo que hace pensar que pueda pertenecer a otras armas aún no localizadas. «No es una operación aislada, sino que puede estar relacionada con otras actividades delictivas y con otros presuntos delitos, lo que se irá desbrozando poco a poco», ha recalcado Moreno, quien ha insistido en que se está «al principio» de la investigación.

Inmediatamente, se insta a las personas encerradas en la vivienda a que salgan y entreguen las armas, logrando que ambos individuos saliesen a la terraza exterior de la parte delantera, procediendo a bajar a la calle a través del canalón de la fachada, aduciendo que carecían de llaves del domicilio, habiendo dejado el arma en su interior.

Los agentes identifican a ambas personas y al comprobarse que carecen de permiso de armas a su nombre, proceden a su inmediata detención.

También se procede a solicitar Mandamiento de Entrada y Registro para ese domicilio al Juzgado de Instrucción Uno de Santander, en funciones de Guardia.

Una vez obtenida la autorización, en presencia del Letrado de la Administración de Justicia, se procede al registro del lugar, en el que se intervinieron las cinco armas de fuego, las dos armas blancas, una ballesta, dos chalecos antibalas y numerosa munición.

Posteriormente, se constata que la vivienda en cuestión era alquilada, pudiendo identificar al arrendatario procediendo a su detención y pasándole a disposición del juzgado de instrucción.

Los primeros detenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Santander.