Tres años y tres meses para un hombre acusado de apuñalar a otro en una riña

Tres años y tres meses para un hombre acusado de apuñalar a otro en una riña

La Fiscalía incluye una indemnización de 38.220 euros por lesiones y de 35.000 al Servicio Cántabro de Salud así como la prohibición de acercarse a la víctima durante 10 años

EFE

La Fiscalía y la defensa del hombre acusado de tentativa de homicidio, por estrellar una copa en la cara y acuchillar a otro durante una discusión en Santander, han acordado una pena de 3 años y 3 meses de prisión y una indemnización de 38.220 euros por lesiones y de 35.000 al Servicio Cántabro de Salud.

El acuerdo al que han llegado ambas partes este martes antes del juicio que se iba a celebrar en la Audiencia de Cantabria, también incluye una prohibición de diez años de comunicarse o acercarse a la víctima.

El acusado, al que pedía la Fiscalía siete años y medio de cárcel, se ha declarado culpable de los hechos que ocurrieron en noviembre de 2017 cuando el acusado apuñaló a otro hombre, con el que había iniciado una discusión, en el cuello «con gran intensidad y con intención de producir su muerte», lo que no sucedió por la inmediata intervención sanitaria, según el ministerio público.

En su última palabra, el acusado ha asegurado que «todo fue consecuencia de que esa noche iban todos muy drogados» pero ha dicho que «lo siente mucho» y que ahora está en tratamiento de desintoxicación y está «muy bien».

El abogado de la defensa ha entregado a la Fiscalía un documento en el que consta que el acusado se encuentra en tratamiento por una adicción a la cocaína y que lleva entre tres y cuatro meses sin consumir.

Así, la Fiscalía ha reconocido que el acusado, que ya ha indemnizado con 6.000 euros a la víctima, es adicto a los tóxicos y a las drogas «lo que merma de manera sensible sus facultades mentales y cognitivas».

La víctima, que ha acudido al juicio en calidad de testigo, ha dicho que no recuerda «nada» de lo que ocurrió aquella noche en Santander y que acepta el acuerdo al que han llegado la Fiscalía y el abogado de la defensa.

Otro de los testigos, que ha comparecido este martes en el juicio, ha sido el camarero que aquella noche estaba trabajando en el club de alterne donde ocurrieron los hechos, y ha asegurado que conocía tanto a la víctima como al acusado porque eran clientes del club.

El testigo ha explicado que se encontraba sirviendo al acusado cuando la víctima se encaró y que después, lo que escuchó fue «el impacto de la copa» pero que no vio ninguna navaja.

Tras este acuerdo, el juicio queda visto para sentencia.