PRC y PSOE se enzarzan por la financiación del hospital Valdecilla

Santos Clemente, Pablo Zuloaga, Raúl Pesquera, Pedro Casares e Isabel Fernández ayer, frente al hospital Valdecilla. /D. Pedriza
Santos Clemente, Pablo Zuloaga, Raúl Pesquera, Pedro Casares e Isabel Fernández ayer, frente al hospital Valdecilla. / D. Pedriza

Revilla reclama el pago de la deuda de «121 millones» tras 20 años de promesas fallidas por parte de «todos los presidentes», y Zuloaga defiende que Pedro Sánchez es «el único que ha cumplido con Cantabria»

José María Gutiérrez
JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZSantander

Con apenas hora y media de diferencia, PSOE y PRC llevaron ayer sendos actos de su campaña de cara a las elecciones generales del 28 de abril hasta las puertas de Valdecilla, donde ambos partidos, socios de Gobierno en Cantabria, discreparon sobre el compromiso mostrado por el Ejecutivo central a lo largo de los últimos años respecto a la financiación del hospital.

Por un lado, Miguel Ángel Revilla, secretario general del PRC, destacó que «nos deben 121 millones» y recordó que, desde que en 1999 se derrumbó el hospital, «orgullo» de Cantabria y de España, «todos los presidentes» que han pasado por la Moncloa –del PP y del PSOE– «han prometido pagar íntegramente el coste de la restauración, incluso llegando a firmarlo». Pero lamentó que, veinte años después, «la realidad es la que es»: «Ya está bien», expresó Revilla delante de un cartel en el que el PRCevidenciaba el que es, en su opinión, el total de esa deuda –121 millones–, y caricaturizaba los lemas electorales de socialistas y populares, modificando el 'Haz que pase' del PSOE por un 'No pasó', y el 'Valor seguro' del PP por un 'No era seguro'.

El impago de esta deuda del hospital es para Revilla «el ejemplo claro» de por qué el PRC debe de tener representación en las Cortes. «Hay que ir a Madrid, a pedir lo que otros tienen y a nosotros no nos dan», aseguró junto a los cabezas de lista de su partido al Congreso y al Senado, José María Mazón y Rosa Valdés, respectivamente. «El PRC hará lo mismo que hacen los demás, exigir que paguen lo que deben. Y esta vez no vamos a pedir, con buena voluntad, sino a negociar con aquellos partidos que vayan a formar gobierno, con la fuerza que nos van a dar los votos del próximo domingo, que en primera línea tiene que estar el pago de la deuda de Valdecilla», afirmó por su parte Mazón.

Garantías

Muy distinta fue la versión aportada por el secretario general del PSC-PSOE, Pablo Zuloaga, que subrayó que el Gobierno de Pedro Sánchez «es el único que ha cumplido con Cantabria», recordando que ha pagado los 22 millones de euros para el hospital comprometidos en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018, tras siete años de «incumplimientos» del PP, y que esa misma cantidad se había comprometido en las cuentas de 2019, que fueron «tumbadas» por el PP, Ciudadanos y los partidos independentistas. Sin embargo, Zuloaga no aportó ninguna cantidad de la situación actual de la deuda, sometida a distintas interpretaciones, limitándose a señalar que no quería entrar «en un baile de cifras». Ni siquiera la insistencia de los periodistas le llevó a detallar la cuantía, prefiriendo incidir en que la fuente de financiación de Valdecilla «seguirá siendo reflejada» en los PGE si gobierna el PSOE.

Acompañado por los números uno del PSOE cántabro al Congreso, Luis Santos Clemente; al Senado, Isabel Fernández, y al Parlamento Europeo, Raúl Pesquera, y por el candidato a la Alcaldía de Santander, Pedro Casares, Zuloaga destacó que los servicios públicos esenciales como Sanidad, Educación y Dependencia «sólo están garantizados» con su partido. Y advirtió que, tras los anuncios de bajadas de impuestos de los partidos de la derecha, «se esconden privatizaciones y desmantelamiento de los servicios públicos». Por ello, el líder socialista y candidato a la Presidencia de la región, llamó a los cántabros a la «movilización» para que Sánchez obtenga una mayoría suficiente en las urnas que le permita «gobernar y garantizar el avance de derechos conquistados», porque, según advirtió, «todo es reversible». «No vamos a permitir ningún retroceso, porque si algo hemos demostrado los socialistas a lo largo de toda nuestra historia es que somos los garantes de la sanidad pública en Cantabria y en España», reflejó Zuloaga.