La Nobel Donna Strickland asegura en la UIMP que aún queda «mucho trabajo por hacer» para lograr la igualdad

La Nobel Donna Strickland asegura en la UIMP que aún queda «mucho trabajo por hacer» para lograr la igualdad
UIMP

La Premio Nobel de Física 2018 ha recibido en la UIMP el Premio 'Julio Peláez' para visibilizar la labor de las mujeres en la ciencia

E. PRESSSantander

La Premio Nobel de Física 2018 Donna Strickland ha recibido este martes la Medalla de Honor del Premio Julio Peláez a las Pioneras de la Ciencias, en un acto en el que ha puesto de relieve la labor de las mujeres en este campo y ha manifestado que aun «hay mucho trabajo por hacer» para lograr la igualdad de género.

La Medalla de Honor Julio Peláez se concede por primera vez este año por parte de la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno, que ha creado este reconocimiento para visibilizar la labor de mujeres del ámbito internacional en la ciencia. Además, en esta ocasión también tiene como objetivo resaltar la condición de pionera de Strickland, al ser la tercera mujer en recibir el Nobel de Física desde su creación en 1901.

Strickland ha reconocido que la sociedad está avanzando en la igualdad, pero lo hace «de forma lenta», y ha recordado que en su país -Canadá- sólo un 15 por ciento de los ingenieros son mujeres. Así, ha manifestado que aunque no a todas las mujeres tiene que gustarles la ciencia, «al menos tienen que tener la oportunidad» de dedicarse a ella.

Durante su discurso, ha recordado su etapa de estudiante y ha asegurado que «siempre» fue consciente de en qué materias era buena, además de que ha subrayado que en la universidad solo tuvo una profesora mujer.

La entrega del galardón ha tenido lugar en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en el marco de los Cursos de Verano, donde Donna Strickland participa esta semana en el curso 'IV International School on Light Sciences and Technologies. Light in Sources, Health and Medicine'. Además, la UIMP la investirá Doctor Honoris Causa el próximo jueves, día 20.

En el acto han participado el presidente de la Fundación, Teodoro Sánchez Ávila, quien ha hecho entrega del Premio; la vicerrectora de Difusión e Intercambio Científico, María del Mar Hernández; la presidenta del jurado que ha otorgado el premio, Paqui García; y la propia galardonada, que se ha mostrado «muy agradecida».

«Romper techos de cristal»

El presidente de la Fundación ha explicado que este premio, dotado con 12.000 euros, va dirigido a mujeres que «muchas veces» han tenido que «romper techos de cristal» y «no han recibido el reconocimiento que merecen».

Además, ha añadido que la fundadora de esta organización estaría «muy feliz» de ver reconocido el trabajo femenino, así como su marido, Julio Peláez, que fue quien ayudó a su mujer y le «contagió» a ella su «amor por la ciencia», ha dicho.

Por otro lado, ha indicado que la fundación financia 16 proyectos de investigación científica y el trabajo de más de 50 jóvenes investigadores que realizan tesis con sus contratos predoctorales.

En la misma línea, la presidenta del jurado ha destacado que es «esencial» dar visibilidad a estas mujeres cuyo trabajo ha sido «crucial», así como reconocer su «valor y perseverancia» para que sirvan como «modelo» para las nuevas generaciones.

Asimismo, ha comentado las dificultades que tienen las mujeres a la hora de iniciarse en este ámbito, y ha insistido en que a pesar de que la discriminación se está reduciendo, todavía existe en algunos países.

Por último, la vicerrectora ha agradecido la labor de visibilidad del trabajo de la mujer a la Fundación Tatiana Pérez de Guzman el Bueno y ha reconocido el trabajo «absolutamente pionero» en la física de Donna Strickland, que ganó el Nobel por su método para generar los pulsos de láser «más cortos e intensos creados por la humanidad».