Una duna en solo 34 días

Un vídeo recoge su construcción, pensada para evitar los efectos de los temporales

RAFAEL SÁNCHEZSantander

Alrededor de 200 personas acudieron este jueves a la proyección del vídeo realizado por el laredano Antonio Gutiérrez que recoge, paso a paso, el proceso de construcción de la gigantesca duna artificial que se ubica en el Puntal de Laredo. El alcalde y el primer teniente de alcalde, Ángel Vega y Ramón Arenas, respectivamente, presidieron el acto que se desarrolló en el cine de la Casa de Cultura. Antes de la proyección del vídeo, que a su término recibió el aplauso de los asistentes, ambos ediles explicaron los pormenores del proyecto de regeneración dunar que, a cargo del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, se cuantificó en alrededor de dos millones de euros.

Las obras comenzaron el 18 de junio y requirieron el aporte de 250.000 metros cúbicos de arena extraídos del lecho marino del lugar y de otras localizaciones. Su ejecución requirió 34 días de trabajo ininterrumpido, desde esa fecha y hasta el 21 de julio, durante las 24 horas del día. Al proyecto sólo le resta que en su superficie arraigue la vegetación dunar que será plantada en breve.

La duna artificial resultante es espectacular, sobre todo por su altura, que llega a los siete metros, y su longitud, más de 800. Vega y Arenas explicaron cómo comenzó el deterioro del Puntal a partir de 2007 «sin que nadie hiciera nada para evitarlo» hasta 2011, momento en el que el PP llegó a la alcaldía.

Vía diapositivas, en alguna ocasión superpuestas unas con otras, Arenas ubicó el inicio del deterioro del cordón dunar a la altura de la confluencia de las calles República de Guatemala con Honduras. Hay que diferenciar precisó Arenas los problemas que se iniciaron a partir de los temporales de 2007 en adelante, «que se cebaron con el Puntal, con los de enero, febrero y marzo de 2014, que asolaron todo el Cantábrico».

Largas gestiones

Ambos ediles recordaron la escollera artificial que se tuvo que colocar para proteger la última parte del Puntal, junto antes de la duna artificial, y las hasta ahora cinco visitas realizadas por ellos hasta el Ministerio a Madrid para gestionar soluciones.

Con respecto a si la duna artificial puede ser la solución definitiva al problema, y ante el deterioro que han provocado las grandes mareas de estas últimas semanas, Vega y Arenas señalaron que «el trabajo realizado no garantiza el resultado pero es la mejor solución que se ha podido adoptar hasta que el estudio batimétrico señale cuál es la causa del problema que lo origina».

«Habrá que esperar a los temporales del invierno, pero sin duda que hemos ganado tiempo. Estamos preocupados pero es lo único que hemos podido hacer pero seguiremos trabajando para solucionar el problema», concluyeron Vega y Arenas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos