La flota cántabra echa el cierre al bonito