De la Serna pierde la mayoría absoluta en Santander

El alcalde en funciones, comparece  en la sede del PP junto a Diego/
El alcalde en funciones, comparece en la sede del PP junto a Diego

La corporación pasa de tres partidos a seis: Ciudadanos, Ganemos e Izquierda Unida entran en el Consistorio

VIOLETA SANTIAGOSantander

Íñigo de la Serna ganó ayer por tercera vez las elecciones en Santander, pero la historia en esta ocasión fue muy diferente a las dos anteriores. En 2007 y en 2011 había tomado el bastón de mando con el poderío que le daban los 15 concejales primero y los 18 después. Anoche, el candidato del PP se quedó con 13 concejales, a uno de los 14 que dan la mayoría absoluta en una corporación de 27. El alcalde en funciones, sin embargo, considera que podrá seguir trabajando por la ciudad, porque su mayoría es «rotunda y holgada», una de las más importante de España para el PP, lo que demostraría «el gran respaldo a nuestro proyecto político».

«Es una mayoría holgada, rotunda, aunque no era lo que queríamos»

Íñigo de la Serna

Con cierta decepción en la voz, porque este resultado, que deja al PP a un paso de la mayoría absoluta, «no era lo que queríamos», Íñigo de la Serna señaló anoche que la mayoría lograda por su partido en la capital ha sido «rotunda, holgada» y que, con un 40%, le coloca, además, como uno de los alcaldes del PP más votado de España, lo que sigue suponiendo un plus para el regidor santanderino.

De la Serna destacó que su mayoría supone un porcentaje elevado sobre el sacado por la segunda formación en el Ayuntamiento, el PSOE, que ha logrado el 17,6% de los votos.

«Y ahora tenemos que ejercer la responsabilidad que los ciudadanos nos han dado», agregó en la breve alocución pública que hizo junto a Ignacio Diego. De la Serna agradeció a su equipo el esfuerzo realizado en la campaña por explicar el proyecto del PP y felicitó también a todos los miembros del partido que han hecho un trabajo increíble a pie de calle.

El alcalde en funciones llevaba toda la campaña aludiendo al hecho de que esta campaña se presentaba bastante complicada. Lo avisó al principio de la misma diciendo que iba a ser muy difícil reeditar la mayoría absoluta, como así ha sido, de modo que la sorpresa por el resultado había sido relativa. Aunque las encuestas de El Diario Montañés le habían otorgado en dos ocasiones la mayoría absoluta, los sondeos no supieron detectar la entrada en la corporación de IU que, en principio, a la espera de conocerse el 100% del escrutinio, tiene un asiento en la corporación.

Más rotundo sobre el posible futuro de Santander se mostró Diego. Dijo que el PP «es partido de diálogo. Lo hemos sostenido con argumentos propios y con base documental. Y en los ayuntamientos en los que tenemos una mayoría no absoluta (hablo de Santander) pero sí aplastante, dialogaremos para buscar lo mejor para los vecinos».

Como en tantos otros municipios, en Santander el fenómeno de los nuevos partidos fue clave: hasta ahora, solo tres formaciones (PP, PSOE y PRC) se sentaban en el salón de plenos. Desde ayer, el número de fuerzas se ha doblado, con la concurrencia de Ciudadanos, Ganemos Santander Sí Puede e Izquierda Unida.

Con un 92% del escrutinio realizado, el PP se quedó sin la mayoría absoluta, además, con la que regía los destinos de la ciudad desde 1999, legislatura en la que Gonzalo Piñeiro ya no necesitó pactos con sigla alguna para gobernar. Y a Íñigo de la Serna, después de dos elecciones ocupando con autoridad el espacio, la victoria de ayer le supo a poco. Y, sobre todo, obliga a abrir el melón de los pactos. Ignacio Diego adelantó anoche que en los ayuntamientos donde el PP ha tenido una victoria aplastante, aunque no haya sido total, «dialogarán» como lo han hecho siempre.

Hace apenas tres días, el alcalde en funciones había alertado a los electores de la posibilidad de que, entre todos los demás partidos, se aliaran para formar un bloque anti PP, algo que obligaría a sumar fuerzas nada menos que a cinco formaciones. Ayer, sobre la marcha, ninguno de los cinco partidos habló de esta posibilidad.

En Santander votaron 82.847 electores, un 64,25% del censo, con lo que la abstención fue del 35,7%, dos puntos por encima de la registrada en las anteriores elecciones. En total, 46.100 electores no se acercaron a las urnas.

16 puntos menos

Hace cuatro años, el PP se hizo con la confianza de 52.657 electores, un 56,24%. En esta ocasión, se ha quedado bastante lejos en la cifra de votos (obtuvo 33.142 ), lo que representa el 40,5%. Una caída muchísimo mayor de la prevista, a tenor de las caras que no ocultaron los miembros de su candidatura. En el Hotel Santemar, tradicional sede del PP para las noches electorales, el desánimo se hizo dueño de la situación en cuanto sobre las 23.00 horas se hizo evidente que la caída de votos era vital y que no habría forma de remontarla. Fueron numerosos los integrantes de la lista de Íñigo de la Serna que se mezclaron, con caras largas, con el medio centenar de militantes y simpatizantes que esperaban a esa hora en el salón donde se esperaba poder celebrar los resultados. Pero cuando Ignacio Diego e Íñigo de la Serna salieron a valorar los datos, el ánimo no remontó.

«Los ciudadanos han optado por un cambio histórico»

Pedro Casares (PSOE)

Pedro Casares aludió al «cambio histórico» y «esperado» en Santander, donde los ciudadanos «hartos» con el PP y el alcalde, Iñigo de la Serna, han optado «por el cambio», de modo que los populares han sufrido una «gran pérdida» de apoyos y de votos. El candidato socialista dijo que va «a trabajar intensamente con el resto de fuerzas políticas» para desarrollar un proyecto que «tenga a las personas y las políticas sociales en el centro». Una ciudad mejor que dé respuestas a las demandas «a las que el PP ha dado la espalda», indicó.

Los partidos que hasta ahora sostenían la oposición municipal celebraron sin hipocresías la pérdida de la mayoría absoluta del PP. En la sede del PRC, desde muy primera hora, sin tapujos, la alegría por la caída de De la Serna era enorme.

Pedro Casares aludió a que la ciudad quiere cambio y así lo ha expresado en las urnas. El PSOE tampoco pudo hacer historia, como expresaba el candidato en los últimos días de campaña. Casares tuvo más votos que la anterior candidata socialista, Eugenia Gómez de Diego, pero no le sirvió para aumentar su número de concejales: se queda con los cinco que tenía, aunque la candidatura está completamente renovada. Quitando a Casares, que cumplirá el próximo septiembre dos años como edil, todos los demás miembros del PSOE que entran en la corporación se estrenan como representantes municipales.

«Nos hemos consolidado: estamos satisfechos»

Fuentes-Pila (PRC)

«Satisfecho» porque el PRC se ha «consolidado» como proyecto político en un escenario de entrada de tres nuevas fuerzas en el Consistorio. Así lo afirmó ayer José María Fuentes-Pila, candidato del PRC, que cree que el cambio en el seno del Consistorio es evidente, con el PP a la baja, que es un cambio de tendencia y que demuestra que los ciudadanos ya «no se creen el discurso del miedo» que se saca a última hora. Fuentes-Pila dijo que habrá que poner sobre la mesa «de forma reflexiva» qué modelo de ciudad se quiere para el futuro.

El PRC consolida

El PRC consiguió consolidar sus cuatro ediles pese a que las encuestas le habían dado sólo dos o tres en fechas anteriores. El cabeza de lista, José María Fuentes-Pila, se mostró muy satisfecho del resultado obtenido, más en una circunstancia como la que ha marcado las elecciones, de llegada de nuevas fuerzas políticas.

Entraron con dos concejales tanto Ciudadanos como Ganemos Santander Sí Puede. El candidato de Ganemos, Antonio Mantecón, no pudo ser localizado por este periódico, pero Daviz González, cabeza de lista de Ciudadanos, se mostró encantando con el respaldo obtenido. Le parecía importante poner un pie en las instituciones.

«Cualquier pacto pasa por nuestras normas a nivel nacional»

David González (C's)

El candidato de Ciudadanos , David González, aseguró que es un éxito entrar en las instituciones, teniendo en cuenta que muchas fuerzas políticas lo han intentando y no lo han logrado. «Estamos muy contentos, se ha cumplido el objetivo y se han acabado las mayorías, lo que llevará a fomentar la democracia en el Ayuntamiento», indicó. Para llegar a futuros acuerdos, se refirió a la condición que pone su partido a nivel nacional: primarias dentro de la formación que quiera pactar y que no haya imputados en sus listas. «Lo mismo para todos».

Izquierda Unida entró esta vez en el Consistorio, tras muchos intentos en los que había rozado la posibilidad. En elecciones anteriores, siempre parecía que podía entrar y siempre se quedaba, finalmente, a las puertas. Anoche la candidatura de Miguel Saro llegó a recibir felicitaciones por las redes sociales, cuando había conseguido un 5,49% de los votos, ante las cuales el cabeza de lista pedía prudencia. En 2011, el partido de Alberto Garzón había logrado un 4,4% de las papeletas.

Entre los que quedaron a la cola, destaca UPyD, que pasó de contar con 2.569 papeletas en los últimos comicios a llevarse solo 964.

Dos propuestas electorales muy concretas, las de Juan Mazarrasa (que concurría bajo las siglas Cantabria Sí) y que obtuvo 486 votos vio defraudadas sus expectativas. También CxC (Compromiso por Cantabria) que en Santander se presentaba con el exregionalista Francisco Sierra no materializó sus ilusiones de sumarse al próximo pleno santanderino. Sierra sumó 730 votos.

«Los acuerdos se hacen por el bien de la ciudad»

Miguel Saro (IU):

Miguel Saro daba por seguro anoche que se había convertido en concejal y estaba contento por el resultado en Santander. No tanto por el pobre resultado logrado para el Parlamento. «Por higiene democrática» le parece «razonable» que se pueda hablar de nuevo en el seno de la corporación y se pueda negociar. «En el ayuntamiento, de momento, no tenemos previsto ningún pacto. Hablaremos con todas las fuerzas representadas. No contemplo ningún pacto anti-PP como tal, porque los acuerdos se hacen por el bien de la ciudad».

Sin embargo, todos estos resultados podrían verse hoy alterados, ya que un problema técnico en la página del Ministerio del Interior impidió contar con el 100% del escrutinio al cierre de esta edición.