Unos incendian... y otros reforestan

Un niño colabora y pone su grano de arena en la plantación de nuevos plantones./DM
Un niño colabora y pone su grano de arena en la plantación de nuevos plantones. / DM

Sesenta voluntarios repoblaron las laderas de Pozos de Valcaba que ardieron la semana pasada

Javier Gangoiti
JAVIER GANGOITISantander

Si hay algo positivo que extraer de las oleadas de incendios de las últimas semanas es el esfuerzo incansable de quienes disminuyen el daño causado por los incendiarios. Están, en primer lugar, los efectivos que combaten cara a cara contra el fuego y que realizan esta labor en cuanto reciben un aviso. Pero al día siguiente, sin embargo, cuando el paisaje se viste de negro y todo cuanto queda es ceniza, aparecen otros héroes anónimos. Es el caso de los 60 voluntarios que aceptaron la llamada de la Fundación Naturaleza y Hombre (FNYH) para acudir al paraje afectado de Los Pozos de Valcaba, en Pámanes (Liérganes). La colaboración dio para plantar cerca de 400 ejemplares de madroños, laureles, encinas y endrinos sólo en la mañana del sábado. Unos queman, y otros reforestan.

Como en otras localidades, el paisaje en aquella zona era desolador. Particularmente esta escena estaba marcada por la ausencia de bosques adultos y numerosas zonas de matorral. Y lo que es más lamentable: la desaparición de una reforestación joven con arbolado autóctono que la FNYH había llevado a cabo ahí mismo hace unos pocos años. Eran cerca de 25 hectáreas arrasadas, según estimó la presidenta de la Junta Vecinal de Pámanes, Ana Ríos, que no consumieron la moral de niños y adultos para animarse a repoblar esta área, a escasos metros de lo que fuera una próspera zona basada en el sector minero, en la ladera sur de Peña Cabarga. «Más o menos el 70% del trabajo que habíamos realizado allí se ha quemado», lamentó la organización.

  • 400

árboles llegaron a replantar los voluntarios durante la jornada organizada por FNYH.

Por suerte, la labor vecinal ayudó a recuperar esta repoblación, que forma parte de la red de espacios naturales del proyecto LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander, y que se propone de dotar a los municipios en torno a la bahía de una red de espacios verdes en zonas degradadas, pero de gran valor ecológico. Por este logro, y por la disposición popular a participar en esta empresa -la gran cantidad de solicitudes obligó a cerrar las inscripciones-, Carlos Sánchez, presidente de FNYH, quiso «agradecer el esfuerzo a todos los asistentes», entre los que hubo muchas familias de la localidad.

DM

Ese espacio reforestado fue víctima de los incendiarios el lunes de la semana pasada, 4 de marzo, el mismo día que los guardas rurales lamentaban que los años de trabajo que realiza la entidad para repoblar montes se están viendo afectados por la amenaza de los incendios forestales. Las llamas se llevaron por delante ejemplares de diferentes especies, desde madroños, castaños y endrinos hasta laureles y saúcos que poco a poco iban creciendo en muchas de las fincas. Las fuertes rachas de viento agravaron los daños y la catástrofe alcanzó también a los grandes árboles de bosque mixto que bordean estas lagunas. Sánchez adelantó entonces que pedirían una investigación de lo ocurrido para dar con los causantes.

La zona

Los Pozos de Valcaba son dos lagunas artificiales de origen minero rodeadas de un frondoso bosque al pie del macizo de Peña Cabarga, en Pámanes. Su abandono llenó este paraje de plumeros, pero tras los trabajos de restauración, en colaboración con la Junta Vecinal local y el Consistorio lierganés, esta especie invasora retrocedió a favor del arbolado autóctono. Hoy, cuando los incendiarios no lo impiden, estas lagunas forman parte de los senderos turísticos del municipio.

Las repoblaciones con especies autóctonas de los Pozos de Valcaba forman parte del proyecto LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander, coordinado por la FNYH, en asociación con la empresa pública MARE, y que cuenta con la cofinanciación de la Unión Europea, la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria y el apoyo de Fundación Biodiversidad, dependiente a su vez del Ministerio para la Transición Ecológica.