El temporal se ceba con La Magdalena

Dos operarios recogen el tramo de la pasarela arrancado por el temporal en La Magdalena./Roberto Ruiz
Dos operarios recogen el tramo de la pasarela arrancado por el temporal en La Magdalena. / Roberto Ruiz

El fuerte oleaje del jueves arrancó parte de la pasarela que atraviesa el arenal santanderino hasta la playa de Los Peligros

ÁNGELA CASADO SANTANDER.

El día comenzaba soleado e invitaba a pasear por la orilla del mar. El sol y las buenas temperaturas no hacían sospechar que durante la noche el viento y el temporal habían pegado con fuerza contra la costa. Pero quedaban pruebas de ello a orillas del Cantábrico. Y en Santander, por ejemplo, en el interior de la bahía. La pasarela de madera que recorre el arenal desde La Magdalena hasta Los Peligros amanecía arrancada en un punto del camino. El resto del itinerario era visible de manera intermitente ya que las fuertes rachas de viento habían cubierto de arena parte de las tablas del camino.

Hacia la mitad de la mañana, varios operarios se desplazaron hasta el lugar para amontonar con una máquina las tablas deterioradas, una acción que obligará a los paseantes a andar sobre la arena hasta que la pasarela se restaure en los metros afectados. Pocas horas después, pasado el mediodía, podía sentirse de nuevo ese vendaval que había afectado a la zona durante la noche y que llenó de arena el paseo que se desarrolla junto a las playas.

Este incidente es el segundo que tiene lugar en ese punto en los últimos cuatro días. El martes, la playa de La Magdalena amanecía con un 'mordisco' a causa de las mareas y el temporal. Parte de la arena, la más cercana al mar, era absorbida por el agua y dejaba un escalón de medio metro a la altura del balneario. En ese momento, el propietario del establecimiento, David Elvira, pronosticaba que con la siguiente marea fuerte se quedarían «sin pasarela y sin playa». Una predicción que se cumplió ayer.

Este es el segundo incidente cerca de los diques durante esta semana

La acción de la naturaleza viene actuando con rapidez en La Magdalena desde que se paralizó la construcción del segundo dique a finales de septiembre. En ese momento, varios expertos advirtieron que un único espigón no sería suficiente y que la decisión del Ministerio de Transición Ecológica (antes Ministerio de Medio Ambiente) de frenar la obra podría provocar que las mareas hicieran desaparecer las zonas de baño. Una situación hipotética que, cada día que pasa, parece más cerca de ser una realidad.

Elvira se mostraba a favor de que el Gobierno central recapacitase su decisión y retomara la construcción como lo había proyectado el Ejecutivo de Mariano Rajoy, una afirmación que también apoya el Ayuntamiento de Santander. También alertó de que dejar la intervención «a medias» terminaría por perjudicar a los santanderinos. El concejal de Medio Ambiente, Juan Antonio Quirós, apuntaba a mediados de semana que la obra «no es un capricho político. Es una acción absolutamente imprescindible». La detención, sin embargo, fue bien acogida por el colectivo 'Salvar La Magdalena', que realizaron actos de protesta en la zona desde que se iniciaron las obras hasta que se suspendieron.

La región sigue hoy en alerta amarilla y se sucederán fuertes rachas de viento a lo largo de toda la jornada, que irán amainando con el paso de las horas, según la Aemet. Un escenario de incertidumbre que puede provocar más daños en la playa de La Magdalena. Mañana, con el regreso de la calma, será el momento de observar si la arena sigue ahí o, como vaticinaba Elvira, se habrá ido mar adentro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos