Los mariscadores piden a Oria «el dinero que nos prometió»

Los mariscadores dejaron ayer un elocuente mensaje a las puertas de la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación./Sane
Los mariscadores dejaron ayer un elocuente mensaje a las puertas de la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación. / Sane

La directora de Pesca, Marta López, recuerda que el Gobierno regional «ha invertido en el sector cerca de 310.000 euros en los últimos dos años»

NACHO GONZÁLEZ UCELAY SANTANDER

Casi medio centenar de mariscadores se concentraron este lunes a las puertas de la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación para protestar por el recorte que ha sufrido la partida destinada al Plan de Regeneración Marisquera de las Bahías de Santander y Santoña, que, según dice el colectivo, «ha pasado de los 180.000 euros prometidos a 104.000».

Pancarta en ristre, los integrantes de las asociaciones La Campanuca (Santander) y Arcisa (Santoña) reclamaron al Gobierno regional «el dinero que nos prometieron» para poder acometer un proyecto del que dependemos para subsistir en un momento crítico para la actividad marisquera.

Según aseguró el presidente de La Campanuca, José Luis Álvarez, «primero nos dijeron que la partida iba a ser de cerca de 180.000 euros y ahora nos dicen que como consecuencia de los recortes se va a quedar en 104.000».

De otro lado, Álvarez denunció que la tramitación de esa partida, con la que se afrontan los gastos derivados de la ejecución de los trabajos de regeneración de las bahías, de la compra de semillas de almejas y de la adquisición de todos los materiales necesarios, «no se ha producido hasta el pasado mes de agosto», de tal manera que los mariscadores «no hemos podido cobrar los primeros siete meses del año».

A esta anterior suman los afectados otras dos reivindicaciones más. La primera, una mayor flexibilidad de los horarios de los puntos de primera venta, zonas de paso obligado para registrar el marisco capturado, «porque para cumplir con las leyes nos hacen perder muchas mareas». Y la segunda, una revisión del llamado Plan de Explotación del Erizo, «que se ha puesto en marcha tarde, acotándolo a tres zonas de difícil acceso (a Oyambre, Pechón y Liñera) y con un límite de 18.500 kilos» que no saben adonde han ido a parar. «A 60 kilos semanales por mariscador y un máximo de 22 semanas salen 13.200», calcula el presidente, que solicita a la Consejería que explique «dónde están los otros 5.300 que faltan».

Receptora de esta batería de demandas, la directora general de Pesca, Marta López, quien recordó que el colectivo de los mariscadores «tiene pendiente una reunión con el consejero Jesús Oria a la que aún no han confirmado su asistencia», indicó que en los últimos dos años «el Gobierno de Cantabria ha invertido 310.000 euros en el sector», al que el Ejecutivo, precisó López, «está destinando esta legislatura muchísimo dinero, muchísimo esfuerzo y muchísimo trabajo». Trabajo que, según la directora, «está dando sus frutos porque tenemos datos relacionados con la regeneración de la Bahía de Santander que así lo demuestran».