El mal tiempo provoca una caída del 25% de los ingresos en hostelería y deja en el aire las reservas

El mal tiempo, lluvias y bajas temperaturas, no ha permitido que los clientes hagan uso de las terrazas./María Gil
El mal tiempo, lluvias y bajas temperaturas, no ha permitido que los clientes hagan uso de las terrazas. / María Gil

«Ya han sido muchas fechas 'pinchando', por lo que no vamos a salvar las cuentas», asegura Ángel Cuevas

María de las Cuevas
MARÍA DE LAS CUEVASSantander

El sector de la hostelería empieza a ver algo más que las orejas al lobo. Las interminables lluvias de la primavera unidas a un invierno cargado de agua han afectado negativamente a los negocios, con una caída media de los ingresos que ronda el 25%, según los datos que maneja la Asociación Empresarial de Hostelería de Cantabria. El pesimismo en el sector está extendido, si bien nadie tira la toalla, pero el tiempo no lo pone fácil. La lluvia ha estado presente en las tres fechas claves de la temporada, que son Semana Santa, el puente del primero de Mayo y San Isidro. Con ello, se ha interrumpido el tímido crecimiento que experimentaba el sector en los cuatro anteriores ejercicios, y a esto se suma una ralentización en las reservas hoteleras de cara al verano debido a que el tiempo sigue siendo una incógnita.

«Las tres fechas importantes para el estreno de la temporada turística en el sector han resultado un fracaso», lamentó preocupado el presidente de la asociación, Ángel Cuevas. «Semana Santa fue un 'pinchazo' total; el primero de mayo llovió muchísimo y los turistas se marcharon. Se conjugan dos factores: cae el número de turistas que reserva ante las previsiones anunciadas en la televisión, que siempre son peores de lo que luego es, y los que vienen, pernoctan un día y se marcha al día siguiente por el mal tiempo».

Con este panorama, Cuevas alertó de que «existe una gran incertidumbre en el sector. Son muchas fechas 'pinchando', por lo que este año ya no salvamos las cuentas». Lo dice el representante de los hosteleros que hasta hace poco auguraba un crecimiento del sector para 2018. «La recuperación paulatina de la hostelería que se ha producido desde hace cuatro ejercicios y que en 2017 mostró un crecimiento del 3,5% parecía que iba a continuar este año, pero el factor meteorológico lo ha llevado al traste».

Cuevas insistió en que «los partes del tiempo nos están perjudicando» y se refirió al pasado sábado, día 9, cuando «estaba anunciada tarde de lluvias con un 90% de probabilidad y no llovió hasta el final del día. Esto es muy grave porque la gente deja de hacer planes».

Los proveedores de hostelería sitúan las ventas entre las peores de los últimos 30 años

En las calles de Santander el ambiente que otros años surge en estas fechas no ha tenido lugar. «A partir de las ocho y media de la tarde en las calles no queda ni un alma», aseguró Francisco Arguillarena, propietario de Bodegas San Fermín, en la calle Tetuán. Esta calle, conocida por su habitual ambiente de cañas, vinos o vermús los sábados al mediodía, «lleva tiempo sin verse animada». «El tiempo afecta mucho y con lluvia nadie sale a la calle. No solo es el tiempo, la economía está a la baja y también se nota. Toda la ciudad está apagada, lo veo cuando regreso a casa de noche y todo está vacío y cerrado». «En cuanto salga una pizca de sol remontaremos porque la gente tiene ansia de salir», auguró.

«Aunque salga el sol a partir de ahora, tanto como remontar el año no va a ser posible», asegura Maite Rodríguez García, propietaria de La Flor de Tetuán y del restaurante Marucho, de la misma calle. «Somos caracoles, salimos con el sol y si dan agua, la gente se marcha». La hostelera cifra en un 40% la caída los ingresos en La Flor de Tetuán y en un 10% en Marucho. «Poder utilizar las terrazas es muy importante en la caja, ya que hay gente que fuma, con perros y son muchas más plazas, así que en este sentido, nos ha afectado mucho el mal tiempo».

«Una primavera nefasta»

Marga Cobo, propietaria del emblemático establecimiento Bodegas Mazón, en la calle Peña Herbosa, y presidenta de la asociación de hosteleros de la calle, calificó la primavera de «nefasta» con unos resultados que han ido «francamente mal». «A las obras -que fueron rápidas-, se unió el mal tiempo y en algunos establecimientos lo están pasando mal». «Lo malo de los puentes con lluvia es que contratas personal extra que te comes con patatas. Por ejemplo, el Jueves Santo por la tarde estuvo totalmente parado. Fue un 'pinchazo' con mayúsculas». Cobo destacó que según sus proveedores, esta temporada «han realizado las peores ventas desde hace 30 años».

Nacho Ojeda Rubalcaba, propietario de El Cocinero, junto al Palacio de Festivales, apunta que «ni en plena crisis se me han quejado tanto los proveedores como este año. He visto su preocupación. ¿Qué helados voy a vender? Será mejor que ofrezca caldo de gallina», comentaba un vendedor agobiado con el tiempo. Si bien es optimista: «La mención en la guía viajera Lonely Planet y el ferry de Cork atrae muchos turistas que son clientes extraordinarios porque gastan y tienen horarios tempranos que permiten doblar turnos. Tendremos un buen verano, aunque no acompañe el tiempo.

Como en invierno

En el turismo rural la situación «está fría como el tiempo», describió Jesús Blanco, presidente de la asociación que agrupa al sector en la región. «Hay un parón total. El mal tiempo no ayuda ni a las reservas presentes ni a las del verano, ya que la gente no se anima a organizar sus vacaciones. La actividad del sector a fecha de hoy es equiparable al movimiento que tenemos en invierno, poco más».

En los hoteles de la capital «cruzan los dedos» para que el tiempo mejore e impulse las reservas de alojamiento para los meses de julio y agosto, que salvo la primera quincena de julio, el resto «se ha aflojado desde hace tres semanas».

El director del hotel Bahía, Sergio Peón, explicó que «si el tiempo no mejora, si la tele sigue amenazando con más lluvia de la que cae y, sobre todo, si de Burgos para abajo mejora el tiempo y aquí no, entonces sí tendremos un problema».

Por su parte, el director comercial del grupo Sardinero Hoteles, Gustavo Cubero, explicó que «si anuncian agua y más agua, seguirán ralentizándose las reservas para las vacaciones. La gente se hace esperar por la incertidumbre. Los turistas desean el buen tiempo, con este panorama les cuesta más. La situación está difícil, pero hay que ser optimista y esperar a este jueves que dicen que mejora el tiempo».

En el hotel Chiqui también tiene menos reservas cerradas que el año anterior por estas fechas a partir de la segunda quincena de julio. «Este viernes estamos al 98% y el sábado al cien por cien de ocupación, pero para más adelante está costando llenar más y las reservas se hacen esperar. De momento estamos entre el 70% y 80% más allá de la primera quincena de julio», explicó Ruth Cervilla, directora comercial del hotel.

Tiempo inestable y lluvia en la región hasta el lunes, según Aemet

Las temperaturas aumentarán hoy en buena parte de la península y las precipitaciones seguirán siendo fuertes en el norte, con ocho provincias en aviso por riesgo de lluvias, viento y oleaje, pero Cantabria no está entre ellas, según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Aunque no se esperan lluvias fuertes como días atrás, sí lloverá de forma moderada. Durante la jornada de hoy se esperan cielos nubosos o cubiertos con precipitaciones en la Cantabria oriental, menos presentes en la segunda mitad de la jornada, con un 55% de probabilidad.

La mejoría que esperan hosteleros y turistas llegará el jueves, con un tarde de sol y nubes, pero será algo puntual, ya que la previsión de Aemet vuelve a dar agua para la jornada del viernes y del sábado (el viernes con un 45% de probabilidad de lluvia y el sábado con un 90%). El domingo la probabilidad de agua se reduce, aunque la jornada se prevé nubosa. Las temperaturas rondarán de máxima los 19 grados y las mínimas oscilarán entre los 13 y los 15 grados. Aemet anunció que el tiempo continuará inestable en Cantabria hasta la próxima semana, con la salvedad de cierta mejoría el jueves y el domingo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos