Revilla no quiere «broncas» y le dice a De la Serna que «cada uno en su lugar rememos en la misma dirección»

Íñigo Fernández. /P. Hoyos
Íñigo Fernández. / P. Hoyos

En un momento en que el ministro y el presidente regional dan un paso atrás en la polémica de estos días, el PP sale para exigir al líder regionalista que ponga fin a la «confrontación permanente»

DM .
DM .Santander

El Partido Popular ha entrado hoy como actor con voz en la trama de enfretamientos que mantienen el Gobierno regional y el Estado -más concretamente el Ministerio de Fomento- desde hace varios días con el plan de desarrollo de la CEOE como detonante último, aunque no el único. Sin embargo, el tono va perdiendo virulencia. Si ayer el ministro Íñigo de la Serna daba por zanjada la polémica por entender el trabajo entre administraciones «desde la lealtad», hoy el presidente Miguel Ángel Revilla aseguraba no querer «broncas con nadie» y pedía a De la Serna que «cada uno en su lugar rememos en la misma dirección» para «sacar adelante» a la Comunidad Autónoma. En esa tendencia a rebajar tensiones, el líder regionalista hasta ha ensalzado la forma en que De la Serna está llevando los proyectos de Fomento y reconocía que cuando pasen de los despachos a los hechos van a suponer «un boon» de obra pública en la región.

En este escenario es en el que el PP pedía hoy al presidente que «se serene, reflexione y ponga fin a la estrategia de confrontación permanente» en la que a su juicio está instalado. Una estrategia que, según ha afirmado el diputado Íñigo Fernández en rueda de prensa, «no conduce a nada bueno y está perjudicando a Cantabria».

El tono que rebajaba ayer el ministro, tomaba fuerza de nuevo con Fernández quien cree que con la legislatura llegando a su fin, Revilla «lo único que deja detrás es una una cascada de polémicas». «No recibe a la mitad de los alcaldes, no escucha a los representantes de los agentes económicos y sociales y está en permanente estado de confrontación con el Gobierno de la Nación», ha insistido.

El diputado 'popular' ha dicho que ese «permanente estado de confrontación nos lleva al absurdo de que cada vez que se anuncia una inversión del Estado en Cantabria y Revilla monta en cólera». «Parece que le dan un disgusto, da la sensación de que tiene envidia», ha opinado el diputado popular, quien considera que ello se debe a que con los anuncios de inversiones de otras administraciones «queda en evidencia el fracaso de su gestión».

Fernández ha reiterado que el Gobierno de Revilla «no dialoga, no trabaja, no gestiona, y para tapar esa ineficacia, está instalado permanentemente en la estrategia de la polémica con todos». El parlamentario del PP ha añadido que Revilla «se rasga las vestiduras porque el señor Rajoy no le recibe», y sin embargo, muchos alcaldes «llevan años esperando a que el presidente de Cantabria les reciba».

En lo que sí ha insistido Revilla hoy -durante la inauguración de la fábrica de Naturgas en Arenas- es en que no le gusta que «se metan en las competencias que son de uno» . «Yo tampoco me meto en las competencias que sean del Ministerio, que lo que tiene que hacer es desarrollar todos esos proyectos maravillosos que nos están anunciando y que, de llevarse a cabo, cambiarán radicalmente a esta región», ha afirmado el presidente regional.

En este punto, ha señalado que los proyectos anunciados por Fomento para la comunidad están en su mayoría «en vías de redacción» pero ha confiado en que, cuando sean adjudicados y comiencen las obras, «aquí habrá un boom de inversiones que hasta ahora no ha habido, porque en estos últimos cuatro años pues ha habido un absentismo del Ministerio de Fomento total».

Para Revilla, De la Serna «está trabajando bien en que esos proyectos cuanto antes se pongan en marcha» y mientras el Gobierno de Cantabria trabaja en el marco de sus competencias, una de las cuales es la planificación del desarrollo económico de la región.

El PRC por su parte ha lamentado que el PP «confunda defender los intereses de los cántabros con la confrontación» y le ha instado a que se sume a la reclamación del pago de la deuda «que el Gobierno de Mariano Rajoy tiene con Cantabria».

En una nota de prensa, el portavoz regionalista en el Parlamento, Pedro Hernando, ha sugerido al diputado popular Íñigo Fernández, que «se apacigüe, calme y "abandone la política de la estridencia». Hernando ha calificado de «escandaloso» que quien eliminó órganos representativos, consultivos e interlocutores con la Administración, como el Consejo Económico y Social, el Consejo de la Juventud o el Consejo de la Mujer, hable de «falta de diálogo« con los agentes sociales o los ayuntamientos, «cuando ha sido el Gobierno de Miguel Ángel Revilla el que ha retomado las negociaciones y los acuerdos en las mesas sectoriales».