Una herramienta para rentabilizar el paisaje

En la foto se aprecia el monte Buciero, con Santoña y las marismas de fondo, también protegidas./M. Cabrera
En la foto se aprecia el monte Buciero, con Santoña y las marismas de fondo, también protegidas. / M. Cabrera

El Gobierno prepara un catálogo de Paisajes Relevantes como referente para la planificación futura | Los ciudadanos podrán dar su opinión sobre los 91 espacios escogidos hasta el día 15 de agosto a través de la web de Territorio de Cantabria

Mariana Cores
MARIANA CORESSantander

El Gobierno está moldeando la herramienta que deberá ser tenida en cuenta en cualquier política, planificación o redacción de proyecto que afecte a los elementos o valores paisajísticos sobresalientes de una extensa parte del territorio de la región: el Catálogo de Paisajes Relevantes. En estos momentos se encuentra en proceso participativo para recabar la opinión de la población. El plazo para aportar sugerencias y alegaciones se ha ampliado hasta el 15 de agosto. Estas se pueden realizar a través de la web.

Se han establecido 91 lugares como 'Paisajes Relevantes', que representan el 19,43% de la superficie de Cantabria, repartidos por todo el territorio regional y con presencia en cada uno de los doce ámbitos paisajísticos establecidos en la Ley de Paisajes de Cantabria. Ahora, el interés de la Consejería que dirige Eva Díaz Tezanos es contar con la opinión de la ciudadanía.

LISTA DE PAISAJES RELEVANTES

Marina Occidental
Pechón y las Tinas; San Vicente de la Barquera y su ría; playas de Oyambre y Merón; Comillas; secuoias del monte Cabezón; Mazcuerras y paiseje subterráneo de la Cueva del Soplao.
Marina Central
Tagle; ría de Suances; estuario del Pas, dunas de Liencres y Costa Quebrada; Cueto; paisaje costero y urbano de Santander, entre Cabo Mayor y El Sardinero; bahía de Santander; acantilados y playas de Langre; Galizano, Langre y Castanedo; Santillana del Mar; paisaje minero-industrial y urbano de Reocín, Torrelavega y ría del Besaya; Sierra del Dobra; Esles; Liérganes y Rubalcaba.
Marina Oriental
Acantilados y playas entre la ría y cabo de Ajo y el cabo Quintres; paisaje costero Bruso y playa de Trengandín; bahía y marismas de Santoña; monte Buciero; Laredo; paisaje rural del valle de Liendo; monte Candina y acantilados de Liendo; Castro Urdiales; paisaje fluvial del bajo Asón y Virgen de las Nievas.
Liébana
Desfiladeros de La Hermida y del Urdón; Linares y Navedo; Piñeres y Cicera; Ándara; paisaje lebaniego de los viñedos de Castro-Cillorigo, Trillayo y Pumareña; peña Ventosa y braña de los Tejos; Los Hoyos de Lloroza y cumbre de Peña Vieja; puertos de Ávila; Fuente De y Picos de Europa, Camaleño, Potes; viñedos de Cambarco; San Glorio y el collado de Llesba; puertos de Riofrío; Dobres y Cucayo; Caloca y Bullón.
Valle del Nansa
Valle de Lafuente; Carmona y su entorno rural; Cires y su entorno rural; los invernales de Tanea; Peña Sagra; alto valle del Vendul; bosque de la ribera del río Nansa; presa y embalse de La Cohilla; desfiladero de Bejo y Tudanca y todo su entorno natural.
Valle del Saja
Valle de Cabuérniga; paisaje del arroyo de Viaña; Bárcena Mayor; Puertos de Sejos; bosque del Saja y puertos de Palombera.
Valle del Besaya
Valle de Cieza y valle de Iguña.
Valle del Pas y del Pisueña
Viesgo y Monte Castillo; Pasiego de Vega de Pas y el puerto de la Braguía; Castro Valnera y Los Picones; San Pedro del Romeral; Viaña, Yera y Pandillo; Tubera Cueto Espina y paisaje subterráneo de las cuevas de Monte Castillo.
Valle del Miera
Las Enguinzas y pozos de Noja; Lunada y Alto Miera.
Valle del Asón
Puerto de Alisas; valle de Matienzo; paisaje fluvial del Alto Asón, Peñas Rocías y Sierra del Hornijo; Brenavinto y Bustalveinte; paisaje fluvial de Gándara y paisaje pasiego del puerto de La Sía.
Campoo
Sierra del Cordel, Pico Tres Mares y Peña Labra; paisaje rural de La Serna, Paracuellos y Espinilla; Fontibre y su entorno, bosque del Alto Hijar y Embalse del Ebro.
Los valles del sur
Paisaje del Ebro, entre Rurrero y Villanueva de la Nía y La Lora y el Cañón del Ebro.

El objetivo final es el desarrollo de un catálogo que ponga en valor los diversos espacios del territorio que reúnan cualidades paisajísticas sobresalientes, identitarias, de singularidad o sean ejemplos representativos de los diferentes tipos (costeros, montaña, rurales, urbanos y demás). En dicho documento estarán identificados y descritos los elementos o aspectos que confieren la singularidad o la cualidad relevante de dichos paisajes. También se tienen en cuenta las alteraciones que pueda causar la pérdida de valor paisajístico y se incluirán las medidas que aseguren su conservación.

Pero, como destaca el director general de Ordenación del Territorio, José Manuel Lombera, «con esta herramienta no se pretende señalar que los paisajes incluidos sean los únicos que tengan valor, sino que son los que se han de significar y utilizar como referentes. Tampoco se quiere establecer un inventario de paisajes que hayan de ser necesariamente protegidos. No tiene esa finalidad».

En este sentido Lombera apunta que la Ley del Paisaje de Cantabria «introduce una mayor panoplia de instrumentos, que cumplen diferentes finalidades. El Catálogo de Paisajes Relevantes incluye también paisajes en los que el reto es su adecuada gestión, en los que se puede intervenir, pero de modo regulado, respetando el carácter de los elementos o aspectos que lo singularizan. Incorpora, además, aspectos divulgativos, de educación en la conservación del paisaje. Es decir, su eficaz aplicación se sustenta en la implicación de la población en la gestión de sus paisajes».

Desde finales de abril se han desarrollado diversas sesiones con agentes, organizaciones y expertos en las que se ha debatido el proyecto y en las que los participantes dieron su opinión. Para Lombera «la participación ciudadana es esencial».

De las cien alegaciones recogidas hasta el momento a través de la web y en estos grupos, cuenta Lombera, «la mayor parte recoge sugerencias de ajuste de las delimitaciones y referencias sobre elementos y aspectos paisajísticos concretos a tener en cuenta en el catálogo. Únicamente dos ámbitos han recibido algún cuestionamiento: el paisaje de Fontibre y su entorno, y el paisaje de viñedos de Cambarco».

También hay propuestas para ser incluidas en el documento «que serán valoradas», señala. Algunas de estas son el entorno del embalse de Alsa y Monte Canales; la ampliación hacia el este del paisaje del Monte Candina y acantilados de Liendo; los valles de Carriedo y de Toranzo; el monte Tejada, el alcornocal de Tolibes, el Pico Candiano, varios espacios costeros de la marina occidental, la senda fluvial del Nansa o las hoces del Besaya.

Otras indicaciones plantean separar el paisaje del Castro Valnera y los Picones (ahora propuesto como un único paisaje) en dos relevantes diferenciados. En otro caso, por el contrario, se pide unir en un solo paisaje relevante los dos denominados ahora como paisaje de Lunada y paisaje pasiego del Alto Miera.

El catálogo está dividido en 30 paisajes de montaña y de alta montaña, 29 rurales, 14 fluviales, 13 costeros, 11 urbanos o periurbanos, 5 industriales y mineros y 2 paisajes subterráneos.

Los siguientes pasos del documento serán pasar la aprobación inicial de la Crotu, tras lo que se someterá a información pública durante un mínimo de dos meses, se atenderán las alegaciones y volverá a la Crotu antes de ser aprobado como decreto por el Consejo de Gobierno. «Todo ello antes de que termine esta legislatura», según indica Lombera.

Entre las entidades con las que el grupo de trabajo se ha reunido está Ecologistas en Acción, que ha valorado positivamente esta iniciativa. Sin embargo, considera que «se vuelve a recaer en los mismos errores de planteamiento y falta de coordinación institucional», en una iniciativa que, desde su punto de vista, «debería aplazarse mientras no se aprueben las Directrices del Paisaje por economía y prioridad legislativa y hasta la adopción de una estrategia global, interdisciplinar y pormenorizada de prevención de impactos sobre el paisaje».

También denuncian la exclusión de esa lista de zonas de «elevadísimo valor paisajístico». Hasta cien paisajes, señalan, «han sido olvidados» a pesar de su «gran relevancia». Y señalan como ejemplo la Sierra del Escudo de Cabuérniga, Monte Corona o Monte Canales.

 

Fotos

Vídeos