Cantabria ofertará 140 plazas de formación de sanitarios especializados en el periodo 2019-2020

Intervención quirúrgica en el hospital Valdecilla./Roberto Ruiz
Intervención quirúrgica en el hospital Valdecilla. / Roberto Ruiz

Se reformarán los exámenes para recortar en una hora su duración y en 50 el número de preguntas

DM .
DM .Santander

Cantabria ofertará un total de 140 plazas de formación sanitaria especializada en la convocatoria 2019-2020, un 15,7% más que en la anterior, que es la correspondiente a 2017-2018, según se ha aprobado este lunes en el pleno de la Comisión de Recursos Humanos del Sistema Nacional de Salud (SNS).

El consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, ha defendido la propuesta en el pleno de la Comisión de Recursos Humanos del Sistema Nacional deSalud (SNS), que ha aprobado un incremento que sitúa a Cantabria entre las regiones con más plazas por habitante (23 por cada 100.000) junto a Madrid y Navarra, ha informado el Gobierno regional.

Del total de 17 plazas nuevas, 8 serán para la formación en medicina (MIR), una en psicología (PIR) y 8 para enfermería (EIR). De las 8 plazas MIR, dos son para Pediatría y, el resto, a razón de una por especialidad, para Aparato Digestivo; Medicina Física y Rehabilitación; Otorrinolaringología; Cirugía General y del Aparato Digestivo y Oftalmología.

Además, Cantabria contará, por primera vez este año, con formación en las especialidades de Enfermería de Pediatría (dos plazas); Enfermería de Atención Primaria y Comunitaria (cinco plazas) y Enfermería de Salud Mental (una plaza).

Nuevo examen

La Comisión de Recursos Humanos también ha aprobado la modificación de los exámenes de formación sanitaria especializada, que ahora tendrán menos preguntas y contarán con menos tiempo. En concreto, este año la prueba se extenderá cuatro horas en lugar de cinco, y se contestarán 175 preguntas más 10 de reserva, en lugar de las 225 más 10 de reserva de años anteriores.

Las novedades también incluyen agilizar y facilitar el procedimiento para que se pueda realizar la solicitud electrónica del examen. Ahora, las solicitudes, aunque también se puedan presentar en papel, siempre habrán de cumplimentarse por medios informáticos, de forma que no se admitirá la presentación de formularios rellenados a mano, según ha avanzado el Ministerio.

Además, todas las publicaciones serán electrónicas, por lo que se eliminará la exhibición física de los listados y se introduce la exención total del abono de la tasa de derechos de examen a miembros de familias numerosas, independientemente de la categoría general o especial.

«Lo que pretendemos con este sistema es aligerar un poco un examen que es muy duro, de cinco horas de altísima concentración e inmovilidad. Esto no quiere decir en modo alguno ni que se rebaje el rigor de la exigencia del examen ni por suupuesto se va a alterar el equilibrio entre lo que cuenta el examen y el expediente académico, que va a continuar la proporción 10-90», ha asegurado la ministra de Sanidad en funciones María Luisa Carcedo.

El consejero de Sanidad de Cantabria ha considerado que se trata de una «modificación importante» ya que valora las notas del Grado de acuerdo con el Decreto 1125/2003, por el que se establece elsistema europeo de créditos y calificaciones en las titulaciones universitarias de carácter oficial.

Asimismo, las CCAA y el Ministerio también han abordado un primer borrador del Real Decreto que pretende regular la creación de nuevas especialidades. La creación de los títulos deberá responder a criterios de aumento de la demanda asistencial de la población o la evolución de los conocimientos y técnicas científicas.

«Hasta ahora no existía un procedimiento reglado que alejara de cualquier arbitrariedad la aprobación o no de nuevas especialidades médicas. Este Real Decreto va a incorporar un regamento conocido, y también va a dar mayor seguridad jurídica», ha comentado Carcedo.

Además, a través de esta norma, también se pretende establecer el régimen jurídico general y el procedimiento administrativo para la creación de un área de capacitación específica, de forma que se garantice que la formación sea «homogénea cualquiera que sea la unidad docente y servicio de salud que las imparta».

Tras la presentación del primer borrador, ahora las comunidades autónomas podrán realizar las aportaciones que consideren oportunas, según ha explicado Rodríguez.