Zuloaga defiende «la normalidad» de la imagen de Idoia Mendia junto a Otegi

Zuloaga defiende «la normalidad» de la imagen de Idoia Mendia junto a Otegi
María Gil

El secretario general del PSOE cántabro afirma que su partido vive un momento «esperanzador» y que en las elecciones de mayo no contempla otro reto que «ser presidente»

José María Gutiérrez
JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZSantander

El secretario general del PSOE de Cantabria, Pablo Zuloaga, se ha mostrado partidario de dar la «normalidad que tiene» a las fotografías de su homóloga en el País Vasco, Idoia Mendia, cocinando y brindando en un ambiente distendido con Arnaldo Otegi (EH Bildu) en un reportaje publicado por El Diario Vasco estas Navidades.

Las imágenes han motivado la baja en el PSOE de José María Múgica, hijo del dirigente socialista vasco Fernando Múgica, asesinado por ETA en 1996, y han levantado enfrentadas opiniones dentro de las propias filas socialistas, incluidas duras críticas por parte de pesos pesados como Emiliano García-Page (presidente de Castilla-La Mancha), Guillermo Fernández Vara (presidente de Extremadura) o Juan Carlos Ibarra, que han reprochado a Mendia por brindar con un exintegrante de una banda terrorista con casi mil muertes en su trayectoria, entre ellas socialistas. Un rechazo al que también se han sumado el PP y Ciudadanos.

«Yo me quedo en la parte de darle la normalidad que tiene dentro del debate político y de la representación que tiene esa formación -EH Bildu- por los votos de ciudadanos», asegura Zuloaga al respecto. El también delegado del Gobierno en la región sostiene la misma línea expresada hace unos días por Pedro Sánchez, que avaló la imagen. «No hay ningún elemento para la polémica», dijo el presidente del Gobierno. «Habrá gente que te caiga mejor, que te caiga peor, pero Otegi no deja de representar a una parte de la sociedad que les da su confianza», justificó el líder de los socialistas cántabros en el encuentro mantenido ayer con los medios de comunicación para repasar la actividad política en Cantabria desde la llegada de Sánchez a la Moncloa.

Zuloaga habló de este pasado reciente, del presente y del futuro, con la mirada puesta en las elecciones autonómicas y municipales del 26 de mayo, a las que el PSC-PSOE concurre en «un momento muy esperanzador», con sondeos internos que indican «un crecimiento». Una tendencia que, según detalló, ya se ha manifestado en el aumento de afiliados -más de 400 en el último año- hasta alcanzar los 3.100.

En busca del «mejor resultado»

Frente a los mensajes triunfalistas de PRC y PP, que auguran ser la fuerza más votada en Cantabria, el líder del PSOE destacó que su objetivo es «trabajar» para que el partido obtenga «el mejor resultado» en la próxima cita electoral y revertir el fracaso de 2015, cuando obtuvo sólo cinco diputados.

En un contexto en el que parece imposible que ningún partido obtenga mayoría absoluta, Zuloaga descarta a «PP y VOX» del «abanico» de formaciones «para llegar a acuerdos tras las elecciones». Al resto «sí» les abre la puerta. Incluso a Ciudadanos, pese a las críticas que vertió minutos antes contra su portavoz, Félix Álvarez, al que acusó de hacer «política espectáculo», al igual que la presidenta del PP, María José Sáenz de Buruaga. En cualquier caso admite que, después del paso por las urnas, se necesitará «diálogo, altura de miras y cintura política».

No descarta Zuloaga repetir pacto con el PRC pese a las discrepancias entre ambos partidos visibilizadas en los últimos meses y al deterioro de la relación con Miguel Ángel Revilla. Dice que «no teme» que la gestión del bipartito «afecte negativamente» al resultado electoral ni tampoco casos judicializados -como Sogiese o las irregularidades de las contrataciones del Servicio Cántabro de Salud- que han salpicado a consejeros socialistas como Juan José Sota o María Luisa Real. Cuestionado sobre la posibilidad de ceder, de nuevo, la presidencia en un hipotético pacto, el líder del PSOE mostró su cara más ambiciosa y aseguró que él se presenta «para ser presidente del Gobierno» y que no contempla «otro reto». Y sobre su predisposición a que gobierne la lista más votada, valoró que debe hacerlo «el proyecto político» que obtenga «más respaldo de la ciudadanía en términos de diputados».

Zuloaga asegura que a lo largo de marzo las listas del PSOE para las elecciones serán ya oficiales, que aspiran a poder presentarse en los 102 municipios y que, por primera vez, los militantes socialistas van a poder proponer nombres para participar en las candidaturas. E indica que, a día de hoy, «es pronto» para hablar de «quién va a ser quién» en la lista autonómica que encabezará. Al respecto, afirma que para su configuración trabaja «con los mejores» del PSOE, pero no descarta poder incorporar a personas que no tengan el carné de militante, tal y como ha sucedido con algunos ministros de Sánchez. Eso sí, subraya que será una candidatura «muy regenerada».

Tampoco quiso concretar Zuloaga el nombre de la persona que le sustituirá al frente de la Delegación del Gobierno, cargo al que tendrá que renunciar cuando se proclame su candidatura, a principios de abril. Jorge Gutiérrez, director general de Juventud y Cooperación, ha sonado con fuerza en las últimas semanas. «No voy a participar de la ensalada de nombres porque no ayuda nada; en su momento se conocerá», contestó al respecto.