Educación elimina del baremo de las oposiciones los cursos de formación y desata la ira de los sindicatos

Imagen de las oposiciones a maestros de 2013./Javier Cotera
Imagen de las oposiciones a maestros de 2013. / Javier Cotera

CC OO, STEC, CSIF y ANPE hablan de discriminación y contradicción y exigen una negociación abierta para evitar conflictos

Pilar Chato
PILAR CHATOSantander

La Consejería de Educación se propone eliminar los cursos de formación como mérito para las próximas oposiciones docentes en la región, una circunstancia que ha desatado la ira de los sindicatos que consideran esta medida un «disparate», creen que es discriminatoria - ya que sí tiene en cuenta máster y posgrados- y advierten de la contradicción que implica el hecho de que los propios procesos de formación de la consejería no se vayan a tener en cuenta -el Plan de Formación Permanente se ha aprobado la pasada semana-. Todos solicitan al consejero, Francisco Fernández Mañanes, que desista de sus propuestas y abra de forma inmediata un proceso de negociación.

El clamor ha sido prácticamente unánime este lunes tras la última reunión de la Mesa Técnica de negociación del pasado viernes, 15 de diciembre, cuando la Consejería presentó una serie de propuestas para el proceso de oposiciones que afectan a los méritos de acceso a la función pública o las listas de interinos. Entre ellas se encuentra la eliminación de los cursos de formación como baremo, que fue rechazada por varios sindicatos. Son cambios que se producen a falta de poco más de tres meses de la convocatoria de las oposiciones previstas en 2018.

CCOO de Cantabria cree que el anuncio es «arbitrario, precipitado y elitista» y acusa al consejero, Francisco Fernández Mañanes de querer implantar «docentes de alta alcurnia económica» ya que se prioriza a los opositores que han podido realizar un posgrado o máster frente a los que han realizado cursos de otra naturaleza , se «sobredimensiona la importancia de los idiomas y se minusvalora la formación académica propia de la especialidad por la que se pretende acceder a la función docente».

En el mismo sentido, STEC considera que se trata de decisión «extremadamente delicada» en la medida que supone «quebrar» las expectativas de miles de opositores cuando vienen contando con un mérito como ese desde hace décadas. A su juicio, la eliminación de esos cursos como mérito supone un «desprecio muy grave» a la formación que durante muchos cursos escolares los docentes han empleado buena parte de su tiempo y su dinero en un esfuerzo que ahora «no les va a servir de nada». Stec critica que «incluir en el mismo apartado la valoración tanto de todos los títulos de idiomas extranjeros homologados (niveles B1, C1 y C2) como de todos los Máster Universitarios oficiales, abrirá inevitablemente paso a un nuevo mercantilismo, más costoso a todos los niveles del que había hasta ahora: el negocio de los máster y de los títulos de idiomas».

Para el sindicato ANPE, la propuesta es «indignante y discriminatoria» y se ha presentado como una 'ocurrencia', frente a la opinión generalizada del profesorado y de sus representantes sindicales». Asimismo, critica la «desconsideración del nuevo equipo dirigente de la Consejería» hacia el plan de Formación Permanente de la propia Consejería, que fue aprobado la semana pasada, es «patente en esta decisión unilateral que anula el valor del esfuerzo realizado por el profesorado para actualizar su preparación pedagógica y didáctica». Por todo ello ha pedido una «reunión urgente» al consejero de Educación para intentar revertir esta medida, que, a su juicio, no respeta el «esfuerzo realizado por los opositores».

Formación de funcionarios

El consejo rector del Centro de Estudios de la Administración Regional de Cantabria (CEARC) ha aprobado este lunes el plan de formación de 2018, que contempla un incremento del 23 por ciento en sus cursos y plazas, hasta alcanzar las 236 ediciones y 6.645, plazas. De esta forma, las horas de formación alcanzarán las 4.600 horas frente a las 3.700 horas del presente año.

Así, el Gobierno de Cantabria ha destacado que se refleja en el plan el incremento de los recursos económicos para 2018 en el ámbito de la formación de los empleados públicos del Gobierno, para lo que se destinarán 1,3 millones de euros al CEARC, un 8,6 por ciento más que en 2017. Por otro lado, el consejo del CEARC ha abordado el desarrollo de los planes de formación de este año, que han incluido en total 378 cursos con más de 9.800 plazas ofertadas a los empleados públicos de tanto de la Administración General y de las administraciones locales, como del personal de emergencias y policías locales.

Tambien CSIF ha reclamado esa reunión con Fernández Mañanes ya que considera la propuesta un «disparate» y pide que se «garantice la estabilidad y seguridad jurídica» del proceso. En su opinión, la única razón que mueve a la consejería es «no tener que baremar los miles de cursos de formación permanente» que los docentes han realizado «obligados, durante muchos años y con condicionantes que varían a su antojo para hacerles perder tiempo y dinero».

«¿A alguien le parece justo o razonable que por las ocurrencias de un político miles de opositores cántabros vayan a tirar miles de euros y de horas a la basura?», se pregunta este sindicato que exige que «no se desestabilice» a los opositores «justo ahora».

Los sindicatos docentes reclaman que se mantenga el actual sistema de méritos para la próxima convocatoria y si quiere cambiar el sistema se abra un proceso de negociación con los representantes de los trabajadores, con suficiente tiempo para las modificaciones. SETC advierte de que «si la unilateralidad, las decisiones tomadas de antemano y los hechos consumados van a ser la tónica a partir de ahora, el conflicto sindical puede estar servido». Recuerda que el cambio en los baremos tiene que pasar por la Mesa Sectorial de Educación para que sean definitivos, por lo que entiende que «todavía hay tiempo para rectificar y negociar».

Ver más

UGT también se ha pronunciado sobre este asunto, aunque un día después de que lo hiciera el resto de los sindicatos. En este sentido, ha insistido en que está «a favor» de que se puntúen los cursos de formación en el baremo de oposiciones e interinos y «nunca» ha dicho públicamente «lo contrario».

En un comunicado, UGT ha precisado que este sindicato «sí ha valorado» que se tenga en cuenta otra formación académica, como los diferentes niveles de idiomas (C1 y C2), así como los diversos organismos recogidos en el MCRL para la acreditación del B2.

También considera «justo» que se computen otros másters oficiales y máster títulos propios.

«No entramos a valorar si supone un negocio de algunas entidades privadas puesto que también se pueden obtener a través de universidades públicas y es decisión personal de cada opositor en qué quiere invertir profesionalmente y/o personalmente su dinero. En esta misma línea, muchas empresas privadas se están lucrando con la gestión de los cursos de formación de los docentes con lo cual ese argumento se convierte en una falacia y quedaría igualmente invalidado», ha sostenido UGT en respuesta a algunas críticas de otros sindicatos.

UGT ha sostenido que los opositores, interinos o no, que hayan dedicado esfuerzo y tiempo en gestionar su desarrollo profesional y académico en sus diferentes niveles deben poder beneficiarse de ello, y por eso ha respaldado que se puntúen los cursos y también el resto de formación académica de acuerdo al esfuerzo, capacidad y especificidad de los mismos, algo que hizo constar en el registro que hace varias semanas presentó en Delegación.