Radiografía a la economía cántabra

CEOE, Cámara de Comercio, directores generales y presidentes de trece grandes empresas analizan para El Diario la situación económica y las perspectivas para 2018

J. E. Pelayo | M. A. Samperio | J. Lastra
J. E. PELAYO | M. A. SAMPERIO | J. LASTRASantander

Crecimiento sostenido, moderado y asegurado de las economías nacional y cántabra para el año 2018. Esa es la conclusión unánime que hacen los presidentes y directores generales de varias de las principales empresas cántabras en el arranque del año. Un diagnóstico que vuelve a hacerse realidad a través de El Diario Montañés, que ha pedido a los altos ejecutivos de quince compañías y entidades su visión de la situación económica actual y de las perspectivas para el ejercicio del 2018. Un test que ya es casi obligado y que adquiere mayor relieve al haberse convertido en una serie iniciada en 2014 y, por tanto, marcada por el comportamiento de la economía en cinco años y el acierto/error de las previsiones.

En esta ocasión, junto a la «seguridad» de que se mantendrá el crecimiento económico y mejorará la creación de empleo, la mayoría de los encuestados pone el ‘pero’ en que a pesar de «los buenos datos de algunos indicadores», la progresión esperada no será suficiente para que «en un año» Cantabria llegue a converger con la media española de crecimiento. Algunos de los directivos se atreven incluso a poner cifras y hablan de una aceleración previsible del 2,4% regional frente al 2,7% de España.

  • 1

¿Qué diagnóstico hace de la economía de España y de Cantabria?

La economía cántabra a día de hoy muestra un tejido empresarial compuesto por 37.000 empresas de las que un 98% son pymes, micropymes y autónomos que luchan por crecer en una autonomía con un amplio peso del sector turístico y un impacto enorme de la estacionalidad sobre el empleo. Nuestras empresas desarrollan su labor en un territorio reducido, caracterizado por graves carencias en infraestructuras y en planificación y amenazado por un problema al que no es ajeno el resto del país, el envejecimiento de la población. Pese a ello, en 2017, las empresas de la región formalizaron un 39 % más de contrataciones estables que en 2016, invirtieron más en innovación tecnológica, lograron reconocimiento nacional a su labor y situaron a tres de sus empresas –Astander, Rhointer y Talleres Cobo– como referente nacional por su capacidad de liderar sus sectores, crecer e innovar. Textil Santanderina obtuvo un reconocimiento valioso como es el Premio Nacional de la Moda y otros empresarios cántabros han ampliado fronteras y han sido reconocidos por sus proyectos. La economía de Cantabria tiene en sus empresas un impulso fuerte, pero que no será suficiente desde la situación actual para generar la transición a un modelo que lleve al crecimiento sostenido al que tenemos derecho a aspirar. Es una pena que la falta de planificación conlleve la pérdida de oportunidades y un alto coste. Esta no previsión ha supuesto que Cantabria crezca medio punto menos que el resto del país. Eso es más paro, menos empleo estable porque es menos actividad.

  • 2

¿Cree que en el año 2018 Cantabria logrará converger con la media nacional?

Cantabria ve cada vez más de lejos a España, como si siguiéramos en estación mientras el tren que pasa va alcanzado cada vez más velocidad. Según estimaciones de CEOE España, el PIB nacional podría crecer en el entorno del 2,8%. Se estima que el de Cantabria crecerá un 2,4%. La distancia que nos separa de la España no sólo se consolida sino que se ahonda cada año. En el último trimestre de 2017, el PIB per cápita de Cantabria se situó en 22.156 euros. En España la media fue de 24.847 euros. Esto nos sitúa cerca de un 11% de diferencia. Hay mucho trabajo que hacer para salvar esa distancia y que esa convergencia con la media del resto de comunidades se note no sólo en los datos sino en las casas de la gente en Cantabria.

  • 3

¿Qué medidas estima necesarias para asegurar ese propósito?

Si digo que en Cantabria hay una mezcla nociva de indefinición y falta de perspectiva institucional y empresarial que impide definir un plan a medio y largo plazo, desde algunos sectores como la Administración van a decir ya está Lorenzo otra vez protestando. Si digo que hace falta valentía y acuerdos para cambiar de forma radical el modelo productivo, algunos contestarán que algún interés político secreto tendrá Vidal de la Peña para decir estas cosas. Pero resulta que ninguna de las frases son mías, son del Secretario General de CCOO. Los sindicatos, como la empresa y como una mayoría de la sociedad civil de Cantabria, saben que no se llega a ningún lado si no se sabe a dónde se va. Ninguna decisión que se adopte encaminada a lograr que la autonomía de Cantabria converja con España en términos de desarrollo y riqueza social va a funcionar mientras se trate de «proyectos estrella». Solo serán útiles las medidas integradas en un plan que trace el itinerario que debe recorrer la comunidad desde la recuperación económica hasta el crecimiento y el pleno desarrollo de sus potencialidades, siempre con un horizonte temporal no vinculado y limitado por las legislaturas políticas.

  • 1

¿Qué diagnóstico hace de la economía de España y de Cantabria?

La economía española creció en 2017 a un ritmo superior al 3% y hay motivos para pensar que hay bases bien asentadas y que la expansión podría prolongarse. El crecimiento parece firme, la UE crecerá a buen ritmo y las condiciones financieras seguirán siendo buenas. Además, las reformas y ajustes realizados en los últimos años han dejado a la economía española en una buena posición de partida, con sólidos balances de empresas y familias, una banca saneada después de su reestructuración y empresas mucho más competitivas. Cabe esperar un crecimiento sostenible, siempre que no surjan conflictos y no haya restricciones políticas e institucionales a la mejora económica.

  • 2

¿Cree que en el año 2018 Cantabria logrará converger con la media nacional?

En 2018, Cantabria seguirá consolidando su avance y reduciendo el diferencial con la media de España, con un crecimiento esperado en 2018 del 2,4% frente al 2,7% del resto de España. La región ya ha dado un gran salto hacia adelante en los últimos años: ha reducido el desempleo a mayor ritmo que el resto de España, ha creado más empleo que el resto de España, ha mejorado su red de infraestructuras y la industria ha ganado peso frente al sector agrario y la construcción, con los servicios como principal fuente de generación de riqueza.

  • 3

¿Qué medidas estima necesarias para asegurar ese propósito?

Cantabria está afrontando los importantes desafíos de la globalización y la digitalización, e impulsando cambios estructurales para mejorar la competitividad y adaptarse a una economía cada vez más destinada a servicios de alto componente digital. Es importante mantener el ritmo de las reformas para seguir impulsando la productividad, lograr un crecimiento más inclusivo, reducir el paro –gran asignatura pendiente– y fomentar la colaboración pública y privada. Es necesario invertir más en educación y que Cantabria sea una región con incentivos para emprender y montar negocios. Ya estamos notando más confianza y dinamismo en la demanda de crédito en las empresas de Cantabria y el banco está desempeñando un papel muy relevante en la financiación de proyectos y en el impulso a la internacionalización. Como entidad financiera con amplia presencia en Cantabria, el Santander está comprometido con la financiación del tejido productivo y con la misión de ayudar al progreso de las empresas y las familias para que aprovechen el viento de cola.

FORTALEZAS

Capital humano.
Destacada preparación de varias generaciones. Alta cualificación de los institutos y entidades científicas de Cantabria –que gozan de reconocimiento mundial– que son fundamentales para el desarrollo regional. Necesidad de recuperar el talento joven que ha tenido que dejar Cantabria.
Turismo.
Coincidencia en que seguirá el crecimiento en base a una gran oferta natural y cultural. Localización geográfica privilegiada y buenas comunicaciones.
Industria.
Los directivos destacan que las empresas han sabido afrontar la crisis.Subrayan que se han dado pasos hacia la especialización, la innovación y la internacionalización. Se pide apoyo para las industrias existentes.
Confianza.
Varios directivos sostienen que hay mayor alegría y confianza empresarial, lo que ha derivado en un claro dinamismo económico.

  • 1

¿Qué diagnóstico hace de la economía de España y de Cantabria?

Después de una profunda crisis, la más intensa y prolongada de las últimas décadas, han comenzado a consolidarse los ritmos de crecimiento, la mejora del sector exterior y el aumento del empleo. Pero en caso alguno hay razones para la autocomplacencia. El daño causado por la crisis ha sido muy importante y aún están pendientes muchas tareas y mucho esfuerzo común para restaurar la economía y, sobre todo, los equilibrios esenciales que garanticen la estabilidad y el crecimiento sostenido, un adecuado nivel de competitividad, la generación de riqueza y la distribución de rentas. Es muy importante la consolidación del crecimiento económico y que además lo sea tanto por la inversión y el consumo interno, como por la aportación del sector exterior, como así lo demuestra el superávit de nuestra balanza por cuenta corriente en el ejercicio 2017.

  • 2

¿Cree que en el año 2018 Cantabria logrará converger con la media nacional?

Cantabria es una región que por su estructura económica y su tradición industrial tiene unos ritmos diferentes a economías más explosivas, como las regiones del Levante, por ejemplo. La producción industrial está mejorando y eso es positivo para Cantabria, aunque estas actividades menos intensivas en mano de obra hacen que la mejora de los indicadores económicos no se traslade con la misma velocidad al empleo como en otras regiones más explosivas y vinculadas a fenómenos como el turismo masivo.

  • 3

¿Qué medidas estima necesarias para asegurar ese propósito?

En Cantabria tenemos que seguir haciendo bien las cosas, de manera rigurosa y sólida, aprovechando nuestra riqueza y nuestros valores. La gestión económica no es un esprint, sino una carrera de fondo, trabajando a largo plazo y sobre cimientos sólidos. Creo que en Cantabria esas bases existen, pero hay que seguir favoreciendo la iniciativa y el crecimiento empresarial, el dinamismo innovador y creando un campo de juego lo más favorable posible para la creación de riqueza y de empleo.

  • 1

¿Qué diagnóstico hace de la economía de España y de Cantabria?

Después de unos años de profunda crisis, la economía nacional mantiene un claro crecimiento sostenido, como queda patente en el importante incremento del PIB, por encima de la media europea, y la generación de empleo, aunque la tasa de paro está todavía en niveles altos comparados con la media europea. En Cantabria, el crecimiento del PIB es también sostenido, pero por debajo de la media nacional. Sin embargo, la tasa de paro es netamente inferior. Para 2018 se espera que siga el crecimiento, tanto nacional como regional, aunque un poco más moderado; sin olvidar que existen algunos riesgos que pueden afectar a este crecimiento, como es la situación en Cataluña.

  • 2

¿Cree que en el año 2018 Cantabria logrará converger con la media nacional?

Espero y deseo que haya una mayor convergencia con la economía nacional. Existen aspectos de nuestra economía regional cuyos indicadores están por encima de la media nacional y, en otros, por debajo. Por eso opino que no hay que obsesionarse tanto con converger como adoptar las políticas económicas que logren que la economía de nuestra región siga creciendo y, sobre todo, generando empleo estable y de calidad.

  • 3

¿Qué medidas estima necesarias para asegurar ese propósito?

Cantabria tiene una situación geográfica privilegiada, con unas buenas conexiones marítimas y aéreas y buena red de carreteras. Existe todavía un déficit en materia de infraestructuras ferroviarias, aunque las inversiones actuales y las previstas mejorarán sustancialmente el tráfico de pasajeros y mercancías. Tenemos también mano de obra cualificada y buen clima social. Todo ello hace de Cantabria un lugar propicio para la inversión y el establecimiento de empresas. Son varias las medidas que se pueden adoptar para lograr el desarrollo y seguir con el crecimiento de nuestra economía, pero destacaría entre ellas un mayor desarrollo de las nuevas tecnologías, así como una mayor inversión en innovación utilizando los excelentes centros tecnológicos de Cantabria. Hay que insistir en las medidas de apoyo a la internacionalización, especialmente de las pymes. Dadas las características de nuestra región y siendo una comunidad con un sector servicios muy importante, considero igualmente determinante desarrollar medidas relacionadas con el turismo y la economía del ocio, buscando una mayor desestacionalización. Igualmente creo oportuno potenciar sociedades como Sogarca, Sodercán y el ICAF, importantes herramientas de apoyo al mundo empresarial.

  • 1

¿Qué diagnóstico hace de la economía de España y de Cantabria?

El panorama se presenta positivo, mejorando 2017. El aumento de los precios de los combustibles se dejará notar en los IPC venideros y posiblemente se sentirá el efecto de la reducción de los apoyos económicos por parte del Banco Central Europeo, sobre todo en lo que afecta al coste de la deuda. Al retrasarse la negociación para la salida del Reino Unido de la UE se desconoce en qué medida puede afectar a nuestra economía. El sector del turismo está teniendo un buen comportamiento y todo parece indicar que va a seguir en la misma línea los próximos meses, y lo mismo sucede con el consumo interno. La industria está haciendo enormes esfuerzos por mejorar sus procesos productivos adaptándolos para resultar más competitivos y ese camino va a seguir. En cambio, el sector de la construcción, que puede generar mucho empleo, no acaba de soltar lastre, y aunque ha iniciado una tendencia positiva el año pasado, resulta insuficiente para que tenga su efecto en la mejora del empleo. La economía española sigue teniendo un grave problema de endeudamiento y esto lleva consigo una menor capacidad de inversión en los sectores productivos industriales que son los que generan mayor nivel de empleo de calidad.

  • 2

¿Cree que en el año 2018 Cantabria logrará converger con la media nacional?

El crecimiento de la economía de Cantabria continuará en niveles parecidos. En el sector turístico la evolución seguirá siendo positiva. Parecido comportamiento tendrá el sector del comercio pero será insuficiente para que las cifras del paro mejoren. La esperanza está en el sector industrial y en las exportaciones. De su comportamiento dependerá en gran medida la mejora de la actividad económica. En el sector de la construcción residencial se aprecian signos de mejora todavía algo débiles. La obra pública en Cantabria presenta mejores perspectivas debido a los numerosos proyectos que el Ministerio de Fomento tiene programados. Será necesario que se complemente con las inversiones que el Gobierno de Cantabria tiene previstas. Por primera vez en años Cantabria estará en un puesto destacado dentro de las inversiones en infraestructuras del Gobierno de España.

  • 3

¿Qué medidas estima necesarias para asegurar ese propósito?

Hay que aumentar el volumen de inversión de las Administraciones en infraestructuras y en dotaciones sociales, ajustando el capítulo de gasto que resulte menos productivo. La Administración regional tendrá que hacer un mayor esfuerzo inversor en la promoción turística de Cantabria. Las empresas necesitamos urgentemente que dentro del sistema educativo se impulse definitivamente la Formación Dual. Hay que reducir los costes de la energía para ser más competitivos. Es cierto que el coste del dinero ha bajado significativamente, pero también lo es que el acceso al crédito en general dista mucho de ser el adecuado para las pequeñas y medianas empresas.

  • 1

¿Qué diagnóstico hace de la economía de España y de Cantabria?

La economía española está en clara recuperación ya desde hace al menos tres años y con unos ritmos de crecimiento que destacan en Europa y en el conjunto de la OCDE. En parte es por el turismo, pero también por la industria y su vocación de conquistar mercados exteriores. Cantabria parece que viene creciendo a un ritmo sensiblemente inferior al del conjunto de España, acaso porque dependía mucho del sector inmobiliario y de construcción y luego le ha costado más hallar un nuevo modelo para tomar impulso. Creo que desde la industria cántabra estamos trabajando bien y podemos ser uno de los pilares para ese modelo menos sometido a ciclos fuertes del mercado residencial. Un mayor desarrollo industrial también podría ayudar a corregir la actual tendencia demográfica al envejecimiento del conjunto de la población cántabra, ya que más actividad atraerá gente joven y promoverá la aparición de nuevos hogares.

  • 2

¿Cree que en el año 2018 Cantabria logrará converger con la media nacional?

Es difícil decirlo, ya que el objetivo nacional en sí mismo está cambiando por varios factores, entre ellos la incertidumbre generada por la evolución en Cataluña. Entonces hablamos de convergencia con una incógnita. Puesto que en ningún trimestre de los últimos años la tasa anual del PIB de Cantabria ha superado la nacional, debemos ser prudentes respecto de las posibilidades reales de ponernos a la par. Quizá se necesiten dos años y no uno. En la medida en que la situación económica en Cataluña repercute en el resto de España, también afecta a Cantabria. Lo que no percibimos ahora mismo, a falta de estadísticas más claras, es una sensación de recuperación espectacular que nos permita pensar en una convergencia. Hay datos positivos, pero con señales ambivalentes. Convendría afianzar los principales indicadores, como el empleo. No basta reducir paro, porque puede haber menos paro si hay menos gente en general en el mercado de trabajo. Hay que mirar el empleo efectivo y la capacidad de las empresas para hacer negocios.

  • 3

¿Qué medidas estima necesarias para asegurar ese propósito?

Hay que apoyar a la industria cántabra mirando por su medio y largo plazo. Nuestra experiencia nos dice que necesitamos estrechar aún más lazos entre el sistema productivo, por un lado, y el sistema educativo y el sistema de I+D por otro. Y por supuesto todas las mejoras de infraestructuras viarias, ferroviarias y portuarias favorecen la competitividad. Tenemos algunos problemas adicionales, como el precio de la energía eléctrica, que siguen pesando mucho en nuestras cuentas de resultados. Si España apuesta por ser potencia industrial importante, no puede tener un desnivel de costes energéticos tan elevado en comparación con otros países del centro de Europa. Y además es también muy importante la estabilidad y seguridad jurídica en relación con todos los trámites oficiales ambientales, energéticos, de normativas municipales, etcétera. Es decir, un entorno favorable al emprendimiento y a la iniciativa que crea riqueza que luego se puede distribuir.

RIESGOS

Desempleo.
Todos los directivos reconocen que el paro se ha reducido pero consideran que las cifras siguen siendo muy altas. Piden nuevas medidas en busca de más empleo, y de calidad.
Energía.
El «alto precio» de la energía perjudica a las empresas y hace que las industrias españolas sean menos competitivas. En España «no tenemos un coste energético ni competitivo ni predecible».Inseguridad jurídica. Este riesgo se ha convertido en una denuncia permanente por parte de las empresas y en especial del sector industrial.
Deuda.
Sigue preocupando la deuda tanto pública como privada. Disparidad de criterios a la hora de analizar el acceso a la financiación por parte de las entidades bancarias.
Cataluña.
Ninguno de los directivos encuestados se centra en el problema catalán, pero varios apuntan que una nueva convulsión tendría efectos muy negativos para las economías de España y Cantabria.

  • 1

¿Qué diagnóstico hace de la economía de España y de Cantabria?

Parece que los datos de cierre del ejercicio de la economía española apuntan un avance sustancial del entorno de tres puntos, que en todo caso son superiores a los logrados por la comunidad de Cantabria. Los últimos estudios sobre economía de la región registran la necesidad de planes estratégicos y la coordinación de diferentes organismos autonómicos que permitan recuperar una renta per cápita que mejore este porcentaje.

  • 2

¿Cree que en el año 2018 Cantabria logrará converger con la media nacional?

Algunos indicadores, especialmente el PIB, reflejan el fuerte retroceso experimentado durante los últimos años aumentando la divergencia porcentual con España. No creo que un solo ejercicio sea suficiente para converger con los niveles estatales. Además existen variables de crecimiento que necesariamente deben venir acompañadas por la realidad económica mundial.

  • 3

¿Qué medidas estima necesarias para asegurar ese propósito?

Comparto el último análisis realizado por la Universidad de Cantabria y la Fundación Alternativas ‘El Desarrollo Económico de Cantabria: Análisis e Instrumentos’ de perseverar en la especialización industrial, aprovechar al máximo los centros tecnológicos, apostar decididamente por la I+D y promover los instrumentos financieros necesarios para alcanzar los objetivos estratégicos. Los agentes sociales deben de ser capaces de establecer una hoja de ruta que determine con claridad la apuesta de futuro por determinados sectores.

  • 1

¿Qué diagnóstico hace de la economía de España y de Cantabria?

La economía española ha afianzado su rumbo hacia la recuperación en 2017, favorecida tanto por el buen comportamiento de los mercados internacionales como por la mejora de las condiciones de financiación o la aceleración de las ganancias de competitividad en nuestro país. Los pronósticos apuntan, además, a un buen 2018, en el cual la gran oportunidad a capitalizar por parte de las empresas seguirá siendo su digitalización, que resulta inaplazable. En clave cántabra, la economía de la región ha tenido también un comportamiento positivo en 2017 y, por lo tanto, parte de una buena posición desde la que seguir creciendo a lo largo del nuevo año.

  • 2

¿Cree que en el año 2018 Cantabria logrará converger con la media nacional?

Los últimos datos a cargo de Ceprede apuntan a un diferencial entre el crecimiento del PIB nacional y el cántabro de menos de un punto porcentual en 2017, de modo que, existiendo efectivamente un sesgo, éste no es significativo y mucho menos insalvable. En este sentido existen datos esperanzadores que apuntan a su reducción y el más destacado, en mi opinión, es que Cantabria haya liderado el descenso del paro a nivel nacional durante el pasado año, según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Ese liderazgo en la creación de empleo, sumado a la localización en nuestra autonomía de sectores emergentes, como el biomédico, o a la sólida red de distribución eléctrica existente, que ofrece una mayor competitividad a las empresas, permitirán que el ejercicio de 2018 sea un buen año en términos macroeconómicos.

  • 3

¿Qué medidas estima necesarias para asegurar ese propósito?

Extendería al tejido empresarial cántabro las mismas recetas que aplicamos en Viesgo: seguir apostando por la digitalización, un reto asumido también por nuestro Gobierno autonómico (PRC-PSOE) a través de su estrategia de innovación para el periodo 2016-2030; además, es preciso desarrollar capacidades para captar y retener el mejor talento; y es obligado no perder de vista que en el siglo XXI, las empresas no sólo han de tener unos sólidos datos de desempeño, sino ser también sostenibles y responsables, ofreciendo así un valor añadido importante a la sociedad.

  • 1

¿Qué diagnóstico hace de la economía de España y de Cantabria?

Llevamos varios años seguidos de crecimiento y disminución de la tasa de paro, por lo que podemos afirmar con claridad que la senda es buena. No obstante, 2017 ha sido un año que arrancó con mucho brío, pero a partir del segundo trimestre se fue frenando y ralentizando el crecimiento hasta acabar con un 3,1% a nivel nacional y un 2,8 % en Cantabria. Las previsiones para el ejercicio de 2018 son de un crecimiento más moderado, una continuación de la reducción de la tasa de desempleo, pero con algunas incertidumbres, tanto en la política doméstica (hablamos de Cataluña) como en la internacional (derivada del ’Brexit’), así como por la evolución del precio del petróleo, que pueden hacer tambalearse las previsiones.

  • 2

¿Cree que en el año 2018 Cantabria logrará converger con la media nacional?

La economía de la Comunidad Autónoma de Cantabria va a continuar creciendo a un ritmo más lento, pero reduciendo el diferencial de este ratio con respecto a la economía nacional. La previsión es que se crearán cerca de 7.000 puestos de trabajo, lo que permitirá a Cantabria reducir la tasa de paro, situándose cerca del 10% y manteniendo una diferencia de 5 puntos respecto la estimación de la tasa de paro media nacional. Pese a lo anterior, hay aspectos en los que debemos trabajar para mejorar, tales como la recuperación que no se está produciendo de manera homogénea en todo el territorio –no estamos consiguiendo los niveles de exportación de bienes de equipo deseados, hay una retroceso de obra pública y construcción residencial, etc–. Por el contrario, lo estamos haciendo muy bien con el turismo.

  • 3

¿Qué medidas estima necesarias para asegurar ese propósito?

Se hace necesario plantear nuevas reformas que permitan invertir la ralentización del crecimiento de la economía. En concreto, hay que centrarse en todo aquello que permita mejorar el mercado laboral, aumentar la productividad, la rápida adopción de nuevas tecnologías, la atracción de talento y el incremento del tamaño medio de las empresas. En nuestra empresa estamos focalizados en las líneas que he mencionado y en este sentido, precisamente este año participamos en un programa educativo, Steam Talent Girl, que persigue acercar a las estudiantes de secundaria al ámbito tecnológico de la mano de mujeres emprendedoras y relevantes en diferentes sectores empresariales, y con ello facilitar su interés y acceso a carreras tecnológicas y de ciencia, donde la participación femenina es minoritaria. En nuestro sector, donde hay una presencia destacada de mujeres, creemos que hay que potenciar esta visión y fomentar la especialización del trabajo de la mano de las nuevas tecnologías. En el sector de la distribución, apostamos por una sostenibilidad a todos los niveles: humano, a través de mejoras en el empleo y aumento de los recursos destinados a formar y a afianzar a las personas en sus puestos de trabajo; económico, para asegurar la viabilidad de las empresas haciendo inversiones inteligentes y responsables que nos permitan crecer sobre una base segura y firme; y, cómo no, sostenibilidad medioambiental, con medidas enfocadas a mejorar en eficiencia energética. Nosotros, en BM Supermercados, por ejemplo, tenemos productos kilómetro 0 y de primera calidad. Y obtenemos un doble beneficio: invertimos en la autonomía deCantabria rodeándonos de proveedores locales y contribuyendo a nuestra economía y ofrecemos a nuestros clientes productos de su entorno y de la mayor frescura y calidad.

  • 1

¿Qué diagnóstico hace de la economía de España y de Cantabria?

Objetivamente la economía española y cántabra van a seguir creciendo, aunque la segunda lo hace por debajo de la media. A nivel nacional las perspectivas son muy positivas porque el PIB lleva creciendo desde 2014 y se han superado los años complicados. En cuanto a Cantabria, la situación es ‘agridulce’ porque, aunque crece, lo hace por debajo de la media y tendría que intentar que su incremento del PIB fuera mayor para recuperar la situación anterior a la crisis.

  • 2

¿Cree que en el año 2018 Cantabria logrará converger con la media nacional?

La convergencia de Cantabria con España sólo será posible si crece más que la media, lo que no parece que vaya a ser así según las previsiones. Sin embargo, hay que tener en cuenta que se trata de una economía muy pequeña y cualquier acontecimiento, como la llegada de una gran empresa por ejemplo, puede hacer cambiar la situación. De momento, si seguimos creciendo como en 2017 por debajo de la media española, veo difícil converger, pero todo puede cambiar si se producen acontecimientos puntuales.

  • 3

¿Qué medidas estima necesarias para asegurar ese propósito?

En cuanto a las medidas, seguimos necesitando polígonos industriales con suelo barato para poder ser competitivos. Hay proyectos todavía sin acabar, como es el caso de La Pasiega. Esta cuestión es fundamental para las empresas, como es el caso de la nuestra. Otro tema fundamental son las infraestructuras que para nosotros, como empresa de transportes, son básicas. Hay que mejorar la red de comunicaciones. En primer lugar, las ferroviarias. Después, en la red de carreteras, además de la conexión por autopista Aguilar-Burgos, hay otras necesidades como la conexión con Barcelona, Zaragoza o Valencia que ahora tenemos que hacer por Bilbao. Existió el proyecto de la Autopista Dos Mares. Hay que hacer números y seguramente será caro, pero para nosotros la conexión actual con estas zonas no es la mejor.

  • 1

¿Qué diagnóstico hace de la economía de España y de Cantabria?

La situación económica en España y en Cantabria ha mejorado notablemente durante el ejercicio 2017. Aspectos relacionados con el consumo como son los tipos de interés, la inflación o la tasa de desempleo han tenido en términos generales un buen comportamiento, lo que ha hecho que el consumo privado, que representa el 60% del PIB, crezca de manera eficiente. Bajando al terreno de los vehículos, que es el principal componente dinamizador del consumo privado en España y en Cantabria, la matriculación de vehículos en España finalizó el año con un crecimiento del 8,5% y en Cantabria del 8,7%. Nissan ha tenido un comportamiento destacado tanto en el contexto español como en el cántabro. A nivel nacional Nissan ha crecido un 10,4%, es decir, casi 2 puntos por encima de la media. En Cantabria, Nissan ha crecido un 8,7, es decir, manteniendo la media de crecimiento del mercado cántabro.

  • 2

¿Cree que en el año 2018 Cantabria logrará converger con la media nacional?

Las perspectivas para España apuntan a un crecimiento de entre el 2,5 y 3%. En cualquier caso, el signo es positivo y una de los indicadores que más influyen en el consumo, como es la tasa de paro, seguirá reduciéndose y, por lo tanto, el consumo privado debería crecer. Por lo tanto, las perspectivas para el mercado del automóvil son buenas en el año 2018 tanto en España como en Cantabria. Puede ser un buen año para la convergencia de Cantabria con España, pero dependerá en gran medida de la actividad económica y del consumo privado. El entorno es favorable, pero hay aspectos que podrían potenciar aún más un crecimiento mayor para la comunidad de Cantabria. El parque de vehículos en Cantabria tiene una antigüedad superior a los 12 años, por lo que una renovación del mismo, fortalecería el consumo de la zona, proporcionando un impulso adicional gracias al efecto multiplicador que tiene la venta de un automóvil nuevo, ya que cuando se vende un vehículo, no sólo es en sí el vehículo, sino todos los servicios que lleva asociados como seguros, financiación, garantías, mantenimiento, etc. Si a esto añadimos, la necesaria apuesta que debe hacer Cantabria por los vehículos eléctricos como motor del cambio de movilidad y como dinamizador económico de la zona, añadiríamos palancas de crecimiento.

  • 3

¿Qué medidas estima necesarias para asegurar ese propósito?

Una sería la renovación del parque automovilístico o la apuesta por los vehículos de tecnología eléctrica, 100% cero emisiones. Una mayor interrelación entre los sectores punteros cántabros a través de la movilidad eléctrica cero emisiones, sería novedoso. En este contexto, Nissan está desarrollando su estrategia de movilidad inteligente. Por ejemplo, Nissan tiene la red de carga rápida de vehículos eléctricos más grande de España, más de la mitad de los puntos de carga rápida son de Nissan. Apostar por el vehículo eléctrico es una clara oportunidad de mejora económica en los distintos territorios. Cantabria debe incidir en aspectos que permitan potenciar el consumo como principal elemento dinamizador del PIB y en el mantenimiento de la inflación en niveles bajos.

PROPUESTAS

Educación.
Todos los encuestados vuelven a reiterar que es necesario invertir en educación y en una formación profesional vinculada a la empresas.
Infraestructuras.
La inversión pública en infraestructuras es considerada clave. Varios de los encuestados muestran su esperanza en la aceleración que parece haber dado Fomento. Uno de los directivos llega a resucitar el proyecto de la Autovía Dos Mares.
Instrumentos.
Se propone que se dote adecuadamente a las sociedades públicas Sodercán, Sogarca e ICAF para que apoyen el desarrollo regional.
Plan Estratégico.
La patronal es muy crítica con el Gobierno bipartito. Insiste en un Plan Estratégico para la región, que ya ha decidido encargar en solitario.
Suelo.
Ofertar suelo industrial a precio barato. Concluir el proyecto de La Pasiega.

  • 1

¿Qué diagnóstico hace de la economía de España y de Cantabria?

En 2017 la economía española ha continuado mostrando un importante dinamismo. El PIB anotará una tasa de crecimiento en torno al 3%; el incremento del empleo en relación al PIB se mantiene en tasas muy elevadas, lo que permitirá reducir la tasa de paro en torno a tres puntos; el objetivo de déficit público, 3,2% del PIB, se alcanzará e incluso puede situarse por debajo, a nada que ayuden ayuntamientos y autonomías; la inflación se situará en niveles próximos al 2% –objetivo siempre perseguido–, y la balanza por cuenta corriente arrojará de nuevo un saldo positivo gracias al buen comportamiento de las exportaciones y a los ingresos proporcionados por el turismo. España sigue inmersa en una recuperación intensa, mucho más equilibrada que la experimentada en anteriores ciclos expansivos. En el caso de nuestra región, el escenario resulta menos favorable. El crecimiento alcanzado en 2017, se situará en torno al 2,5% del PIB –cifra importante que sin embargo se diluye, en parte, al compararla con el conjunto de la nación–, con la demanda interna como soporte básico de dicha actividad –aunque comienza a dar síntomas de menor vigor–, y el apoyo de la positiva evolución de los indicadores relacionados con el turismo..

  • 2

¿Cree que en el año 2018 Cantabria logrará converger con la media nacional?

A priori, las perspectivas para el conjunto de la nación para el año 2o18 sugieren la continuidad de la senda de crecimiento iniciada a finales de 2013, aunque en niveles ligeramente inferiores a 2017. El mayor vigor que parece mostrar la actividad de la zona euro –superior al inicialmente previsto por los analistas–, y la estrategia fiscal desplegada por la ‘Administración Trump’, tendrá un efecto estimulante en el corto plazo para nuestro país. En este contexto, recuperar la distancia que separa a nuestra región de la media nacional, se nos antoja complicado. Además, sigue preocupándonos el nivel de desempleo existente en Cantabria y su evolución en el último año –con un comportamiento por debajo de la media nacional–, lo que puede añadir aún más incertidumbre al logro del objetivo de convergencia. En Grupo Tirso nos preocupa aún más que ese distanciamiento pueda producirse y afecte a las pequeñas empresas y negocios, donde notamos, en particular en los últimos años, que la recuperación se está produciendo de una forma más lenta y reducida.

  • 3

¿Qué medidas estima necesarias para asegurar ese propósito?

Seguimos pensando –como ya hemos manifestado en anteriores ocasiones– que la situación de alejamiento que estamos viviendo, con respecto a la media nacional, necesita de diferentes medidas que permitan corregir dicho desfase. La fórmula que puede permitir avanzar debe apoyarse en diferentes acciones, unas a corto plazo, fundamentalmente tendentes a la recuperación del empleo –a todos los niveles–, y otras a medio/largo plazo, tendentes a que nuestra región –del mismo modo que el conjunto del país– apueste por avanzar hacia un modelo basado en el conocimiento, la investigación y el desarrollo innovador, como vía para mejorar el nivel de desarrollo. El notable incremento del presupuesto asignado a la Consejería de Industria para este año (15,4%), parece orientarse en línea con nuestra propuesta.

  • 1

¿Qué diagnóstico hace de la economía de España y de Cantabria?

La economía española se recupera y está creciendo. Sólo hay que mirar los últimos datos del PIB y las previsiones del FMI para ver esta tendencia. En 2017 el PIB español ha crecido un 3,1%. Y pese a los signos de desaceleración, las previsiones de crecimiento para 2018 también son favorables. El Banco de España cifra el avance del PIB en el 2,4% y el FMI en el 2,5%, con una moderación respecto a 2017 debido al impacto de la incertidumbre política sobre la economía. Este momento de estabilidad en el crecimiento viene acompañado por una mejora de la tasa de empleo, también el sector de la construcción mantiene sus buenas perspectivas para los próximos años y se ha mejorado la capacidad financiera y de crédito tanto a nivel público como privado. Pero hay que ser cautelosos. Esta buena salud económica todavía depende demasiado de un contexto externo que a la larga acabará cambiando con la subida del precio del petróleo o de los tipos de interés. Es nuestro deber tener eso en cuenta y tratar de afianzar nuestra economía sin depender de factores externos. En Cantabria, los últimos datos publicados por el Índice de Producción Industrial (IPI) demuestran que la industria está en buen momento y que brinda un cierto optimismo. En noviembre, Cantabria se situaba como la cuarta región con mayor crecimiento de producción (9,2%), casi el doble que la media española (4,7%). Debe seguirse con esa tendencia.

  • 2

¿Cree que en el año 2018 Cantabria logrará converger con la media nacional?

Nos encontramos en un momento muy importante para Cantabria. Debemos estar preparados para competir en un mercado difícil. Tal y como indican los últimos datos publicados por el INE en los diez primeros meses del año pasado, la facturación de la industria creció un 12,1% en Cantabria, unos 4,1 puntos por encima de la media española. Creemos que la economía cántabra va a seguir creciendo en los próximos años por encima de su media histórica, pero quizá por debajo de la media nacional, por lo que queda mucho por hacer.

  • 3

¿Qué medidas estima necesarias para asegurar ese propósito?

En nuestro caso particular se ha conseguido un mercado más favorable gracias a un mayor control de las exportaciones de China por parte de la UE, mejores precios y una demanda superior de producto. Los políticos y empresarios deben ir de la mano para tomar las medidas más pertinentes. Una de ellas es la energía, y tener un coste competitivo y predecible es básico. Cantabria tiene el deber de apostar por las exportaciones y la internacionalización. Las empresas han tenido que adaptarse a un nuevo contexto económico y social y ampliar sus miradas hacia un mundo cada vez más globalizado y competitivo. En nuestro caso, Celsa Group ya vende el 80% de sus productos fuera de España. Según los datos aportados por el Ministerio de Economía, las ventas españolas al exterior alcanzaron los 229.801 millones de euros entre enero y octubre de 2017. Unos máximos históricos. Actualmente Cantabria todavía está lejos de la media española. Necesitamos tener una visión global. Otro aspecto importante es la retención del talento. En la región hay gente muy preparada y con la suficiente capacidad para liderar este cambio económico; los empresarios y las instituciones públicas deben ofrecer ese valor añadido para que la gente apueste por quedarse en la región. Desde Global Steel Wire ya se está promoviendo esta retención del talento a través de la incorporación constante de personas procedentes de centros de FP, universidades y otras entidades educativas. Estamos en continua colaboración con ellos facilitando que puedan realizar becas y prácticas en nuestras instalaciones. Eso les permite mostrar sus actitudes y alineación con los valores de Celsa Group y nos facilita una inestimable información en los procesos de selección para la cobertura de nuestras vacantes, pasando a formar parte así de las 630 personas que componemos GSW y de las 1.000 del Grupo GSW en Cantabria. Finalmente, uno de nuestros máximos esfuerzos es haber hecho de Celsa Group un referente europeo en cuanto a economía circular. Creemos firmemente en este nuevo paradigma de producción que utiliza los recursos de una manera mucho más sostenible y eficiente. Al año, el Grupo recicla unos 8 millones de toneladas de chatarra.

  • 1

¿Qué diagnóstico hace de la economía de España y de Cantabria?

Es un hecho que la economía española en general y la de Cantabria en particular se ha recuperado respecto a años anteriores. Prueba de ello es el comportamiento favorable del mercado laboral durante el año pasado. Pensamos que todos los agentes económicos y sociales deben aprovechar el buen trabajo realizado y que este momento de recuperación que vivimos debe servir de acicate para mantener los esfuerzos.

  • 2

¿Cree que en el año 2018 Cantabria logrará converger con la media nacional?

Si finalmente la bajada del paro prevista para 2018 se consolida, tendrá efectos muy positivos en la demanda interna del país y lógicamente Cantabria se verá beneficiada. Las empresas de Cantabria están ya compitiendo en mercados mundiales. Es pues momento de apostar por la innovación y la digitalización. En nuestra opinión, las empresas y las universidades deben seguir trabajando conjuntamente con el fin de asegurar profesionales con cualificaciones adaptadas a entornos digitales y que sean capaces de responder a las necesidades reales de las empresas. Debemos sentir que somos capaces de hacer grandes cosas y no sentirnos inferiores a otras comunidades tradicionalmente más ricas. Hay que vencer un cierto inmovilismo, no tener miedo de arriesgar y gestionar los cambios necesarios de forma positiva y adecuada. En los últimos años se han puesto los cimientos para materializar con éxito nuevos proyectos y nuevas inversiones en Cantabria. Hay que ser optimistas, tener confianza en el futuro y seguir trabajando.

  • 3

¿Qué medidas estima necesarias para asegurar ese propósito?

Los agentes económicos y sociales deben comportarse responsablemente pensando en el interés general. Cada uno en su nivel de responsabilidad debe evitar generar entornos de incertidumbre que pueden distraer a los que nos gobiernan, contrarrestando otras medidas tomadas que de otro modo mejorarían la economía. Generar confianza es básico para atraer inversiones y que la iniciativa privada pueda desarrollar su trabajo. Seguimos manteniendo importantes áreas de mejora, como son la gestión y el coste de la energía, el apoyo a la industria, la simplificación de los procedimientos, la mejora de las infraestructuras y, por supuesto, un esfuerzo claro por la estabilidad de las relaciones entre todos los agentes. Se debe apostar con firmeza por la industria de Cantabria, ya que genera no sólo empleo directo sino empleo indirecto e inducido.

  • 1

¿Qué diagnóstico hace de la economía de España y de Cantabria?

Según el último dato del Icane del tercer trimestre de 2017, la economía española está creciendo a un 3,1% anual, mientras que la cántabra lo hace al 2,5%. Por tanto, una primera observación es que el PIB nacional mantiene una velocidad interesante de recuperación, en tanto que el regional necesitaría recortar esa diferencia. Aunque no hay que sacralizar el dato del PIB, lo cierto es que es la magnitud más relevante para indicar cómo evoluciona una economía. España y Cantabria han sufrido mucho con la recesión, y consolidar ritmos importantes de crecimiento sería esencial para devolver niveles de empleo y de bienestar. Queda bastante tarea por delante, pero hay que ser optimistas.

  • 2

¿Cree que en el año 2018 Cantabria logrará converger con la media nacional?

Son los expertos los que tienen que decir si se puede recortar una diferencia de 6 décimas de PIB en un solo ejercicio. Cantabria debería crecer unos 80 millones de euros más, lo que parece todo un desafío. Puede haber convergencia a la inversa, es decir, si Cantabria mantiene su ritmo actual pero el de España cae bruscamente. No es imposible, pero resulta arriesgado pensar que, si por algunas incertidumbres políticas y económicas actuales la economía de España se frena, ello no vaya a ralentizar también el crecimiento de Cantabria. Esa convergencia por retroceso de España no auguraría nada bueno a medio plazo, ya que el mercado nacional es fundamental para Cantabria y sus negocios. Lo ideal es una convergencia en positivo.

  • 3

¿Qué medidas estima necesarias para asegurar ese propósito?

Como responsable de Smart Hospital Cantabria, mi tarea es cumplir nuestros compromisos en Valdecilla a la mayor satisfacción de todos. Como ciudadano particular, creo que todas las inversiones que mejoren las infraestructuras, la formación, la innovación y los proyectos empresariales vendrán muy bien. Cantabria tiene muchos puntos potencialmente fuertes, y esperemos que pueda sacar partido de ellos. Hay que crear círculos virtuosos en los diferentes sectores. La evolución de la sociedad y la técnica representa un reto cada vez mayor para la gestión cotidiana. Las filosofías de gestión van a ser el gran cambio en los próximos años, buscando garantizar servicios de calidad y un uso eficiente de los recursos.