El PRC reclama partidas para la conexión con el centro logístico de La Pasiega y el tren a Bilbao

El PRC reclama partidas para la conexión con el centro logístico de La Pasiega y el tren a Bilbao

Los regionalistas instan a los diputados por Cantabria a que, vía enmienda, incluyan estos proyectos en los presupuestos

E. P.

El Partido Regionalista de Cantabria (PRC) reclama la inclusión en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para este 2018 de partidas para los estudios y proyectos del tren a Bilbao y la conexión con el centro logístico de La Pasiega porque «Cantabria no puede ser menos que nadie».

Por ello, el Grupo Parlamentario Regionalista ha registrado una proposición no de ley, que se debatirá en el Parlamento regional este lunes, instando a los grupos con representación en el Congreso y, especialmente, a los diputados por Cantabria a que presenten las enmiendas necesarias para incluir ambas iniciativas en el documento económico que actualmente se encuentra en tramitación.

Para los regionalistas, según han indicado en un comunicado, tanto la conexión ferroviaria de Santander con Bilbao, en menos de 50 minutos, como la conexión del Puerto de Santander con el centro logístico de La Pasiega, en Piélagos, «son dos proyectos de primer orden y estratégicos para el futuro próximo de nuestra comunidad».

En este sentido, los regionalistas inciden en «el papel dinamizador» que las comunicaciones desempeñan en cualquier economía, además de que, en su opinión sirven para «cohesionar» el territorio, «generar» riqueza cultural y turística e «impulsar» la creación de empleo y el crecimiento industrial.

El PRC considera que Cantabria se enfrenta actualmente a «dos amenazas» que deben convertirse en «dos oportunidades». Por una parte, a una posible escasa oferta de suelo industrial y, por otra, a una previsible escasez de suelo para los operadores logísticos del Puerto de Santander.

Por ello, apuntan que «el primer reto» es el establecimiento de un gran centro logístico en los terrenos del Llano de La Pasiega, en Piélagos, que supondrá disponer de más de 2 millones de metros cuadrados destinados a uso industrial y logístico en un enclave privilegiado y que eliminará la idea de futuros rellenos de la Bahía de Santander.

El segundo reto está relacionado con la conexión ferroviaria Santander-Bilbao, ya que «es vital» tanto para el Puerto de Santander como para el tejido económico, social y empresarial de Cantabria.

Para los regionalistas, esta conexión supondrá que los pasajeros y las mercancías de Cantabria tengan salida hacia Europa o el Mediterráneo y viceversa. Asimismo, contribuirá a descongestionar «la más que transitada» A-8 en dicho tramo, lo que conllevará un asentamiento de nuevas empresas porque mejora «la competitividad y la optimización», entre otros, de los costes logísticos; al tiempo que «impulsa» un marco más propicio para la innovación, «mejora» la competitividad y solidez de la economía y «genera» empleo más estable y de mejor calidad.