El verano se asoma entre las nubes

Ayer se dio por primera vez la estampa típica de las playas de El Sardinero atestadas de paseantes al borde del agua. /Roberto Ruiz
Ayer se dio por primera vez la estampa típica de las playas de El Sardinero atestadas de paseantes al borde del agua. / Roberto Ruiz

Cantabria vive por fin una jornada calurosa y de playa a tres días del adiós a la primavera, estación que ha estado desaparecida este año

TEODORO SAN JOSÉ SANTANDER.

El permanente entoldado gris y nuboso bajo el que se ha pasado Cantabria toda esta primavera desapareció como por ensalmo este domingo. Y con esos primeros rayos de sol limpios, claros y calientes que disfrutamos en casi tres meses la gente no ha tardado un minuto en echarse a la calle, en escaparse hasta la playa y darse el primer chapuzón, o, simplemente, en disfrutar paseo arriba, paseo abajo del que debería de haber sido un auténtico día de primavera que, a la postre, ha resultado ser la excepción. Porque jornadas de calor y playa como la de ayer, pocas, muy pocas ha habido en Cantabria a lo largo de esta primavera.

Los casi veinticinco grados de máxima (concretamente 24,7º) que registraron ayer en Liébana, los 23º que hubo en localidades del interior (Ramales, Los Tojos o Polientes) y los 20/22º que se alcanzaron en la costa con un cielo limpio -cierto es que en algunos puntos amaneció cubierto y que incluso cayeron algunas gotas sueltas- son condiciones que se han echado en falta estos tres últimos meses y son un anticipo de lo que está por venir. En las previsiones meteorológicas se atisba el verano y no sólo porque estemos a tres días de que haga su entrada: a partir de mañana comienzan a subir las temperaturas y no tardaremos en alcanzar máximas de 30 grados, como parece que va a suceder a partir del miércoles.

24,7º: Fue la temperatura máxima de ayer en Cantabria. Se registró en el observatorio de Tama

De momento ayer con esos casi veinticinco grados comenzaron a verse por toda la región localidades turísticas atestadas de gente; a verse llenas las terrazas; empezó a transformarse el decorado de las playas, con un montón de sombrillas y toallas cubriendo la arena, y hasta se notaron las carreteras para ser un domingo más transitadas de vehículos, llenos de ocupantes ávidos de disfrutar de una jornada en la provincia. Porque el de ayer fue un día primaveral en el amplio sentido de la palabra, y lo fue por primera vez en lo que va de estación, aunque desagraciadamente lo hace a tres días de despedirse y de darle el relevo al verano. Hay quien ha echado cuentas y le sobran dedos de una mano para señalar días como el de ayer.

Las temperaturas van en ascenso y alcanzarán los 30º el miércoles, víspera del cambio

El verano toma el jueves el relevo de la primavera. En estos tres días las predicciones del tiempo comienza a ser favorables para los que ya piensan en calor, en playa y en disfrute al aire libre. Salvo hoy, lunes, pues el día será, por lo general, algo más suave y nuboso, y sin descartar alguna llovizna en la zona oriental de la región

A partir del mediodía del martes comenzará a mejorar la situación y tras un arranque algo nuboso, el cielo acabará despejado, lo que permitirá que las temperaturas sigan en ascenso, con máximas previstas de hasta 27º. Para el miércoles los termómetros ya alcanzarán los 30º, especialmente en el sur de la región, en el interior de los valles y en Liébana, lo que previsiblemente redondeará una jornada muy calurosa en toda la región, similar a la que pudiera darse el jueves, ya verano, pues se atisban pocas nubes y temperaturas similares a las anteriores.

 

Fotos

Vídeos