El PP pedirá en el Parlamento la reprobación y cese de Real por los «contratos irregulares» en el SCS

Buruaga, Real y Casares, en una foto de archivo./Javier Cotera
Buruaga, Real y Casares, en una foto de archivo. / Javier Cotera

«La consejera está inhabilitada para dirigir la sanidad pública de Cantabria y no puede permanecer al frente de la misma un minuto más», ha denunciado María José Sáenz de Buruaga

DM .
DM .Santander

El PP pedirá en el Pleno del Parlamento de Cantabria del 18 de junio la reprobación y el cese de la consejera de Sanidad, la socialista María Luisa Real, después de que el informe de la Inspección Sanitario haya «verificado», a su juicio, «de cabo a rabo» las supuestas «irregularidades» en las contrataciones del Servicio Cántabro de Salud.

La presidenta del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, espera que «se sumen» a esta proposición no de ley todos los demás grupos de la oposición, tanto Podemos como los dos integrantes del grupo mixto, Rubén Gómez (Ciudadanos) y Juan Ramón Carrancio, ex de la formación naranja.

Sáenz de Buruaga ha insistido en señalar que Real «está inhabilitada para dirigir la sanidad pública de Cantabria y no puede permanecer al frente de la misma un minuto más. Creo que, en este momento, no hay ningún asunto sobre el que exista mayor grado de consenso o unanimidad de la oposición en el Parlamento».

«Si Revilla no quiere mover ficha, le vamos a empujar a hacerlo. Le vamos a obligar. No nos deja otra salida» maría josé sáenz de buruaga

En la comparecencia de Real de esta semana en la Comisión de Sanidad, los representantes de PP, Podemos y Cs ya reclamaron el cese de la consejera, no así Carrancio, si bien éste afirmó que «no le convencieron» algunas de las explicaciones de la consejera y señaló que, a su juicio, sí podrían existir ilícitos penales en los contratos del SCS examinados por la Inspección Sanitaria tras la denuncia.

Saénz de Buruaga ha vuelto a advertir al presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (PRC) que «se está equivocando gravemente» al mantener en su cargo a la consejera y de que «su inacción tan solo contribuye a agravar las sospechas sobre la gestión de su Gobierno» y también de que «cuanto más tarde en atajar de raíz este presunto caso de corrupción, más tiempo habrá sido su cómplice».

«Si él no quiere mover ficha, le vamos a empujar a hacerlo. Le vamos a obligar. No nos deja otra salida», ha dicho la presidenta del PP, que ha justificado así la presentación de la proposición no de ley.