El radar de tramo de Limpias comienza a funcionar hoy a las tres de la tarde

Dos vehículos pasan frente a la señal de tráfico que informa del radar de tramo que mide la velocidad, en Limpias. /Abel Verano
Dos vehículos pasan frente a la señal de tráfico que informa del radar de tramo que mide la velocidad, en Limpias. / Abel Verano

El dispositivo, el primero de este tipo que se instala en Cantabria, se pondrá en marcha coincidiendo con el inicio de la operación salida

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

Hoy, a las 15.00 horas. Ese es el momento exacto en el que se pondrá en marcha el radar de tramo de Limpias, el primer dispositivo de estas características que se instala en Cantabria, que servirá para medir la velocidad de los vehículos que circulen por la N-629. Con más de un año de retraso respecto al plazo previsto inicialmente por problemas económicos -la falta de Presupuestos del Estado en el ejercicio anterior hizo imposible habilitar una partida para ello-, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha decidido activar el aparato coincidiendo con el arranque de la operación especial de Semana Santa. Así, comenzará a controlar a los usuarios de la carretera N-629, uno de los puntos negros de la región, que acumula 19 víctimas mortales desde 1999.

El funcionamiento del radar de tramo es algo distinto al tradicional. No capta la velocidad en un punto concreto, sino que 'lee' la matrícula dos veces: primero al inicio y después al final del tramo, y automáticamente el sistema calcula si se ha empleado el tiempo mínimo establecido en cubrir la distancia.

LOS DATOS

80
kilómetros por hora es la velocidad media a la que se podrá recorrer el tramo de 2,25 km.
¿Dónde está?
A la altura del túnel de Limpias, entre los puntos kilométricos 83,4 y 81,1.
En segundos
El conductor no podrá tardar menos de un minuto y 42 segundos entre los dos puntos si no quiere ser multado.
El presupuesto
La instalación por parte de Indra ha costado cerca de 59.000 euros.

«Ya tenemos todos los certificados y hemos comprobado que funciona correctamente», confirmaba ayer el delegado de la DGT, José Miguel Tolosa, quien recordaba que el nuevo equipo lleva semanas instalado, aunque sin poner sanciones, ya que los técnicos del Instituto Nacional de Metrología no habían certificado aún su precisión.

«Lo que pretendemos es que la gente sea prudente. Está señalizado y no hay ningún afán recaudatorio» José miguel tolosa | dgt en cantabria

Se busca que los usuarios no pisen el freno en el sitio donde está el aparato, sino que respeten los límites durante, al menos, toda la zona controlada. En este caso, se hará entre los puntos kilométricos 83,4 y 81,1, situados en los municipios de Limpias y Ampuero. Como el límite de velocidad es de 80 kilómetros por hora, para evitar la multa habrá que recorrer los 2,3 kilómetros en un mínimo de un minuto y 42 segundos. De ahí para arriba si el conductor no quiere ser sancionado.

«Deseamos que redunde en que no haya tantas víctimas. Hay que esperar a ver si se consigue» Patricio Martínez | Alcalde de Ampuero

«Lo que pretendemos es que la gente sea prudente, que levante el pie del acelerador y que se adapte a la velocidad marcada. La mejor prueba de que no hay ningún afán recaudatorio es que está señalizado y que estamos haciendo un esfuerzo por informar del momento exacto en el que se activará», apunta Tolosa. Para ver la efectividad de la medida habrá que esperar un tiempo, porque hechos desgraciados como la muerte de dos personas en accidente el pasado mes de febrero después de un periodo de relativa tranquilidad pueden distorsionar las estadísticas. Además, recuerda que la siniestralidad ya ha disminuido gracias a otras acciones, como el incremento de la presencia policial y la reducción de los límites de velocidad.

«Por desgracia la gente corre porque es una carretera sin dificultades. Es lo que hay que evitar» María del Mar Iglesias | Alcaldesa de Limpias

Los alcaldes del Asón llevaban años pidiendo a la DGT que se pusiera manos a la obra para frenar el gran número de siniestros en esta carretera. «Lo que esperamos es que todo esto redunde en que no haya tantas víctimas. Hay que esperar para ver si con esto se consigue el objetivo», señala Patricio Martínez, alcalde de Ampuero, quien opina que si la DGT ha instalado un radar de tramo en vez de uno convencional tendrá argumentos de peso. Por su parte, María del Mar Iglesias, regidora de Limpias, apela a la responsabilidad de los conductores: «Es una medida disuasoria para que la gente se mentalice y reduzca la velocidad. Lo ideal sería que todos estuviéramos mentalizados y esta media no fuera necesaria. Por desgracia, la gente corre, porque es una carretera que no ofrece muchas dificultades y a veces el pie se va solo. Eso es lo que hay que evitar».

Una mediana, en estudio

La DGT ha informado a los ayuntamientos de la zona de que está estudiando nuevas medidas, como la construcción de una mediana para que los vehículos no puedan acceder al carril contrario. De momento, no hay una decisión tomada. Hace unos semanas, se instalaron de forma provisional unos bolardos con un fin similar que a los pocos días fueron retirados porque eran un obstáculo y no permitían a los vehículos dejar la distancia mínima de seguridad para adelantar a los ciclistas.

La DGT espera hasta 220.000 viajes durante la Semana Santa

La Dirección General de Tráfico (DGT) estima que durante los once días que durará la operación especial de Semana Santa se realizarán hasta 220.000 desplazamientos por las carreteras de Cantabria, una cifra similar a la del año anterior. En todo el país se esperan más de 15 millones de viajes entre las 15.00 horas de mañana y el Lunes de Pascua.

En Cantabria, el operativo de vigilancia contará con cerca de 180 agentes de la Guardia Civil de Tráfico, lo que supone que prácticamente todos los integrantes de esta agrupación estarán sobre el terreno hasta el 2 de abril, lunes. «Aunque esa jornada es laborable en la comunidad autónoma, en el País Vasco sí que es festiva, y muchas de las personas que usarán nuestras carreteras proceden de las provincias limítrofes», detalla el delegado de la DGT, José Miguel Tolosa. De hecho, se espera que ése sea uno de los días más conflictivos de la Semana Santa en la A-8, entre Laredo y Vizcaya en sentido Bilbao.

La operación especial de tráfico se desarrollará en dos fases. La primera arrancará este viernes, cuando podrían salir a las carreteras de Cantabria unos 55.000 vehículos. El otro gran éxodo vacacional será el miércoles y el jueves de la semana próxima. Además de en el cruce de autovías de Torrelavega –el punto en el que conectan la de la Meseta y la del Cantábrico–, los mayores problemas de circulación se esperan en los accesos a zonas turísticas como el Parque de Cabárceno, la estación de esquí de Alto Campoo y Liébana. También en la A-8, en el límite con Vizcaya, donde para tratar de paliar esta situación, se restringirá el tráfico de camiones los días 27 y 28 de marzo y 2 de abril.

 

Fotos

Vídeos