Los drones de la DGT sobre Cantabria sólo vigilan el tráfico y no multan

DGT

Tráfico prevé 44.000 desplazamientos en la región durante la operación salida que arranca hoy miércoles. Hasta el momento no se han producido problemas en las carreteras

DM .
DM .Santander

Los drones de la Dirección General de Tráfico (DGT) han subido ya a los cielos coincidiendo con el inicio de la operación salida de agosto. Su misión es vigilar la situación del tráfico , regular y gestionar la circulación y, en algunas comunidades, no es el caso de Cantabria, podrían multar a los infractores.

Los drones están operador por agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y se utilizan para la monitorización y apoyo en operaciones y eventos especiales que conlleven un elevado número de movimientos en carretera. También pueden actuar como apoyo en situaciones de emergencia. Según informa la DGT, prioritariamente, están destinados a la vigilancia del tráfico en aquellos tramos donde el riesgo de accidentabilidad es mayor; en las carreteras donde hay un mayor tránsito de usuarios vulnerables, en particular de ciclistas, motociclistas y peatones; y a la supervisión de distracciones durante la conducción.

La puesta en servicio de estos aparatos ha coincidido con el inicio de la operación salida, que prevé durante la tarde de este miércoles y mañana jueves cerca de 44.000 desplazamientos de largo recorrido en Cantabria, el doble de los que se producen habitualmente un miércoles o jueves del verano. Para todo el mes de agosto, el número de desplazamientos previstos en esta comunidad ascienden a 711.000.

Las carreteras en Cantabria con mayor intensidad de tráfico en esta operación son las autovías del Cantábrico, A-8, y de la Meseta, A-67, así como la de acceso a Santander, S-10, y la de circunvalación, S-30.

Por el momento en Cantabria no se ha producido retenciones, salvo tráfico lento en la mañana por la avería de un vehículo en la A-8, en Castro Urdiales, en dirección Santander.

La implantación de los drones

La DGT cuenta con una flotilla de once drones, pero de momento solo puede utilizar tres de ellos para multar al contar la certificación del Centro Español de Metrología (CEM). Los ocho restantes aparatos seguirán utilizándose para la regulación y gestión de la circulación. Además, Tráfico tiene abierto un proceso de licitación para la adquisición de otras 20 aeronaves que, una vez certificadas, se incorporarán a las labores de vigilancia y control.

Todas las infracciones captadas por drones certificados para multar serán notificadas en el acto por un agente de la Agrupación la Guardia Civil que dará el alto al vehículo, según explicaron fuentes de la DGT. Si por el contrario no se puede parar al infractor, las denuncias serán enviadas al domicilio del propietario del vehículo. En todos los casos, las multas estarán acompañadas del fotograma correspondiente como prueba de la infracción cometida por el conductor.

Los drones que emplea Tráfico tienen un radio de acción de unos 500 metros, un techo de operaciones de 120 metros y una autonomía de unas dos horas de vuelo. Se trata de drones del modelo Mavic Pro, que cuentan con una cámara de 12,7 megapixeles.

Entre otras habilidades, estos aparatos están capacitados para el seguimiento automático de un objetivo (vehículo o persona), según elija el operador. El precio de cada uno de estas aeronaves es de cerca de 900 euros.

Vigilancia electrónica

De esta manera, este organismo dependiente del Ministerio del Interior incrementa la vigilancia por medios electrónicos. Y es que los drones son un escalón más junto al sistema Pegasus que montan diez helicópteros de la DGT, las 216 cámaras de alta definición para el control del uso del cinturón de seguridad o del teléfono móvil y los radares fijos, portátiles y móviles que van instalados en los vehículos camuflados de la Agrupación de Tráfico, entre ellos un camión.

Con motivo de esta operación de agosto entrarán en funcionamiento otros ocho nuevos radares fijos, seis de ellos de tramo en todo el país, con lo que ya son más de 750 los instalados. Tráfico quiere poner en servicio este año 78 nuevos radares fijos, de los que 15 son de tramo.

Asimismo, durante este verano circulan vehículos camuflados de la Guardia Civil para vigilar especialmente el uso del móvil al volante. Entre estos vehículos hay varias furgonetas.

En toda España se prevén cerca de 3 millones de desplazamientos por carretera. A las tres de la tarde, la A-7 se encontraba ya «muy saturada» en varios tramos de la provincia de Málaga, Cádiz y Murcia. Según informa la DGT, en este inicio de la Operación Salida de agosto se encuentra «muy saturada» la A-7 en la provincia de Málaga, concretamente en San Pedro de Alcántara en ambos sentidos, así como en Marbella en dirección Barcelona.