El precio de los combustibles sube en Cantabria un 11,6% en un año y el de la electricidad, un 9,3%

El precio de los combustibles sube en Cantabria un 11,6% en un año y el de la electricidad, un 9,3%
I. Aizpuru

El coste de la fruta fresca y de la patata se ha disparado. La inflación supera dos décimas la media nacional y merma el poder adquisitivo de los trabajadores

CONSUELO DE LA PEÑA SANTANDER.

El coste de la vida se ha disparado dentro de las casas, mientras la recuperación de los salarios sigue sin hacer acto de presencia. Es el nubarrón que se ha instalado en el horizonte económico de Cantabria, tan solo dos semanas después de conocerse que el Producto Interior Bruto (PIB), el indicador que mide la evolución económica de un país o de una comunidad autónoma, crece con solidez por encima de la media nacional, entre otros factores, gracias a la fortaleza del consumo de los hogares.

Durante el primer semestre del año, los salarios subieron tan solo un 0,27%, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Pero frente a la congelación de nóminas, la inflación protagoniza un conato de rebelión sin apearse del 2% desde el pasado mes de mayo.

En agosto el Índice de Precios al Consumo (IPC) creció un 2,4% en comparación con el mismo mes de 2017, dos décimas por encima de la media nacional (2,2%). La tasa interanual de agosto confirma la tendencia de que los precios siguen subiendo en Cantabria, algo que ya sucedió en 2017 (1,5%) y en 2016 (1,2%).

La recuperación del crudo podría condicionar al alza los precios en la recta final del año»

La subida de la electricidad y de los carburantes principalmente, pero también la vorágine alcista de las frutas frescas, las patatas, el transporte y la vivienda han disparado la inflación. Cantabria, al igual que el resto del país, padece el vértigo del coste de las energías, tanto de los combustibles, que se han encarecido en la comunidad un 11,6% en agosto respecto al mismo mes del año anterior; como del recibo de la luz, un 9,3% más cara. Respecto a julio, el precio de la electricidad creció un 1,5%, y en lo que va de año se ha pagado un 3% más cara.

El ascenso del precio de la electricidad, junto con el gas y otro tipo de combustibles similares, es el más elevado desde mayo de 2017, cuando alcanzó una subida del 13,7%, si bien ya el pasado mes de julio acumuló un incremento anual del 8%. Y no parece que vaya haber una tregua. El pasado miércoles, día 12, fue el día con la electricidad más cara en lo que va de año, con un precio medio del megavatio hora (MWh) de 75,39 euros, un 1,1% por encima del anterior pico de 2018 registrado el pasado 5 de septiembre (74,58 euros) y un 51,5% más que en la misma jornada del ejercicio pasado, cuando rondaba los 49,8 euros, según recoge la Omie, el gestor del pool. Ayer, sin embargo, el precio se aligeró y bajó hasta los 73 euros.

Electricidad
El recibo de la luz se encareció un 9,3% en agosto respecto al mismo periodo del año anterior
La subida en agosto del precio de la electricidad, junto con el gas y otro tipo de combustibles similares fue la más elevada desde mayo de 2017, cuando se incrementó un 13,7%. Y no parece que se vaya a frenar. El pasado miércoles, día 12, fue el día con la electricidad más cara en lo que va de año. El precio medio del megavatio hora fue de 75,39 euros. Ayer, sin embargo, se aligeró y cayó hasta los 73 euros.
9,3%
Carburantes y combustibles
Es la subida interanual experimentada en agosto por los carburantes y combustibles en Cantabria, tres décimas por encima de la media nacional, aunque en los dos meses precedentes, en junio y julio, se situó por encima del 12% (12,3% y 13,2% respectivamente)
El coste energético, que incluye todos los combustibles y la electricidad, es uno de los factores que tiran más al alza el Índice de Precios al Consumo, no solo en la comunidad autónoma sino en el resto del país.
2,4%
Frutas frescas y patatas
La fruta fresca y las patatas son productos más inflacionistas que la energía y han dejado la cesta de la compra temblando
La fruta fresca, un producto de primera necesidad, ha subido un 14,4%. Hacía cinco años que su valor no acumulaba un incremento tan fuerte. Por su parte, las patatas, otro alimento básico, se han encarecido un 17,1% en lo que va de año y su variación anual es del 16,1%. La vivienda es otro de los grupos que más ha subido, un 4,3% entre agosto de 2018 y el mismo mes de 2017.
14% y 17%
Transporte
Condicionado por el incremento de los carburantes y lubricantes, el transporte experimentó un aumento anual del 6,1%, según los datos hechos públicos por el Instituto Cántabro de Estadística (Icane)
En lo que va de año, desde enero a agosto, los precios del transportes se incrementaron un 3,9%, y un 0,2% en agosto respecto al mes de julio. También subieron las comunicaciones (3,2% anual), en tanto que en el ocio y cultura y en la enseñanza se produjo un descenso anual del 1,3% y 0,2%, respectivamente.

La otra factura energética clave en los hogares tampoco da muchas señales de aflojar. Los carburantes y combustibles subieron un 11,6% en agosto respecto al mismo periodo de 2017, tres décimas por encima de la media nacional, aunque también es cierto que la tasa en los dos meses precedentes, en junio y julio, se situó por encima del 12%.

Las patatas, más caras

Pero aunque la evolución en el coste de la electricidad y los carburantes provoca un auténtico huracán en el IPC general, ha habido un producto todavía más inflacionista que ambos: la fruta fresca, que ha dejado temblando la cesta de la compra de las familias cántabras con una subida anual del 14,4%. Hacía cinco años que su valor no acumulaba un incremento tan fuerte. Fue en 2013, cuando las frutas frescas experimentaron un alza anual del 22,4%.

«El aumento de la inflación en agosto no es algo puntual sino que marca una tendencia»

Y junto a la fruta, el otro gran alimento que está disparando su precio este año en Cantabria es la patata. En lo que va de año ha subido un 17,1%, y su variación anual es del 16,1%. El tubérculo acostumbra a tener variaciones muy bruscas según los resultados de la campaña, y las lluvias de este año no han sido buenas para la cosecha.

Asimismo, en términos interanuales, la subida de precios en Cantabria está condicionada por el incremento de los precios de los transportes (un 6,1%), casi una décima más que el año anterior, debido precisamente al alza de los carburantes y lubricantes; la vivienda, que se encareció un 4,3%, y las comunicaciones (3,2%). Por el contrario, en el ocio y la cultura y en la enseñanza se registró un descenso anual del 1,3% y 0,2% respectivamente.

Tendencia alcista

La tendencia alcista de los precios parece que ha llegado para quedarse. Así lo cree el profesor de Economía de la Universidad de Cantabria, David Cantarero, que sostiene que «no se esperan grandes cambios antes de acabar este año, aunque la recuperación del crudo podría condicionar al alza los precios en la recta final del año». Pero ¿por qué en Cantabria la inflación es superior a la media nacional?

A juicio del experto se debe a «la mayor influencia de los productos energéticos» y a «la mayor presión fiscal en la economía cántabra». En todo caso, «esta situación se acompaña por el hecho de que no sólo el IPC, sino otros indicadores económicos, siguen confirmando una aceleración del consumo». Por tanto, este aumento mensual de agosto «no es algo puntual sino que sigue marcando tendencia motivado por el aumento de la demanda y la continua subida de los alimentos», añade el responsable del Grupo de I+D+I en Economía Pública de la Universidad. La subida de los precios se explica en gran medida «por el tirón del consumo de las familias al seguir haciendo crecimiento económico». No obstante, Cantarero advierte de las consecuencias para la región si persiste en una situación inflacionista más alta que la de otras regiones. «Tendría que vigilarse más adecuadamente este hecho ya que supone una pérdida de competitividad en las ventas», explica.

Los sindicatos, por su parte, contraponen la subida de los precios de productos de primera necesidad frente a la «progresiva devaluación de los salarios y pensiones» de los cántabros. La responsable de USO, Mercedes Martínez Zubimendi, subraya en un comunicado que «las expectativas no son halagüeñas» en cuanto a la recuperación de salarios, ya que el acuerdo por la negociación colectiva cifra en un 2% la subida propuesta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos