El poder de la palabra

‘Los Piolines’ se imponen a ‘Darak’ en la final de la Liga de Debate Universitario

A la izquierda, los miembros del equipo ‘Los Piolines’; a la derecha, los de ‘Darak’, antes de enfrentarse en la final de la Liga de Debate./María Gil Lastra
A la izquierda, los miembros del equipo ‘Los Piolines’; a la derecha, los de ‘Darak’, antes de enfrentarse en la final de la Liga de Debate. / María Gil Lastra
José María Gutiérrez
JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZSantander

¿Se debe modificar la Constitución española en relación a la organización territorial del Estado? La pregunta, de plena actualidad por la coyuntura de Cataluña, da pie a variadas opiniones y dispares argumentaciones, todas defendibles, pero a ninguna verdad absoluta. Tampoco a posicionarse en un lugar intermedio. A todo ello se tuvieron que enfrentar los equipos participantes este año en la Liga de Debate de la Universidad de Cantabria, que celebró ayer su gran final. A ella accedieron ‘Los Piolines’ y ‘Darak’, que en la ronda decisiva pusieron a prueba, con gran desenvoltura, sus habilidades comunicativas para expresarse en público de forma segura y serena, su oratoria, su dominio de la puesta en escena, su lenguaje corporal, su capacidad de reacción ante las argumentaciones del rival y su poder de convicción.

Palmarés

Equipo ganador
‘Los Piolines’, formado por Lucía Rodríguez, Paula Viadero, José Bustillo y Raúl de Santiago.
Equipo finalista
‘Darak’, integrado por Ana Diego, Raquel Coterillo, Keltoum Zedek, Diego Orcaray y Adrián Prieto.
Jurado
Tomás Mantecón, vicerrector de Cultura y Participación Social, y los profesores Laura Fernández, de Derecho Privado, y Javier Montoya, de Administración de Empresas
Organización
Aula de Debate de la UC, dirigido por María Cantero.

Ambos equipos tuvieron cuatro turnos de palabra, entre argumentaciones, réplicas y conclusiones, para persuadir al jurado de que sus opiniones eran las más convincentes. Todo ello bajo la amenaza de un reloj que marcaba el tiempo límite de cada exposición –4 y 5 minutos– y de la incertidumbre previa que provocaba el desconocer si tenían que defender que sí se debe reformar la Carta Magna o si tenían que amparar justamente lo contrario, que no era necesario, algo que se resolvía justo antes del inicio del debate a través de un sorteo, lo que obligaba a ambos conjuntos a tener muy bien preparadas las argumentaciones en uno u otro sentido y la documentación complementaria, a saber meterse en cuestión de segundos en cualquiera de las dos pieles.

En contra de la reforma

Finalmente, el equipo ‘Los Piolines’, integrado por Lucía Rodríguez, Paula Viadero, José Bustillo –estudiantes de 4º de Derecho– y Raúl de Santiago –4º de Historia– se llevó la victoria no porque tuvieran más razón, sino porque fueron capaces de convencer mejor a través del poder de la palabra.

Defendieron que acudir a una reforma de la Constitución en lo que respecta a la discutida organización territorial del país y el reparto de competencias entre Estado y comunidades «sólo conduciría a problemas», entre ellos «la incertidumbre jurídica, inestabilidad política y conflictos sociales» que generaría, además del «desmembramiento» territorial que podría desencadenar. Consideraron que no es la mejor solución ante los desafíos nacionalistas y que la actual Carta Magna de 1978 ya reconoce un suficiente derecho de autonomía a los territorios.

Con su triunfo, ‘Los Piolines’ representarán a la UC en la X Liga de Debate Interuniversitario que se celebrará en Pamplona entre el 21 y el 23, y que enfrentará a los ganadores de los distintos centros que componen el G-9 de universidades públicas. Además, recibieron 600 euros de premio.

Mientras, el equipo ‘Darak’, compuesto por Ana Diego, Raquel Coterillo, Keltoum Zedek, Diego Orcaray y Adrián Prieto, todos alumnos de 2º de Derecho, se llevaron 400 euros en su condición de finalistas. Ellos defendieron que es «necesario» y «urgente»reformar la Constitución «para adaptarse a las necesidades actuales», incluida la organización territorial. Una reforma que defina de «forma clara» las competencias del Estado y las autonomías, lo que «desatascaría» de trabajo a un Tribunal Constitucional obligado a resolver los conflictos entre ambas partes, e incluya una reestructuración de un Senado «inútil». Su ejemplo a seguir es el federalismo alemán.

Fue una final de alto nivel. Así lo pusieron de manifiesto las distintas intervenciones y así lo destacó el jurado. «Ha sido muy difícil decidir», señaló el vicerrector Tomás Mantecón.

Jana Anillo, mejor oradora

Además de los premios grupales, Jana Anillo obtuvo el título de la mejor oradora de la Liga de Debate entre los 26 alumnos de la UC participantes, repartidos en siete equipos. El suyo, ‘Avatar’, quedó el último, lo que no impidió que sus grandes dotes para la dialéctica fueran destacadas por el jurado. El premio que se lleva por ello es una tablet. «Supongo que habré hablado con convencimiento», señala Anillo, que quiso compartir el premio con sus compañeros, «porque me han dado mucho ‘feedback’ a la hora de expresarme». Estudiante de 1º de Derecho, valora del certamen «el hecho de que te obligue a defender posturas diferentes, aunque no sea con la que te identificas personalmente, porque eso te obliga a formarte y a intentar comprender otros puntos de vista».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos