Revilla y su esposa Aurora disfrutan de la hacienda La Chingada antes de la investidura de López Obrador como presidente de México