«La Universidad de Cantabria está siendo sometida a un chantaje»