'Peregrinos por el Norte', cien hoteles con servicios especiales en el Camino

De paso. Imagen de archivo de unos peregrinos transitando por el Camino por tierras cántabras. :/María Gil Lastra
De paso. Imagen de archivo de unos peregrinos transitando por el Camino por tierras cántabras. : / María Gil Lastra

La hostelería de Cantabria se une a las patronales de las comunidades vecinas en una campaña que promociona la ruta jacobea por la costa y da «valor añadido» al alojamiento de los caminantes

Marta San Miguel
MARTA SAN MIGUELSantander

Cada cual elige cómo llegar hasta Santiago de Compostela, si a pie, incluso caballo, desde Asturias o desde más lejos. El objetivo es alcanzar el Jubileo y que la experiencia suceda en el Camino. Cantabria forma parte de este itinerario por la ruta que sigue el Camino de la Costa, con un recorrido de cien kilómetros, que parte de Hendaya , en la frontera con Francia, para culminar en Arzúa (La Coruña), a 40 kilómetros de la catedral de Santiago. En esa experiencia ha encontrado la Asociación de Hostelería de Cantabria (AEHC) un espacio donde asomarse y ofrecer sus servicios a través de los hoteles que conviven entre la red de albergues de los peregrinos. Por ello se ha creado la marca 'Peregrinos por el Norte. De hotel en hotel' bajo la cual los alojamientos turísticos se han adecuado para «dar asistencia a unos huéspedes que, como peregrinos, requieren de servicios fuera de lo habitual».

Estos servicios se canalizan bajo una imagen de marca que asegura que el hotel en cuestión ofrece al menos diez de las doce condiciones necesarias para formar parte de la asociación. Estos servicios son, por ejemplo, disponer de un fisioterapeuta, recogida y entrega de maletas entre etapas, lavandería express o traslado directo al aeropuerto.

Al menos diez condiciones

1
Wifi gratuito.
2
Servicio de masajista o de fisioterapia.
3
Preparación de bolsa de picnic con almuerzo.
4
Horario de desayunos y comidas adaptado al peregrino.
5
Lavandería express.
6
Traslado y custodia de equipaje.
7
Barritas energéticas y bebidas isotónicas como detalle de bienvenida.
8
Guarda bicicletas y disponibilidad de recambios básicos.
9
Ayuda y recogida de peregrinos que no puedan finalizar la etapa.
10
Información meteorológica.
11
Traslado al aeropuerto.
12
Datos locales del Camino.

En sus inicios la propuesta sólo contaba con la participación inicial de Asturias y Cantabria. Hoy en día sigue creciendo y aglutina un centenar de establecimientos comprometidos con aportar un «valor añadido» al peregrino: hay ocho en Galicia, 54 en Asturias y 23 en el País Vasco. Cantabria aporta 16 alojamientos inscritos a este proyecto que, según el presidente de los hosteleros, Ángel Cuevas, persigue «recuperar el Camino del Norte y posicionar estas comunidades dentro de esta prestigiosa ruta». Para ello, dice, se debe «favorecer y facilitar la estancia al peregrino y adaptarnos a sus necesidades para recuperar el protagonismo algo perdido». El beneficio, dice, no sólo recaerá en la hostelería sino a negocios locales.

El mayor tráfico de peregrinos discurre por el conocido como Camino Francés, y el mentado Camino de la Costa transcurre como su propio nombre indica bordeando el Cántabrico. La iniciativa «trata de aprovechar esa corriente continua de peregrinos», ya que las estadísticas advierten que crece de manera exponencial como alternativa a la masificación del 'camino francés', con el fin de «captar clientes que sean de verdad nuestros, sin intermediarios».

El programa se dirige directamente a los peregrinos, un sector «en el que hemos detectado un alto potencial de ventas y crecimiento, centrándonos en aumentar los servicios y el valor añadido que recibe el cliente». En ese sentido, las actividades previstas para lograr este aumento de peregrinos surgieron en la reunión que las asociaciones involucradas en este proyecto mantuvieron el pasado noviembre. «La primera medida que vamos a llevar a cabo es crear una nueva página web para absorber a todas las asociaciones que formamos parte de este proyecto», explica Ángel Cuevas. En ese sentido, dice, cada una de las asociaciones pondrá un comercial que vaya a los establecimientos para ofrecerles formar parte del proyecto.

Un establecimiento cada seis kilómetros en Cantabria

El Camino del Norte, también conocido como el Camino de la Costa, recorre todo el norte de España en sentido este-oeste, bordeando la costa cantábrica. Parte desde el Puente de Hendaya, en San Sebastián, y cuenta con 32 etapas hasta finalizar en Arzúa (Coruña) en donde se une al Camino Francés, mucho más demandado. La propuesta de ofertar servicios exclusivos a los caminantes está, en palabras de Ángel Cuevas, más que cubierto: «En Cantabria, el número de establecimientos unidos es relevante dado que la ruta atraviesa la región a lo largo de unos cien kilómetros y ya hay más de un establecimiento cada seis kilómetros, con lo que queda más que cubierta». El Camino de la Costa es la segunda vía más larga, por detrás sólo de la Ruta de la Plata en número de kilómetros, sin embargo, no goza de tanta popularidad.

El empeño de las asociaciones de hostelería unidas bajo este proyecto persigue dotar a este itinerario de una vertiente que aúne servicios como visitas guiadas a monumentos del Camino o misas para peregrinos. Entre los retos que tiene por delante el proyecto está incorporar más servicios como, por ejemplo, el de «cuidado de pies con un podólogo, o proponer rutas a caballo o en bici mejorando las señalizaciones», con el fin de que el Camino sea lo más flexible posible, «pensando siempre en ofrecer más a los peregrinos», dice el presidente de los hosteleros.

El proyecto de 'Peregrino por el Norte. De hotel en hotel' nació en 2017 tras firmar el acuerdo Cantabria y Asturias. Unos días después se unieron las asociaciones de Santiago de Compostela, Coruña y Lugo y, dos meses después, se adhirieron el resto, las asociaciones de Vizcaya y Guipúzcoa, que son dos: una de hostelería y otra de alojamientos.