El pequeño comercio pide volver al antiguo modelo de rebajas

Una mujer, cargada con bolsas de diferentes comercios ayer, primer día 'oficial' de rebajas. /Daniel Pedriza
Una mujer, cargada con bolsas de diferentes comercios ayer, primer día 'oficial' de rebajas. / Daniel Pedriza

La libertad de las tiendas para ofrecer descuentos en cualquier momento del año «ha acostumbrado al cliente a encontrar siempre precios bajos»

ÁNGELA CASADO SANTANDER.

Termina la Navidad y comienzan las rebajas. Tan solo un día después de abrir los regalos de los Reyes Magos. Un fenómeno que trae a la memoria una imagen muy característica: la de cientos de personas agolpándose en las puertas de los comercios con la esperanza de adquirir sus prendas soñadas a precio de ganga. Pero hace ya más de seis años, en julio de 2012, que se liberalizaron las rebajas. Una acción que permite, desde entonces, que los establecimientos hagan descuentos y promociones en cualquier momento del año. Los descuentos de mitad de temporada, el 'Black friday'... Cualquier excusa vale para bajar los precios.

Ya no hay colas a las puertas de las grandes superficies ni un volumen de ventas excepcional durante la primera jornada de rebajas. Ayer habría sido el día en el que tradicionalmente comenzasen, pero muchas tiendas lucen los carteles plagados de porcentajes desde que comenzó diciembre. «Esto perjudica a consumidores, minoristas y grandes superficies», asegura el director general de Coercán, Gonzalo Cayón. «Existe confusión, los clientes no saben cuándo hay descuentos, a los comerciantes les cuesta organizarse con los proveedores...». Afirma que ayer hubo «cierto tirón», pero nada comparable con lo que ocurría cuando existían dos periodos de rebajas «bien definidos». «Ayer también había mucha gente cambiando los regalos de las Navidades o gastando el dinero que le dejaron los Reyes». Considera que las ventas por Internet, por el momento, no suponen un peligro para el comercio tradicional. «Su cuota de venta es muy baja».

«Existe mucha confusión. Las rebajas interminables perjudican a minoristas, mayoristas y clientes» Gonzalo Cayón | Director General de Coercán

Las devoluciones son otro de los grandes quebraderos de cabeza del pequeño comercio. «Antes era inimaginable, solo se cambiaban prendas si fallaba la talla o tenía taras», expone Cayón. Las grandes cadenas «pueden aguantarlo», pero los pequeños negocios no. «Si se juntan varias personas para devolver los regalos, pueden encontrarse con que la caja de la tienda no tiene el dinero suficiente. Esta práctica hace muchísimo daño», añade el presidente de la Asociación de Pequeños y Medianos Empresarios, Comerciantes y Autónomos de Cantabria (Apemecac), Miguel Rincón. «Al gran comercio nunca se le termina la mercancía. Pero el pequeño, si vende todo el género durante los innumerables descuentos, ya no tiene nada que vender a su precio real», describe. Rincón habla con contundencia y no duda en afirmar que adoptar costumbres comerciales americanas «ha sido un auténtico desastre».

«Cuando los grandes ya no tengan competencia, harán lo que quieran con precios y empleados» Miguel Rincón | Comerciantes de Cantabria

A simple vista, parece que los clientes son los grandes beneficiarios. «Acostumbras a los consumidores a que siempre haya rebajas. Las grandes distribuidoras pueden aguantarlo, pero los minoristas no», apunta el presidente de la Agrupación de Comerciantes del Casco Viejo y Ensanche de Santander, Agustín Ordejón. «Los cierres van a ser masivos», pronostica Rincón. «El cliente solo ve las bondades de los grandes. Pero cuando solo estén ellos, sin competencia, ¿qué empleo van a generar y qué precios van a tener?».

«Las cadenas comerciales pueden aguantar tanto descuento, pero los pequeños comercios no» Agustín Ordejón | Comerciantes de Santander

Medidas gubernamentales

El polémico debate sobre la liberalización de las rebajas ha llevado al Gobierno de España a tomar la determinación de crear un grupo de trabajo en el que se estudie la actual regulación de los horarios comerciales y de los periodos de descuentos. «De momento, solo es una teoría que no se lleva a la práctica», comenta Rincón. «No les importamos. No se dan cuenta de que los comercios dan sabor y encanto a las ciudades», apostilla. «El Gobierno ya ve lo que está pasando y estudia volver a definir los dos periodos de rebajas», añade un optimista Ordejón. El director general de Comercio del Gobierno de Cantabria, Raúl Pelayo, se mantiene al margen de la disputa. «Es asunto del Gobierno central, nosotros nos limitamos a cumplir con las normas vigentes, que permiten la liberalización de las rebajas», concluye. En opinión del experto, el reto está en el auge de las compras online.

 

Fotos

Vídeos