«Esperamos mucha obra civil, vemos la luz después de años de crisis»

Ezequiel San Emeterio, nuevo decano del Colegio de Ingenieros de Caminos de Cantabria. /Alberto Aja
Ezequiel San Emeterio, nuevo decano del Colegio de Ingenieros de Caminos de Cantabria. / Alberto Aja

«No sabemos cómo se van a comportar las constructoras con la nueva Ley de Contratación, hay un poco de incertidumbre en el sector»

María de las Cuevas
MARÍA DE LAS CUEVASSantander

Ezequiel San Emeterio (Santander, 1964) durante sus primeras semanas como decano del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos ha tenido una apretada agenda para ponerse al día de todas las demandas del sector. Su elección está avalada por 291 votos en los comicios de mayor participación de la historia del colegio, que tiene 1.057 colegiados. Le tocará gestionar un periodo de «gran volumen de obra» marcado por el «escepticismo» ante la nueva Ley de Contratos del Sector Público. Entre sus retos están «recuperar el interés de los colegiados» y «explicarle al ciudadano qué hacemos los ingeniero de caminos».

-Comienza un periodo de numerosas actuaciones, ¿se vive con optimismo?

-Tras la presentación de los proyectos que hizo esta semana el ministro de Fomento, representantes de las grandes constructoras nacionales y regionales me comentaron que efectivamente va a haber necesidad de contratación de ingenieros de caminos. El panorama parece bueno y hay cierto ánimo. La gente ve luz después de todos estos años de crisis. Somos optimistas, hay prevista mucha obra civil y esperamos que se pongan en marcha cuanto antes.

«Entre las 10 personas que formamos la junta no movemos un colegio, se necesita participación»

-¿Cuál de todos ellos se considera el proyecto estrella?

-Todos son importantes. El ferrocarril es el de mayor importe, una obra que se tiene que hacer sí o sí y que traerá muchas mejoras a las condiciones de vida de la región. Pero también son destacadas otras actuaciones en carreteras o en vivienda. El espectro de actuaciones cubre toda la obra civil. El colectivo está esperanzado. No me atrevo a dar una cifra, pero va a suponer una contratación en número importante.

-¿Seguirán las bajas temerarias como criterio de contratación?

-Las contrataciones cambiarán con la nueva Ley de Contratos del Sector Público que entró en vigor en marzo. Veremos como va a gestionar la Administración lo que se licite a partir de ahora. La nueva ley contempla un sistema de puntuación de ofertas que da mayor importancia a la parte técnica y menos a la relación calidad-precio. Si bien, el sector vive un momento de escepticismo hasta que no se empiecen a adjudicar los contratos, y otra parte ya se ha adjudicado antes de su entrada en vigor. La norma está clara, lo que no sabemos es como se van a comportar las constructoras. Hay un poco de incertidumbre porque el texto da lugar a interpretaciones. Hasta que no aparezcan los primeros recursos no sabes si va a mejorar la situación. Vemos un problema de interpretación en ciertas definiciones que se irán aclarando a medida que tenga recorrido. El colegio traslada a la Consejería de Obras Públicas las dudas de los colegiados.

«Haremos un esfuerzo en la divulgación con unas jornadas informativas para los ciudadanos»

-¿Qué opina de la controvertida obra del dique de La Magdalena?

-Tenemos un puerto que queremos que sea fuente de riqueza, playas que mantener, arena que no se pierda... La solución técnica tenía que conjugar muchos intereses y ese es el papel de los ingenieros de caminos. El Instituto de Hidráulica, avalado a nivel internacional, puso esta solución sobre la mesa junto a otras propuestas. Lo hizo desde el punto de vista técnico, no entró en la parte estética. Después, toca a otros tomar la decisión final. Otra cosa es la percepción por parte del ciudadano.

-¿Cómo valora salir elegido en los comicios de mayor participación del colegio?

-Ha sido una satisfacción porque llevamos unos años en los que el desapego con el colegio era manifiesto. Conseguir movilizar al 55% de los colegiados de Cantabria es un éxito y un orgullo que te respalde tanta gente. Tenemos una candidatura muy bien pensada para atender a todos los sectores de la profesión. Hemos incorporado un vocal de la candidatura alternativa, Pedro Díaz Simal, que nos permite tener un espectro más amplio.

-¿Cómo están siendo las primeras semanas al frente?

-Llevamos una agenda intensa. De aquí a unos meses se avecina un volumen de obra importante por todas las inversiones previstas del Gobierno autonómico y del Ministerio Fomento, que va a generar trabajo para todo el colectivo y, específicamente, para los coordinadores de seguridad y salud. Por eso hemos organizado unas jornadas de seguridad y prevención de riesgos para abordar el papel de estos ingenieros y aclarar sus funciones. El objetivo es que el coordinador tenga integración en la dirección facultativa.

-¿Cuál es la mejor herencia del anterior equipo?

-Han conseguido movilizar a los colegiados para participar en las elecciones, cuando ya no tenían conexión con el colegio y esto ha supuesto un gran activo. Hay que reconocer que la junta anterior no lo tuvo nada fácil para gestionar la escasez en una etapa de crisis absoluta. Se han encontrado con el desapego manifiesto de todos los colegiados que ante el contexto no tenía ganas de participar. Lo han gestionado de una forma correcta y nos encontramos un punto de partida bastante mejor.

-¿Cómo trabaja la nueva junta?

-Persona a persona, hay mucho nivel profesional, si bien diez personas no mueven un colegio. Trabajamo para implicar a todos. Haremos mucha labor divulgativa e informativa para que trascienda a los 1.057 colegiados lo que trata la junta.

-¿Qué reto marcará su andadura?

-La sociedad ha cambiado y los ingenieros que tradicionalmente han estado en el mundo de la construcción tienen que estar en otro sitio. El cambio climático, gestión de energía, recursos renovables... En el Ibex 35, los grandes directivos son ingenieros de caminos. La diversificación ya se ha estado dando y el siguiente paso está en hacerlo con mayor presencia.

-Lleva en su programa integrar universidad, empresa y colegio. ¿Tiene ya un plan de acción?

-Hemos empezado a colaborar con la universidad y estamos en fase de diagnóstico. La Escuela de Caminos se enfrenta a un escenario de proliferación de escuelas. Hay 35 escuelas en España impartiendo el grado de ingeniería civil y algunas, el máster. Nos cabe la duda de que otras escuelas tengan un nivel de formación de excelencia similar al de Santander. Como colegio vamos a proyectar a las constructoras que los ingenieros de más calidad capaces de resolver mejor los problemas son los de la escuela de Santander.

-¿En qué va a emplear los recursos del colegio?

-Haremos un gran esfuerzo de divulgación y contamos con el apoyo del ministro Íñigo De la Serna. Estamos organizando unas jornadas divulgativas para el ciudadano de a pie sobre los beneficios de nuevas actuaciones como el tercer carril o la integración ferroviaria. Para traer a ponentes y proyectistas necesitaremos la colaboración del Ministerio y del ministro, que ya nos ha asegurado que cuando su agenda se lo permita nos acompañará.