«La navaja del agresor era tan grande como la de Curro Jiménez»

Zona de Solares, debajo del viaducto de la autovía, donde se inició la discusión que acabó con un joven apuñalado por la espalda./DM
Zona de Solares, debajo del viaducto de la autovía, donde se inició la discusión que acabó con un joven apuñalado por la espalda. / DM

Testigos de las puñaladas del domingo en Solares aseguran que la víctima corrió pidiendo ayuda hasta que se desplomó

DM

El joven que recibió dos puñaladas el pasado domingo en Solares permanece ingresado en la UCI de Valdecilla con respiración asistida «en estado muy grave». Según ha podido saber este periódico, A. M., de 23 años y residente en La Penilla (Santa María de Cayón), llegó al hospital en estado de «shock hemorrágico» por una de las puñaladas que afectaron al pulmón y fue intervenido de urgencia.

El presunto agresor, A. H., es otro joven, de 18 años y vecino de La Rañada (Entrambasaguas), al que conocía y que se encontraba con su pareja. Al parecer la pareja había estado esperando a que la novia de la víctima abandonara su trabajo. Ésta salió acompañada por su novio y ambos fueron localizados por el agresor, que en ese momento sacó una navaja y se la clavó por la espalda al varón al menos en dos ocasiones.

El suceso tuvo lugar en el entorno del campo de fútbol de la localidad, cerca del viaducto de la autovía, y el desencadenante pudo ser un conflicto amoroso o venganza, por lo que se presume que la agresión fue totalmente premeditada. Tampoco se descarta la violencia de género, ya que la novia del chico herido de gravedad había denunciado al detenido «en varias ocasiones», según fuentes del entorno de la víctima. Algunos de los testigos declararon también que la chica había recibido golpes por parte del detenido.

El joven permanece ingresado en la UCI con respiración asistida «en estado muy grave»

Un testigo de lo sucedido relató a este periódico cómo él y su mujer escucharon gritos y salieron a ver qué pasaba. Se trata de una pareja de avanzada edad que vive en la urbanización de viviendas sociales junto al descampado del viaducto donde sucedió todo.

«Nuestra vivienda da un poco atrás, pero las vecinas del otro lado gritaban», explicaron. Al salir se pudo ver a un chico corriendo y pidiendo ayuda, hasta que se desplomó «allí donde está ese coche blanco», señaló en dirección al aparcamiento. «Detrás iba ese demonio», explicó aún aturdido el hombre, que también contó que otros vecinos vieron cómo pegaba también a la chica con una barra.

«Cuando salimos los vecinos salió corriendo y tiró la navaja debajo de un coche, allí la encontró la Guardia Civil», dijo señalando el lugar. «Era tan grande como la de Curro Jiménez», comparó aún consternado. «Menuda tarde pasamos, pobre chico», lamentó.

La Rañada

A escasos 300 metros en línea recta del lugar del apuñalamiento se encuentra el barrio de La Rañada. Es una zona dormitorio y la línea divisoria entre los municipios de Medio Cudeyo y Entrambasaguas. Allí poca gente conocía ayer a los dos muchachos. En uno de los portales de las viviendas viejas vive el presunto autor del apuñalamiento. Lo hace desde «hace poco» y los escasos vecinos que tienen alguna referencia de él admiten que fue «algo conflictivo en el colegio», pero prefieren no entrar en detalles y guardar silencio.

 

Fotos

Vídeos