Sin libros de texto ni ordenadores

Así es la Escuela Waldorf Cantabria