Un menor usurpa la identidad de una compañera de instituto para pedir fotos a sus amigas por correo electrónico

Un menor usurpa la identidad de una compañera de instituto para pedir fotos a sus amigas por correo electrónico

La Guardia Civil investiga al chico, de 17 años y residente en el municipio de Santillana del Mar, como presunto autor de los delitos de usurpación de identidad y revelación de secretos

DM .
DM .Santillana del Mar

La Guardia Civil ha procedido el pasado lunes a instruir diligencias en calidad de investigado a un menor de 17 años de edad como presunto autor de los delitos de usurpación de identidad y de revelación de secretos.

Fue el pasado mes de marzo cuando una mujer acudió a la Guardia Civil junto con su hija menor de edad para denunciar que alguien había logrado averiguar la contraseña del correo electrónico de la menor.

Desde ese momento, explica la Guardia Civil, se modificó la citada contraseña consiguiéndose el control total de ese correo electrónico. A partir de aquí, la persona que usurpó la contraseña se hizo pasar por la víctima con el fin de solicitar fotografías y documentos a otras menores.

«Los agentes comenzaron una ardua investigación para lograr detectar la ubicación del o de los dispositivos electrónicos desde los cuales se estaban llevando a cabo la usurpación de identidad», explica el instituto armado. Gracias a las pesquisas realizadas, se localizó un dispositivo electrónico a través del cual se estaba utilizando ese correo electrónico. Dicho aparato estaba ubicado en una vivienda del término municipal de Santillana del Mar que no coincidía con el domicilio de la víctima.

Una vez identificado el medio electrónico desde el que se estaba llevando a cabo la usurpación de identidad, se averiguó que lo podría estar manejando un menor que había coincidido con la víctima en el instituto. Ambos menores habían realizado diversos trabajos en grupo, a raíz de los cuales, la víctima, había facilitado su correo electrónico y contraseña al menor ahora investigado.

Una vez el menor tuvo en su poder el correo electrónico con la contraseña, se la modificó para evitar que la víctima pudiera tener acceso al correo y, de esta manera, él poder hacerse pasar por ella sin ningún problema, solicitando fotografías y archivos a diferentes amigas de la víctima.

Por todo ello, se han instruido diligencias en calidad de investigado al menor por los delitos de usurpación de identidad y revelación de secretos.